HISTORIA DEL TORERO

MIGUEL ESPINOSA MENÉNDEZ (Armillita)

Publicado el 3 de septiembre de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros mexicano, hijo del famoso espada Fermín y miembro, por tanto, de dilatada dinastía taurina. Nació en Aguascalientes el 29 de septiembre de 1958. De afición bien precoz, a la que no se opuso su padre, encontró facilidades iniciales para probarse ante becerros y comenzó su andaduras, en los de su patria. Vistió de luces por vez primera el 16 de noviembre de 1975, en Jiquilpan, (Michoacán), alternando con Javier Tapia, El Cala, y Miguel Mulquía, El Inspirado, con novillos de Armilla Hermanos. En el coso de Monterrey se presentó el 30 de mayo de 1976 para alternar con Benjamín y Mario Escobedo en la lidia de un encierro de Golondrinas y alcanza un triunfo sonado en su segundo enemigo, del que le concederían las dos orejas dando tres vueltas al ruedo, una de ellas acompañado por su emocionado progenitor.

En febrero de 1977 llega a España, acompañado del viejo Fermín, y después de entrenarse en ganaderías sevillanas y jerezanas comienza una fructífera campaña, en la que tomaría parte en treinta y cuatro novilladas. El 20 de abril torea en Barcelona ganado de Eugenio Marín Marcos y le conceden una oreja de cada una de las reses de su lote. En la misma ciudad, el 9 de junio, ha de dar muerte a tres astados, por cogida de su compañero José Manuel González, Dominguín, con el positivo resultado de dar una vuelta al ruedo en su primer oponente y cortar una oreja a cada uno de los dos restantes. Se corrió en tal oportunidad ganado de Antonia Laa de Sánchez y completó la terna Tomás Campuzano. El 26 de agosto actúa en Alcalá de Henares (Madrid) con astados de Diego Romero y Luis de Aragua, y José Luis Palomar de compañeros de cartel, en función abierta, con la actuación del rejoneador Manuel Vidrié, y alcanza un rotundo triunfo en su segundo oponente, al que cortaría las dos orejas. No ha pisado aún el albero de la madrileña plaza de Las Ventas, pero sí ha actuado con acierto en las importantes de Sevilla, Valencia, Pamplona y Palma de Mallorca, amén de la ya citada de Barcelona.

A poco de regresar a su país toma la alternativa el 26 de noviembre en Querétaro de manos de Manuel Martínez, actuando de testigos de la ceremonia Eloy Cavazos y José María Dolls, Manzanares. Se lidiaron toros de Javier Garfias; el de la cesión se llamaba Arlequín , con el que falló con el estoque, por lo que no consiguió trofeo alguno. Si lo obtuvo, por partida doble, en el mismo ruedo el inmediato 3 de diciembre en presencia de Paco Camino y de su padrino de doctorado, el que piensa confirmar en breve plazo en la capital mexicana. Sus proyectos inmediatos se centran en retornar a España a primeros de marzo e intervenir en las principales ferias españolas, incluida, por supuesto, la madrileña de San Isidro, donde preceptivamente confirmaría su alternativa. Queda sobrentendido que el panorama que se le presenta a este muy reciente matador de toros no puede ser más despejado. La buena impresión causada en los públicos españoles durante su única campaña novilleril ha de sr ratificada en 1978, lo que parece al alcance de la mano de esta firme promesa del toreo. Sin embargo, la fortuna no ha acompañado a este diestro en su campaña española del corriente año, ya que anunciada la confirmación en Madrid para el 16 de mayo y su repetición para el siguiente día 27 –ambas corridas en el famoso serial isidril–, una inoportuna cogida, el 15 en Nimes, impidió ver cumplidos sus deseos.

Por provincias ha conseguido actuaciones estimables y algún triunfo sonado, como el que logró en Valencia el 24 de julio al cortar las dos orejas de una res de Eugenio Marín Marcos, con la que se lució relevantemente en los tres tercios de la lidia. Completaban el cartel aquella tarde los rejoneadores Álvaro Domecq Romero y João Moura y los espadas Santiago López y José Copete, Copetillo. Ha cerrado su campaña española de 1978 con veintidós corridas toreadas y ha regresado a su patria, donde inmediatamente continuó su actividad taurina. El 12 de noviembre intervino en el homenaje póstumo que la ciudad de Saltillo –patria chica de su padre—dedicaba al recientemente fallecido veterano espada. Junto a sus hermanos Manuel y Fermín despachó un encierro de la vacada de Santa María Gallardo con pleno éxito.

