HISTORIA DEL TORERO

RICHARD MILIAN

Publicado el 27 de mayo de 2023
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Canohes (Francia) el 31 de marzo de 1960, hijo de padres españoles. Toreó su primera corrida con caballos el 17 de julio de 1977 en Vichy, con ganado de Hubert Yonnet. No solo le concedieron una oreja, sino que también le fue entregada una medalla otorgada al triunfar en tal festejo. Un sensible avance en su carrera se produce en 1978 al tomar parte en docena y media de funciones picadas, entre ellas la celebrada en Dax el 10 de septiembre, en la que alternó con El Salamanca y Mario Triana, en le que corta una oreja del astado que cerró plaza. Resultó herido el 2 de agosto de 1979 en la plaza Monumental de Barcelona, por un astado de la ganadería de Yonnet, en la fosa iliaca derecha y en el muslo izquierdo, percance del que fueron testigos José Antonio Becerra, Josele, y Luis Reina. El 30 de marzo de 1980 triunfa en Valencia cuando alterna con Andrés Blanco y Vicente Ruiz, El Soro, en la lidia de un encierro de la vacada de Lora Sangrán, al cortar una oreja de cada uno de los novillos que formaron su lote. Se presenta en el ruedo madrileño de Las Ventas el siguiente 5 de junio, y muestra buenas maneras al dar cuenta de reses de la divisa de Bernardino Jiménez, ante Carlos Aragón Cancela y José Cubero, Yiyo. Participó en tal temporada en treinta y dos festejos con caballos y en la siguiente de 1981, exactamente el 5 de julio, toma la alternativa en Dax (Francia) de manos de Francisco Camino, al cederle la muerte de un toro de la ganadería de Salvador Domecq –de nombre Jacaranda—en presencia del testigo Manuel Benítez, El Cordobés. El resultado de esta confrontación como doctor en tauromaquia puede resumirse en que en su primer oponente hubo de recorrer por dos veces el ruedo en triunfo, mientras que le concederían un apéndice de su segundo.

