HISTORIA DEL TORERO

ANTONIO RUBIO MARTÍNEZ (Macandro)

Publicado el 14 de diciembre de 2023
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros, nacido en Dos Hermanas (Sevilla) el 24 de mayo de 1958, de muy precoz vocación torera ya que en 1972 ya intervino, junto a Emilio Muñoz, en un festejo privado que tuvo lugar en la placita La Teja, sita en el término municipal de Sanlúcar la Mayor (Sevilla). Los dos chavales triunfaron al lidiar becerros del hierro de Manuel Cañaveral. El 18 de mayo de 1973 ciñe su primera taleguilla dorada en el coso onubense de Rosal de la Frontera y después de participar en una cuarentena de funciones sin caballos lo hace con los de la calzona el 29 de septiembre de 1974 en Villanueva del Arzobispo (Jaén) para cortar las dos orejas de cada uno de sus astados, de la divisa de Bernardino Jiménez, en presencia de sus compañeros Jorge Herrera y Santi Heredia.

Tal triunfo inicial los logrados más adelante dan como fructífera cosecha el torear cincuenta novilladas en 1975 y cuarenta y seis en el posterior, en el que se presenta en el coso madrileño de Las Ventas el 5 de junio y alterna con Salvador Farelo y Luis Aragua en la lidia de cinco astados de Diego Romero y uno de Sotillo Gutiérrez con el extraordinario balance de cortar una oreja a cada una de las reses de su lote, con posterior salida a hombros por la Puerta Grande del coliseo. El inmediato día 23 torea en la Real Maestranza de Sevilla ganado de Martín Berrocal junto a Alfonso Martín y Sánchez Puerto, desluciendo su labor al fallar con el estoque. Muy al comienzo de la campaña de 1977, el 19 de marzo, toma la alternativa en Castellón de manos de José María Dolls, Manzanares, quien ante Pedro Gutiérrez Moya Niño de la Capea, le cede la muerte de un toro de la vacada de los herederos de José Benítez Cubero. El descenso de su actividad en la nueva categoría es notorio, ya que se redujeron sus contratos a tan solo catorce. Se ha recuperado, en parte, en 1978, año en que cumplimentó veintitrés ajustes, buena parte de ellos en plazas andaluzas (Sevilla, Almería, Ronda, Fuengirola, Benalmádena), aunque no faltaran salidas a otros cosos, como la Monumental de Barcelona, el 20 de agosto, donde no tiene fortuna al estoquear una res de Pilar Población del Castillo y otra de Pilar Sánchez Cobaleda, en presencia de los restantes compañeros del cartel, los espadas Fernando San Pedro, El Almendro, y Francisco Núñez, carrillo, y los rejoneadores Manuel Vidrié y Paulo Caetano. Está  en un momento realmente crítico de su carrera taurina. Confirma su alternativa en la madrileña plaza de Las ventas el 14 de mayo de 1979, actuando Andrés Vázquez y Sebastián Cortés de padrino y testigo, respectivamente, de la ceremonia. Se lidiaron cuatro astados de la vacada de Ramón Sánchez, uno de la de Carlos Sánchez Rico y el restante de Antonio Pérez Angoso, logrando una calificación de aceptable. Nota más baja obtiene el inmediato día 17 en el mismo coliseo –ferial isidril–, cuando alternó con José Ortega Cano y Curro Luque en la lidia de un encierro de la ganadería de José Murube, en espectáculo iniciado por los rejoneadores Manuel Vidrié y Joao Moura.

