HISTORIA DEL TORERO

JUAN ANTONIO CUÉLLAR FERNÁNDEZ

Publicado el 13 de agosto de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Colmenar de Oreja (Madrid) el 1 de Diciembre de 1967, que dio cuenta en su patria chica el 8 de septiembre de 1985 de dos reses de la ganadería de Víctor Aguirre, y cortó una oreja a una de ellas. Por delante actuaron, en novillada con picadores, los espadas Raúl Galindo y Freddy Villafuerte, con astados de Germán Gervás. Su debut en función con caballos tuvo lugar en su ciudad natal el 4 de mayo de 1986, cuando alternó con Sánchez Cubero y Rodolfo Pascual en la lidia de cinco ejemplares del hierro de Ignacio Pérez-Tabernero y uno de la vacada de Guardiola Domínguez. Un triunfo total constituyó tal actuación ya que se llevó las cuatro orejas y los dos rabos de sus contrincantes. Ello dio pie para que fuera repetido en la misma plaza el siguiente 6 de julio para dar cuenta, junto a Juan de los Reyes, de ganado de Andrés Garrido y Raúl Larios, con el Brillantísimo resultado de cortar un total de cuatro orejas y un rabo. El 29 de agosto el buen resultado le llega en Iniesta, de donde se ganó las dos orejas y el rabo del ejemplar de Juan Andrés Garzón que cerró plaza cuando alternaba con Antonio Ruiz, Soro II. Una vez más en Colmenar de Oreja, saldría a hombros de sus paisanos, en unión de su compañero de cartel Manuel Molina, el posterior 14 de septiembre, tras cortar cuatro orejas y un rabo de pupilos de la vacada de Lorenzo y Alejandro García. Con reses de este mismo hierro triunfa en la novillada postinera que se celebra el posterior día 27 en Ciempozuelos, en la que fueron base del cartel Miguel Báez, Litri, y Rafael Camino. Por cogida del diestro de Huelva ha de dar cuenta de tres astados con el magnifico resultado de llevarse tres orejas y un rabo. Toreó siete funciones en 1986 y no tardó en pisar el albero de la plaza de toros d Madrid, donde lleva a cabo su presentación el 15 de marzo de 1987 con muy aceptable resultado al competir con Raúl Galindo y Rui Bento Vázquez en la lidia de un encierro de la ganadería de Aldeaquemada. Repite en poco tiempo dos veces más en el mismo coso y, sin dar el do de pecho, deja siempre buena impresión ante la afición capitalina. En su patria chica le entregan cuatro oreja y un rabo de novillos del hierro de Carlos Núñez, en tanto que el 15 de junio, en El Tiemplo, tras cortar dos orejas de su primer enemigo, sería herido de cierta gravedad por su segundo, ambos de la ganadería de Antonio Ballesteros, lo que atestiguaron Manuel García, Manolo, y Ángel Lerida. Entre la esperanzadora ola de jóvenes valores que en este momento florecen por el campo taurino, no debe dejarse en olvido a este valeroso e interesante diestro de Colmenar de Oreja. Esa temporada torea 30 novilladas, entre ellas, además de la allí consignadas, la de su presentación en Francia, el 2 de agosto, en la localidad de Istres. Ayudado por Regino Agudo, el que fuera buen banderillero y ahora peleón apoderado, ha terminado rozando la puerta grande de Madrid en dos tardes que, de haber contado con una mayor generosidad de la presidencia, se hubiera hecho realidad. Todavía continúa una temporada completa de novillero, sumando, con la sola ayuda de su apoderado, fuera de las grandes casas, un total de 41 novilladas, tres de ellas en Francia, encabezando el escalafón de novilleros cuando finaliza la campaña. Ha toreado cuatro tardes en Madrid y ha participado en las importantes ferias de novilladas de Arganda del Rey, Villa del Prado y Arnedo. Viaja a Sudamérica y se presenta en la plaza de Acho, en Lima, el 23 de octubre, y torea también en México, nación en la que se presenta el 15 de marzo de 1989 en Fitero. Se despide de novillero el 16 de mayo de este último año, en Madrid. Alterna con José María Plaza y Enrique Ponce. Los novillos que lidia pertenecen a don Manuel Martín-Peñato. Había toreado nueve novilladas, incluida la de su despedida. Curro Vázquez, en Las Ventas, de Madrid, le da la alternativa el 25 de mayo, en presencia de Víctor Mendes. Aquel le cede la muerte del toro Araposo, número 13, negro zaino de pinta, de 572 kilos de peso y con el pial de doña María Lourdes Martín de Pérez-Tabernero. Vestía de blanco y oro Juan Cuéllar y cortó una oreja de Araposo. El toro fue protestado por cojo, perdió las manos dos veces y fue celoso en el capote. No tuvo mucho recorrido, pero sí fijeza y calidad al embestir. Se lo brindó a su apoderado y se acopló con él desde el comienzo. La faena fue, dice Barquerito, <<seca, práctica y seria, que tuvo su son y, más que son, dominio. Cuéllar tardó en echarse la muleta a su mejor mano, que es la izquierda, y cuando finalmente se decidió –el toro se había revuelto por ese pintón en los remates de pecho y no dejaba confiarse–, le pegó al toro de María Lourdes dos espléndidos naturales bajando mucho la mano y templando de verdad al toro, más largo por ahí>>.