En Barcelona, el posterior 2 de agosto, corta una oreja de su primer enemigo y escucha un aviso presidencial en su segundo, ambos del hierro de Antonio Pérez-Tabernero, en presencia de Tomás Rodríguez, Campuzano, y José Luis Vázquez. Cerró el año con siete contratos cumplimentados, que ascendieron a nueve en 1982, incluido el gran éxito alcanzado en su 25 de julio en Beaucaire, al llevarse cuatro orejas de bureles de la vacada de Ortigão Costa y pese a sufrir conmoción cerebral. Atestiguaron tal actuación sus compañeros de cartel José Nelo, Morenito de Maracay, y Curro Caro. Muy a fin de temporada o, mejor dicho, ya fuera de ella, el 14 de noviembre de ese 1982, es herido en el escroto por un ejemplar de la divisa de Sotillo Gutiérrez en Aranjuez, ante su colega Francisco Alcalde y el rejoneador Vicente Magro. Nuevamente es herido, ahora el 12 de junio de 1983 en Dax, al recibir un pitonazo en un labio delante de sus compatriotas Chinito de Francia y Patrick Varin. Una oreja de cada uno de los toros de su lote le entregaron el 17 de julio en Fréjus, de astados de la ganadería de José Murube, cuando competía con Manuel Ruiz, Arruza, y José Luis Vargas, y el 8 de septiembre, en Barbastro, le otorgan tres orejas de pupilos de la vacada de Miguel Higüero, a pesar de haber recibido un puntazo en el muslo izquierdo, lo que contemplaron Enrique González, El Bayas, y Curro Durán. En el transcurso de la temporada se vistió de luces en cuatro oportunidades en este año y en el posterior de 1984 lo llevó a cabo en una docena de coyunturas. Es corneado en el muslo derecho por un morlaco de Eduardo Miura el 15 de agosto de 1985 en Béziers, cuando alternaba con Dámaso González y Tomás Campuzano. Ocho paseíllo realizó en tal año y diez en 1986, con la particularidad de que todos ellos los llevara a cabo en cosos franceses. Este diestro, poco conocido en España y al que tropiezan los toros con alarmante facilidad, no ha confirmado todavía su alternativa en el albero madrileño. En 1987 interviene en seis corridas de toros, todas ellas en Francia, y destaca su actuación frente a un toro de Herederos de don Baltasar Iván Valdés, en Béziers, el 15 de agosto, al que corta el rabo, con Julio Robles y José Antonio Campuzano de compañeros. Este éxito se repite en Bayona al día siguiente, al salir en Hombros tras cortar una oreja de cada toro. El ganado fue de don Luis Fraile y Martín y los compañeros esta vez Ruiz Miguel y Emilio Oliva. Ya no vuelve a torear hasta su postrera corrida de la temporada, el 12 de septiembre, en Arlés, coliseo del que vuelve a salir en hombros tras cortar tres orejas en dos toros con el hierro portugués de Oliveira Irmãos. En 1988 aumenta el número de contratos, que alcanza un total de dieciséis, y de ellos, tres en España, incluido el de su confirmación de alternativa en Las Ventas de Madrid, el 24 de julio, vestido de azul y azabache. Alterna con Juan Antonio Esplá, que oficiará de padrino, y completa el cartel Luis Reina. El primer toro de la tarde, del que le cede su padrino la muerte, se llama Impostor, está herrado con el número 21, es de pinta negro bragado, pesa 534 kilos y lleva la divisa de los señores Martínez Uranga. La endeblez del astado hizo que su faena al toro de la ceremonia se quedase en palmas, pero en el que cerró el festejo, al que recibió con una larga en el tercio, le hizo una faena en la que la decisión y la quietud sobresalieron por encima de otras virtudes. Fueron excelentes los muletazos con la mano derecha, en los que templó para que el animal en ningún momento le enganchara la muleta. Se entregó a la hora de matar y le concedieron una merecida oreja, a pesar de que la estocada cayera un poco desprendida. Como he dicho, dos tardes más, en Barcelona, en corrida mixta, y en Alcañiz, hace el paseíllo en cosos españoles. En Francia no llega, como ocurriera el año anterior, ningún éxito importante, al menos por el refrendo con orejas, pero si destacaron su enorme entrega y regularidad, ya que en la mayoría de sus actuaciones cortó una oreja. En 1988, la temporada en cuanto a número de actuaciones, es parecida, ya que torea dos tardes en España, en Barcelona y Madrid, y dieciséis en Francia. De todas ellas, destaca su actuación en Bayona, el 15 de agosto, con toros nuevamente de don Juan Luis Fraile y Martín. Al último de los corridos le corta las dos orejas, en tarde en la que han hecho el paseíllo con él Manili y Tomás Campuzano. Quizá estas dos temporadas, en las que la regularidad ha prevalecido frente a los triunfos más sonoros, le han quitado un poco de cartel, y cuando finaliza el año, a la hora de los balances, solo le anoté trece corridas de toros, y  una de ellas en España. Comenzó con buen pie cortando una oreja el 1 de junio, en Nimes, a un ejemplar de don Victorino Martín Andrés. Con toros de esta divisa se ha de encontrar varias veces en la temporada, y con ellos va a alcanzar importantes triunfos. En Floirac, el 16 de junio, volverá a cortar otra oreja, algo que se repetirá el 2 de septiembre en Bayona. Con ellos también triunfa el 22 de septiembre, en Nimes, ya que esta vez sale en hombros al cortar una de cada uno de los que entran en su lote, en tarde que comparte con Tomás Campuzano y Rafael de la Viña. Acostumbrado a las corridas duras, hay que reseñar su triunfo con miuras en Bayona, el 12 de agosto, coso del que sale también en hombros al cortar una oreja a cada uno de los toros de su lote. En 1991 no torea en España y su campaña en su país le depara dieciséis contratos, la mayoría de ellos con corridas duras. Comienza en Arlés, el 31 de marzo, matando una de don Eduardo Miura Fernández y corta una oreja de su primero. En su siguiente contrato, ya en el mes de  mayo, concretamente el día 9, en ales, por cogida de El Fundi, con quien alternaba mano a mano, estoquea cuatro con el hierro de Valverde. Dos días después, palhas en Vic-Fezensac, y en su siguiente contrato, el 30 de junio, en Saint-Sever, mata tres con la divisa de Los Eulogios por el percance que sufre El Quitos. En Ceret, el 13 de julio, toros de don José Escolar Gil; el 22 del mismo mes, victorinos en Mont-de-Marsan, y al día siguiente, en corrida concurso en el mismo coso, un ejemplar de Palha y otro de Fraile Martín; en Dax, de nuevo miuras, el 11 de agosto, y otra vez oreja; en Béziers, el 17 de agosto, se toma un respiro y sale en hombros tras enfrentarse a toros de la familia de Manolo González, y de nuevo fraile en Bayona, el 18 de agosto, donde corta una oreja al cuarto, que es premiado con la vuelta al ruedo. Finaliza su temporada en Bayona, el 1 de septiembre, y, cómo no, con victorinos. Definitivamente encasillado en  los carteles de corridas duras, en 1992 interviene en diez festejos únicamente, y todos ellos en Francia. De las diez corridas que mata, cuatro son de don Eduardo Miura, aunque en una de ellas solo tiene que matar un toro; dos son de don Victorino Martín Andrés y una de don Juan Fraile Martín. Su mayor triunfo vendría el 22 de julio, con los toros de Zahariche, en Mont-de-Marsan, ya que corta tres orejas en un festejo en el que comparte cartel con Emilio Oliva y Juan Cuéllar. De parecidas características es su temporada de 1993, en la que torea doce corridas de toros, todas ellas en Francia, sin que como el año anterior pueda destacarse un triunfo sonado, pero sí se reafirma como matador de corridas que otros no quieren. Miura, palhas, victorinos  y Guardiolas han sido habituales en sus contratos. En 1994 torea muy poco, solamente siete corridas de toros, y entre ellas una de pablo romeros, otra de miuras y otra de guardiolas, con el hierro de doña María Luisa. Pero su esfuerzo y entrega no se ven recompensados con trofeos nada más que la tarde del 15 de agosto, en Béziers en la que cortó una oreja a su segundo toro, que llevaba el hierro de la A con asas. Aún torea menos en 1995, año que finaliza con el escaso número de cuatro contratos. Torea poco en los años siguiente –casi todos los festejos en ruedos franceses—y se retira de la profesión el 14 de octubre de 2001 en Floirac (Francia), con toros de Javier Pérez-Tabernero, acartelado con Fernández Meca y Denis Loré. Como premio a su actuación, cortó una oreja.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × 3 =