Por el contrario, consigue una tarde redonda el 8 de agosto en Ceuta al cortar los máximos trofeos de sus dos enemigos, de la divisa de Marcos Núñez, en presencia de José Luis Feria, Galloso, y Francisco Ojeda. El día 25 del mismo mes, en Almería, le entregan las cuatro orejas de sus oponentes, del hierro de Salvador Guardiola, ante Sebastián Palomo, Linares, y Emilio Muñoz. Terminó esta temporada con quince corridas en su haber, cifra que descendió a siete en la siguiente de 1980. Una res de la mencionada ganadería de Salvador Guardiola le infirió una cornada en la ingle, el 4 de mayo de 1981 en Sevilla percance contemplado por Antonio chacón y José Luis Vargas. Tan solo se vistió de luces en tres ocasiones este año y lo haría en siete oportunidades en el siguiente de 1982, incluido el cara-cruz que supone el llevarse tres orejas y un rabo el 2 de mayo en Lucena, de Ejemplares de la vacada de Miguel Higüero y el escuchar los tres avisos en el trasteo de un hotel del hierro de Sánchez Arjona al inaugurar, el 12 de septiembre, la plaza de toros de Sangüesa. En la primera ocasión atestiguaron el éxito Dámaso González y José Luis Vargas, mientras en la segunda dieron fe del descalabro Raúl Sánchez y José Nelo, Morenito de Maracay. Tres orejas le fueron otorgadas el 25 de junio de 1983 en Utrera, de bureles de la ganadería de Gallego Díaz hermanos, delante de Juan Antonio Ruiz, Espartaco, y Curro Durán. Otras tardes felices de esta campaña de 1983, fueron las del 4 de agosto de Almuñécar, junto a Antonio José Galán y José Porras, con pupilos de la vacada de José Escobar (dos orejas y rabo de su segundo oponente), del 4 de septiembre en Martos con José Fuentes y José Luis Parada con astados de la divisa de Jiménez Prieto (cuatro orejas), y del 12 de septiembre en Baza con el mismo Fuentes y Manuel Ruiz, Manili, y reses del hierro de Bernardo Jiménez (tres orejas). Catorce paseíllos llevó a efecto este año y seis en el posterior de 1984, destacando su labor el 3 de junio en Villena al competir con el nombrado Manili, en presencia del Caballista Antonio Ignacio Vargas, en la lidia de cuatro toros de la vacada de Lora Sangrán y llevarse tres apéndices. Seis actuaciones en 1985 y tan solo una en 1986 son las postreras que le tengo contabilizadas.

En la undécima temporada como matador de alternativa no le será fácil a este diestro recuperar cotas pretéritas, pese a su innegable buena voluntad. En 1987 no se viste de luces y en 1988 tan solo lo hace para torear en Sevilla, el 10 de abril. El año siguiente, 1989, sus salidas a los ruedos, aunque en mayor cuantía, no sobrepasan la cifra de cuatro. La primera en Lucena del Puerto, el 28 de enero, como si quisiera hacer una temporada más larga; la segunda en Córdoba, el 26 de marzo, cuando ya comienza a ponerse en marcha la misma, pero la siguiente es ya el 4 de marzo, en Pozoblanco. La cuarta y última tarde del año es en Torralba de Calatrava, el 16 de septiembre. De nuevo descansa en 1990 y 1991. Sin embargo, en 1992 de nuevo parece querer tomar el pulso de la temporada. Torea cinco corridas de toros, la primera el 11 de abril, estoqueando seis toros de don Gabriel Rojas Fernández en Dos Hermanas, y la segunda siete días después, en Santiponce. Repite paseíllo y triunfo en Dos hermanas el 27 de junio. En Sevilla, el 19 de julio, da la vuelta al ruedo tras estoquear su primer toro, que lleva el hierro francés de Mr. Hubert Yonnet. Su última tarde actúa en Madrid, el 2 de agosto, en una discreta actuación con toros de don Manuel García Fernández Palacios. En 1993 torea tres tardes, en Dos hermanas, de donde sale en hombros, en Sevilla y en Moguer. La temporada de 1994 solamente se viste de luces en Dos hermanas, el 7 de mayo, con toros de don Julio A. de la Puerta y Castro con Juan Mora y Manuel Díaz, El Cordobés, de compañeros. Tras esa actuación decide retirarse para llevar las riendas, junto a su hermano, de la ganadería de Hermanos Rubio.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − cinco =