El 18 de febrero de 1979 confirmó la alternativa en la Monumental Plaza México, de manos de Mariano Ramos y en presencia de Niño de la Capea. El toro de la cesión, Jarabe de nombre, perteneció a la divisa de Jaral de Peñas. El dato de la confirmación de alternativa en Madrid hay que completarlo con el nombre del toro de la ceremonia, que se llamó Piconero y perteneció al hierro de don Gabriel Rojas Fernández. Continúan sus positivas actuaciones durante la temporada de 1979, especialmente en la capitalina plaza México, por lo que se le otorga el preciado trofeo Domecq por la mejor faena de muleta realizada tal año. Testifica  el 12 de diciembre de 1980 en León de los Aldama la ceremonia de la alternativa que concediera Manuel Martínez a Gerardo Montejano al cederle la muerte de un astado de la ganadería de  Mariano Ramírez y le entregan, en dicha ocasión, las dos orejas de cada uno de los de su lote. Repite triunfos en el coso de la capital de su país en el transcurso de su campaña de 1981 y corta dos apéndices por tarde tanto el 15 de febrero ante Jorge Gutiérrez y César Pastor, como el 26 de abril, con el astado Suertero de la vacada de Reyes Huerta.

Se proclama triunfador de la feria de septiembre de ese 1981 de Zacatecas y pone fin a sus compromisos de tal año con setenta salidas a ruedos aztecas y una en Caracas (Venezuela) en la que resultó lesionado, percance que le tuvo inactivo más de un mes. El 17 de  enero de 1982 en Acapulco se llevaría un total de tres orejas de bureles de la divisa de La Providencia, en presencia de Manuel Capetillo. En el transcurso de  esta temporada se suceden rápidos viajes para torear en cosos sudamericanos, tanto venezolanos como peruanos o colombianos, en los que siempre mantuvo envidiable cartel. Nuevamente en León de los Aldama, el 12 de noviembre de este año, alterna con Jorge Gutiérrez y José Alonso en la lidia de un encierro de la ganadería de Mimihuapán para lucirse con el capote y muleta y fallar con la tizona, por lo que escucharía dos recados de la presidencia en su primer enemigo y uno en su segundo. El 7 de enero de 1983 se produce en la ciudad colombiana de Manizales un hecho singular cuando lidiaba cornúpetas de la vacada de Dosgutiérrez en unión de José Cáceres y José Cubero Yiyo, pues al fallar a espada con su  segundo oponente le obligó el público a dar una vuelta al ruedo.

En la feria de enero de 1983 de ese mismo León es proclamado triunfador tras cortar las dos orejas y el rabo de un ejemplar del hierro de Venta del Refugio, y pocos días más tarde idénticos trofeos de una res de la vacada de San Martín en forma simbólica al ser indultado el morlaco. El posterior 24 de abril se encierra en solitario en Aguascalientes con siete productos de la divisa de José Garfias, y  pese a las dificultades que presentó el ganado le entregaron un total de cuatro orejas. Viaja a España a primeros de mayo y no tarda en confirmar en el coliseo madrileño de Las ventas su alternativa, lo que tiene lugar el día 25 de ese mismo mes, en plena Feria de San Isidro. Manuel Vázquez y José María Dolls, Manzanares, actuaron de padrino y testigo, respetivamente, de la ceremonia, en corrida en que se lidiaron cuatro astados de la vacada de Gabriel Rojas y dos de la de Antonio Ordóñez, sin que el confirmado lograra destacar en tan importante coyuntura, la que, por otra parte, representaba su presentación en la capital de España.

 Por plazas provincianas alcanza resultados brillantes, como el 26 de junio en Vinaroz, de donde se lleva el trofeo donado por la Peña Diego Puerta tras cortar una oreja de una res del hierro de Sánchez Arjona, al competir con José Luis Palomar y Vicente Ruiz, El Soro, o el 20 de agosto en Guijuelo al ganar las cuatro orejas de los toros de la ganadería de Justo Nieto que formaron su lote, de lo que pudieron dar fe Palomar y José Nelo, Morenito de Maracay, o el 10 de septiembre en Navacerrada, con similar cosecha, y ejemplares del conde de Mayalde en el redondel y Sánchez Puerto y Morenito de Maracay de compañeros de terna. Por otra parte, el 25 de julio, en Tudela, resultó herido de escasa consideración al practicar la suerte suprema con una res de Dionisio Rodríguez en presencia de Ángel Teruel y El Soro. No pasaron de diecisiete los ajustes cumplimentados en estos pagos y su ausencia de las principales ferias españolas fue debido, sin duda, a no destacar en demasía en la Villa y Corte. El 3 de junio de 1984, en Monterrey, la Sultana del Norte de México, corta una oreja de un burel de la divisa de La providencia, cuando Eloy Cavazos concedió la alternativa a Valente Arellano con toros de Mimihuapán . El 7 de julio de 1984, en Tijuana, el astado Ruiseñor, del hierro de José Julián Llaguno, le infirió una cornada grave en el triángulo de Scarpa al torear de capa. Dos orejas corta el posterior 2 de septiembre en Nuevo Laredo, de ganado de La playa. En Tijuana, el 16 de agosto de 1985, le entregan las dos orejas y el rabo de un toro de la vacada de Mimihuapán ya citada, hazaña llevada a cabo ante Curro Rivera y David Silveti.

