HISTORIA DEL TORERO

EMILIO OLIVA TORNELL

Publicado el 16 de marzo de 2022
Abel Murillo Adame logo

Un valiente donde haya otro. Siendo novillero, sufrió una gravísima cogida en Algeciaras el año 1961, y al confirmar su alternativa en Madrid el 12 de octubre de 1963, sufrió otra que le puso en las puertas de la muerte y tuvo mucha repercusión porque siguió a ella su matrimonio <<in articulo mortis>>, Quien después de aquello sigue vistiendo el traje de luces, puede dar lecciones de valentía al más pintado.

Nació en Chiclana (Cádiz) el 14 de agosto de 1938; se presentó en Madrid como novillero el 25 de 1960, para estoquear reses de Buendía con Paco Herrera y Facultades, y tomó la alternativa en una corrida nocturna celebrada en el Puerto de Santa María el 11 de agosto de 1962. El padrino fue Antonio Ordóñez y el testigo, Jaime Ostos, amén de rejonear un toro Fermín Bohórquez.

La confirmación en Madrid en la expresada fecha estuvo a cargo de Pepe Cáceres, actuando Rafael Chacarte de segundo espada y lidiándose toros de Flores Albarrán.

Le tenemos anotadas estas corridas: 6 en 1962; 13 en 1963; 26 en 1964; 18 en 1965; 26 en 1966; 21 en 1967; 10 en 1968, y en 1969 descendió a 5.

El torero Emilio Oliva Tornell, una de las figuras históricas del toreo en la provincia gaditana, ha fallecido a los 81 años en el Hospital de Puerto Real (Cádiz). El diestro se encontraba ingresado desde el pasado día 25 de diciembre tras varios meses con complicaciones que habían mermado su salud.

Más allá de su indudable trayectoria en el mundo del toro, Emilio Oliva Tornell pasará a la historia de Chiclana por ser una de las personas que más amó su tierra y se entregó a ella. Donde quiera que fuera llevaba por bandera el nombre de Chiclana. La frase que más repitió en sus apariciones públicas fue “todo lo que tengo me lo ha dado mi pueblo, que me ha ayudado siempre”. Y aprovechaba cualquier oportunidad para devolverle a su pueblo todo lo que le dio, colaborando en todas las causas solidarias que le planteaban.

El monumento homenaje a Emilio Oliva Tornell, creado por el escultor chiclanero José Antonio Barberá (www.escultorbarbera.com), no es sólo un recuerdo al maestro, es también la culminación de su gran deseo: no alejarse nunca de su querida calle de La Vega.

Este Punto de Encuentro Emilio Oliva Tornell le rinde homenaje a una gran figura de Chiclana en una triple vertiente: el tendido imita, usando incluso el mismo tipo de material en piedra, a la plaza de toros de El Puerto de Santa María, que lo vio triunfar como torero; el capote, en postura de verónica, donde los visitantes pueden fotografiarse, recuerda la gran labor que realizó como maestro de numerosos jóvenes de la ciudad que soñaron con seguir sus pasos; y finalmente, si usted se sienta en este punto de encuentro a charlar con sus paisanos, a disfrutar del entorno de una de las principales calles de la ciudad, está rindiendo el mejor de los homenajes a un hombre que, por encima de todo, destacó por ser un gran amante de su Chiclana natal. Cualquiera que pasara por la puerta de La Vega, 16 podía sentarse un rato a disfrutar de la compañía de un chiclanero de pro, que, fruto de la experiencia y de una vida curtida en mil batallas, derrochaba sabiduría y saber estar.

Comentarios recientes

No hay comentarios que mostrar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × dos =