HISTORIA DEL TORERO

SEBASTIÁN CORTÉS AMADOR

Publicado el 5 de agosto de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Albacete el 10 de enero de 1951, de raza gitana, sobrino del espada Manuel Amador, quien fomentó su vocación torera y le apoderó posteriormente. Durante la temporada de 1971 comienza sus actuaciones públicas en la parte seria del espectáculo cómico-taurino-musical La Revoltosa. En la campaña de 1972 interviene en 11 festejos sin picadores, para actuar ya con los del castoreño a partir del 15 de agosto de 1973 en que toreó, en Barrax (Albacete), ganado de Julio Gido junto a Antonio Poveda. Logra un rotundo triunfo al cortar un total de cuatro orejas y un rabo de los dos astados de su lote. Participa tal temporada en ocho funciones económicas y cuatro con caballos y ya en 1974 se presenta en plazas de primera categoría, como la de Bilbao, en la lidia que aceptablemente el 12 de mayo reses de Barcial, en presencia de José Copete, Copetillo, y Enrique Pérez, Paco Lucena. Su debut en el madrileño coso de Las Ventas tuvo lugar el 8 de mayo de 1975 para alternar con Gabriel Puerta y Pedro Somolinos en la lidia de un encierro de Diego Romero Gallego. Deja buena impresión y ha de dar una vuelta al redondel tras dar muerte a su segundo enemigo. No tarda en tomar la alternativa, concedida en la plaza de Alicante, el 22 de junio, por Francisco Camino, con Dámaso González como testigo de la ceremonia. Se corrieron cinco toros de Torrestrella y uno –lidiado en quinto lugar—de Manuel Santos, y el toricantano cortó las dos orejas de la res cedida y es paseado a hombros por el ruedo al término del festejo. A punto de acabar tal campaña, en la que intervino en 22 novilladas y 36 corridas de toros, fue cogido en Hellín (Albacete), el 5 de octubre, por un astado de Felipe Bartolomé, ante el citado Dámaso González y Pedro Gutiérrez Moya, Niño de la Capea, que le produjo contusiones en el escroto y fuerte conmoción cerebral.

Se presentaba esperanzadora la temporada de 1976, en la que confirmó su alternativa en Madrid en plena feria taurina de San Isidro, el 24 de mayo, al cederle el mismo Paco Camino la muerte del toro Pajarito, negro de pelo, con el número 29 marcado en el costillar, que dio un peso en vivo de 555 kilos, de la divisa de Baltasar Ibán, y actuando de testigo del protocolo Ángel Teruel. Deja pasar en blanco tan importante coyuntura e incluso hubo de escuchar un aviso presidencial en la res que puso término a la corrida. El siguiente 7 de julio es herido de extrema gravedad en Albacete en la pierna derecha, con rotura de la femoral. Tras ser operado en aquella enfermería es nuevamente intervenido a su llegada al Sanatorio de Toreros, de Madrid. Se logra no solo salvarle la vida, sino también el miembro afectado, pero la convalecencia es muy larga y no puede volver a vestir de luces en el año.

Por ello contabilizó tal campaña. Tanto por su especial idiosincrasia –torero frío de los llamados artistas—como por salir de tan grave percance, su futuro en el toreo es una verdadera incógnita. No le será fácil, desde luego, recuperar el puesto que logró alcanzar durante el año de su alternativa, ya que en 1977 solo tomó parte en cinco corridas. Parecía haber terminado su actividad en los ruedos el 15 de mayo de 1979, cuando alternó en la madrileña plaza de Las ventas con Andrés Vázquez y Antonio Rubio, Macandro, en la lidia de cuatro astados de Ramón Sánchez, uno de Sánchez Rico y otro de Pérez Angoso, cuando se anunció su reaparición sobre la arena, lo que se llevó a efecto en su natal Albacete el 11 de septiembre de 1983 para dar cuenta de ganado de la divisa de Juan Pablo Jiménez Pasquau en unión de Dámaso González y Juan Antonio Ruiz, Espartaco. Pese a su aceptable labor tan solo se vestiría de luces en otra ocasión en tal año y en el siguiente únicamente en una, también en su patria chica, el 17 de septiembre, la que sería su postrera salida a los ruedos. Le acompañaron en dicha coyuntura Emilio Muñoz y Tomás Rodríguez, Campuzano, se corrió un encierro del hierro de los herederos de Carlos Núñez, y paseó, por última vez el anillo tras la muerte de su primer enemigo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − cinco =