Uno de los triunfos de mayor entidad logrado en su vida torera lo alcanzó en mayo de 1986nen la plaza México con el toro Tenor, de la divisa de Begoña, del que le concedieron las dos orejas y el rabo. Sus compañeros de cartel aquella tarde, Pedro Gutiérrez Moya, Niño de la Capea, y Manuel Ruiz, Arruza, también lograron en aquella ocasión el éxito apetecido. Como no existen rosas sin espinas, una quedó clavada profundamente el 30 de agosto de este año 1986 en San Luis Potosí al escuchar los tres avisos reglamentarios al fallar con los aceros. Tan en candelero continúa esta primera figura del toreo azteca en su tierra que en el transcurso de la campaña de 1986 ha intervenido en cincuenta corridas de toros. En 197 interviene en sesenta corridas de toros en su país y no participa en la campaña española. Mantiene su vitola de figura indiscutible del toreo en México alternando, lo mismo que Mariano Ramos y Curro Rivera, en sesenta corridas de toros en el año 1988, sin actuar en la emporada española y haciendo una incursión en la venezolana, donde participa en una corrida de toros. Parecida campaña es la de 1989. Cuarenta y ocho corridas en su país, tercero de su escalafón, lo avalan en lo que a veces es lo más difícil para los toreros: mantenerse en la cima. No participa en la temporada española ni en la venezolana, en la que lo hiciera el año anterior. Tampoco viene a España en 1990 y en México vuelve a ocupar el tercer puesto del escalafón, con cincuenta corridas, entre las que destaca las dos orejas que cortó el 12 de  diciembre en la México, a un toro de  don Fernando de la Mora, el primero de su lote, en corrida en la que también actuaron Antonio Lomelín y David Silveti. También torea mucho en su país en 1991, donde solo Mariano Ramos, Jorge Gutiérrez, El Glison y Roberto Miguel lo hacen más que él, pero ninguno de ellos interviene en la campaña española. Allí destacan varios triunfos, pero sobre todo, por su repercusión, dos tardes en la Monumental Plaza México.

La del 10 de noviembre y la del 15 de diciembre. La primera de ellas, con Mariano Ramos y Joselito, que confirmó esa tarde su alternativa, cortó una oreja a su primer toro y las dos del segundo, ambos del hierro de De Santiago. Es la cuarta de la temporada formal 1991-1992 de la plaza mexicana. Viste de Tabaco y oro. En España, el año 1991, torea siete corrida de toros. Dos tardes en San Isidro, el 13 y 21 de mayo. Luego torea en Valencia, en la Feria de Julio; también la Feria de Begoña en Gijón y en la de Salamanca y Colmenar Viejo, despidiéndose de la afición española en Sevilla el 29 de septiembre, donde torea por ver primera como matador de toros. Se queda en México en 1992 y se pone a la cabeza del escalafón en su país, con cincuenta y una corridas. Sus actuaciones en el Distrito Federal, seis en total, representan otros tatos éxitos, ya que excepto en la primera, en el resto se ha llevado una oreja de uno de los ejemplares que le corresponden. Aunque, como ya he dicho, no hace temporada en La del 10 de noviembre y la del 15 de diciembre. La primera de ellas, con Mariano Ramos y Joselito, que confirmó esa tarde su alternativa, cortó una oreja a su primer toro y las dos del segundo, ambos del hierro de De Santiago. Es la cuarta de la temporada formal 1991-1992 de la plaza mexicana. Viste de Tabaco y oro. En España, el año 1991, torea siete corrida de toros. Dos tardes en San Isidro, el 13 y 21 de mayo. Luego torea en Valencia, en la Feria de Julio; también la Feria de Begoña en Gijón y en la de Salamanca y Colmenar Viejo, despidiéndose de la afición española en Sevilla el 29 de septiembre, donde torea por ver primera como matador de toros. Se queda en México en 1992 y se pone a la cabeza del escalafón en su país, con cincuenta y una corridas. Sus actuaciones en el Distrito Federal, seis en total, representan otros tatos éxitos, ya que excepto en la primera, en el resto se ha llevado una oreja de uno de los ejemplares que le corresponden. Aunque, como ya he dicho, no hace temporada en España, el 24 de octubre participa en el festival homenaje al diestro abulense Julio Robles. Le corresponde en suerte el novillo Imperdible, número 93, negro, con el hierro de don Juan Pedro Domecq, y le corta las dos orejas, con la correspondiente salida en hombros. El año 1993 lo comparte entre su país y España. En aquel interviene en veintisiete corridas de toros y entre España y Francia en otras veinte. En México torea hasta que viene en mayo a Madrid, y regresa después de acabar la temporada española para continuar en aquella. Su primera actuación del año es en la México, el 17 de enero, cortando dos orejas a un ejemplar de Los Martínez. En España, la primera es el 17 de mayo, en San Isidro, donde repita el día 20, silenciándose sus actuaciones ante los cuatro toros que estoquea. Viaja a Francia, actuando el 28 de mayo en Nimes y el 20 de junio en Aire sur Adour, localidad en la que corta una oreja a un ejemplar de la divisa de Toros de El Torero.