 

En el sexto, la estocada estuvo a punto de proporcionarle otra oreja y abrirle la puerta grande de Madrid. No torea demasiado, pero vuelve a Madrid en julio, sin excesiva fortuna, y se presenta en Francia, como matador de toros, el 17 de julio, en Mont-de-Marsan. Termina su primera temporada de matador de toros interviniendo en catorce corridas. Torea en Madrid su primera corrida de 1990, en el festejo inaugural de la temporada en Las Ventas, y tiene que matar tres toros por la cogida de su compañero Lucio Sandín. Volverá tres tardes más a la Feria de San Isidro y en la de Otoño. Se silencia su primera actuación, pero en la del 31 de mayo, con un ejemplar de El Sierro, corrido en sexto lugar, corta la oreja más difícil de lo que se lleva lidiado en San Isidro. Alterna, vestido de blanco y oro, con remates negros, con Morenito de Maracay y José Luis Ramos, y con un derroche de valor desmedido, puro y seco, se lleva una merecidísima oreja que le hace reverdecer sus triunfos anteriores de novillero. Todavía le queda la salida del día 2 de junio, pero la flojera del ganado que se lidia da al traste con las ilusiones de Juan, que se muestra muy valiente y falla con el descabello. Se presenta como matador de toros en Barcelona el 24 de junio, cortando una oreja al segundo de su lote, del hierro de don Antonio Pérez de San Fernando, pero ya no vuelven las orejas en plazas importantes. También debuta en Bilbao, el 26 de agosto, mas sus triunfos son en plazas de escasa importancia o con el público a favor. Cuando llega la hora del recuento ha toreado 22 corridas, dos de ellas en Francia. La temporada de 1991, sin embargo, no puede empezar mejor. Su primera corrida es en Madrid, el 31 de marzo, con toros de doña Dolores Aguirre Ybarra y con Ruiz Miguel y el Soro de compañeros. Corta una oreja a cada uno de los dos ejemplares que le corresponden y abre la puerta grande de Madrid. Es su mejor recuerdo cuando finaliza la campaña. Una temporada en la que ha habido más éxitos. No triunfa en San Isidro con los toros de los herederos del conde de la Corte y Puerto de San Lorenzo, pero lo hace con los Guardiolas en Pamplona, convirtiéndose en el torero de la feria y saliendo esa tarde en hombros. En Dax y Bayona mata dos corridas de don Eduardo Miura Fernández, y corta una oreja en la segunda de las ciudades. Toreó además cuatro de Pablo Romero, y triunfa en Valdepeñas con ellos. El 18 de agosto vino el gran susto con la cornada que un toro de Palha le dio en la barbilla y que le dejó fuera de las principales ferias de septiembre. Cerró su temporada, en la que ha intervenido en 31 corridas, en Torres de la Alameda, el 4 de octubre, matando dos toros con la divisa de El Rejón.

Comienza una nueva temporada de este matador, que tiene valor y temple, aunque poco variado en su repertorio, en Arles, el 19 de abril, pero este año con los toros de doña Dolores Aguirre no puede renovar su triunfo en Madrid el 24 de mayo. De nuevo en la capital, el 5 de junio, es pitado frente a dos toros de Puerto de San Lorenzo y Viento Verde, y eso que el segundo le ha propinado un revolcón terrible y lo ha tenido a merced de él. Venía de torear el día anterior miuras en Nimes y desde allí en avión casi directamente a Las Ventas. Física y psíquicamente se le encontró cansado. Pero la realidad es que sigue sin conseguir esas orejas que hay que hacer valer en los despachos. Aunque torea mucho, 22 corridas sumarán al final del año, no consigue triunfar en plazas de resonancia, si exceptúo la oreja que corta en Pamplona, el 9 de julio, a un toro de doña Isabel Núñez. El número de festejos se ve reducido por la cogida grave del día 1 de mayo en Badajoz, el mismo día que muere Manolo Montolíu en Sevilla y que refuerza el argumento de los picadores y banderilleros para el plante que hicieron al día siguiente. En ese mismo festejo es herido el picador Luis Saavedra, de la cuadrilla de Litri, también gravemente. De nuevo apuesta por Madrid en 1993, donde torea las tres primeras corridas de su temporada sin más que una ovación en uno de sus seis toros Lógicamente, esto influye , y este año no logra pasar de nueve festejos, todos ellos, excepción hecha de los de Las Ventas, en plazas de poca importancia. Se repite la programación en 1994. Tras tardes torea en la plaza de Las Ventas, de Madrid, coso en el que únicamente consigue que le aplaudan en dos toros. Las temporadas siguientes apenas consigue sumar festejos y se retira de la profesión. Hasta 2006 ha sido el director de la Escuela Taurina de la localidad madrileña de Aranjuez.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

quince + 17 =