 De nuevo en España se ajusta para la feria de Burgos y Pamplona, cortando su primera oreja del año en El Espinar, el 24 de julio, a un ejemplar de don Apolinar Soriano Heras. Va pasando la temporada y, sin fracasos, no llega el triunfo apetecido. Solamente al final, en la corrida de su despedida de la temporada, el 27 de septiembre, en Pozoblanco, corta una oreja a cada toro de Peralta que le corresponde, saliendo en hombros del coso cordobés. Regresa a su tierra e interviene en la corrida del 16 de octubre en Pachuca. Su año taurino en México termina el 19 de diciembre, en Guadalajara. La campaña de 1994, con la sola excepción de la tarde que torea en Sevilla, el 12 de abril, en la tercera de feria, transcurre en su país, donde interviene en treinta y siete corridas con desigual fortuna. En 1995 torea dos corridas en España. En su nación participa en treinta y nueve, entre ellas siete de la monumental plaza México. Continúa en activo y el año 1998 indulta un toro en la plaza mexicana de Aguascalientes. Al año siguiente hace el paseíllo en una sola ocasión, en Guadalajara, para sumar un total de trece festejos en el año 2000, dos de ello en la Monumental capitalina, donde corta una oreja en el celebrado el día de Navidad. En la temporada de 2001 casi dobla esa cifra, pues hace el paseíllo en un total de veintiuna tardes, siete de ellas en España, toreando en plazas de la relevancia de Las Ventas, Barcelona o Sevilla, en las que no tuvo fortuna.

Torea tres veces en la Plaza México, en su país, volviendo a obtener un apéndice en el primer festejo, celebrado el 4 de febrero. Una corrida menos, veinte en total, son las que firma en el año 2002, todas ellas en  cosos mexicano. Dicha temporada está marcada por sus tres triunfos en la plaza de Monterrey, donde corta un total de siete orejas y un rabo a lo largo de toda la campaña. Veintitrés festejos suma en el 2003, con diversa fortuna. La tarde del 25 de diciembre, toreando en la Monumental mexicana resulta herido en el muslo. Las plazas más relevantes en las que registra triunfo alguno fueron, de nuevo, la de Monterrey, la tarde del 30 de noviembre, y León, el 5 de febrero. Las tardes más importantes de la temporada de 2004, en la que toreó en dieciséis ocasiones, tienen lugar en las plazas de León, donde sale en hombros en dos ocasiones y en la Plaza México, en la que corta una oreja la tarde del 12 de diciembre  a su lote de toros de Julio César Delgado. El año 2005 es el de su retirada. Dicha temporada, actúa en once ocasiones, sin despedirse de la Plaza México. La última tarde de su carrera taurina tiene lugar en la Monumental de Aguascalientes, el 1 de mayo de 2005, en un mano a mano con el torero español Enrique Ponce. El último toro que estoqueó, al que cortó las  dos orejas, se llamaba Muleta de Oro y pertenecía a la ganadería de Begoña. A su muerte, su hijo Miguel y su sobrino Fermín le cortaron por siempre el añadido.

El matador mexicano Miguel Espinosa (Aguascalientes, 1958), Armillita, falleció a los 59 años. Su legado parte desde la familia. Su padre, Fermín Espinosa, también era afecto a los toros y le inculcó el arte de la tauromaquia. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × uno =