HISTORIA DEL TORERO

RICARDO SEVILLA JIMÉNEZ (Chicuelo de Albacete)

Publicado el 5 de febrero de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Albacete el 22 de octubre de 1963, sobrino carnal del desventurado espada Manuel Jiménez, Chicuelo II. Ciñe su primer traje de luces en un festejo de promoción de nuevos valores celebrado el 15 de mayo 1982 en en Albacete y es dos temporadas más tarde cuando comienza una larga tacada de muy estimable éxitos en funciones con o sin plazas montadas. El 10 de agosto de ese 1984 corta las dos orejas y el rabo de la res que cerró plaza en el coso de Gor, ante Manuel Porcel y Francisco Ruiz. Días más tarde, el 26 del mismo mes, torea su primera corrida con picadores en Ibiza. En presencia del espada Francisco Garro y de los rejoneadores Rafael Peralta y Joao Ventura le conceden un total de tres orejas de astados de la vacada de José Luis Sánchez y Sánchez el 16 de septiembre en Alujar. Dos días después es herido de cierta gravedad en el glúteo izquierdo por un burel de la divisa de Flores Albarrán cuando alternaba con Lucio Sandín y Emilio Silvera en Albacete. Si el 7 de octubre en Benidorm le entregan tres apéndices auditivos de ganado del hierro de José Manuel Pérez Tabernero, el domingo siguiente, día 14, obtendría en Lorca un par de orejas de un ejemplar de la ganadería de María Luisa Domínguez Pérez de Vargas. En la primera coyuntura le acompañaron en la arena Ramón Escudero y José Antonio Ruiz y en la segunda Fernando Garro y Domingo García, Dominguín. Otro domingo más adelante, el día 21, se lleva de Benidorm una oreja de cada uno de los novillos que formaron su lote, de la divisa de Ignacio Pérez- Tabernero, pese a recibir un puntazo en la pierna izquierda, lo que pudieron atestiguar Enrique Martínez y Ramón Escudero. Cierra la campaña de 1984 con una docena de funciones con caballos en su haber y comienza con buen pie la posterior el 11 de marzo en Valencia para alternar con José Luis Martín, Seseña, y Antonio Ruiz, Soro II, en la lidia de tres bureles de la vacada de Sepúlveda y otros tres de la del marqués de Domecq, desorejando a cada uno de los novillos que le correspondieron. Tras cortar el 9 de junio en Elda las dos orejas de un astado del hierro de Sancho Dávila, es herido por su segundo oponente en el muslo derecho delante de Juan Rivera y de Manuel Díaz, Manolo. Fueron veintiocho los contratos complementados en 1985 y se presenta en la plaza de Las Ventas, de Madrid, el 16 de mayo de 1986 en pleno ciclo isidril para competir, con resultado tan solo discreto, con el citado Seseña y Pedro Lara en la lidia de cinco reses de La Guadamilla y una de La Ermita. Nuevamente resulta herido, en esta ocasión en el pene, el 8 de junio en el coliseo francés de Dax. Se corrió ganado de la divisa de Lora Sangrán y le acompañaron en el paseíllo sus compañeros de terna Antonio Mondéjar y Rui Bento Vázquez. Finaliza dicha temporada con un total de diecinueve actuaciones, que serían diecisiete la campaña posterior. Se presentó como novillero en Francia el 19 de mayo de 1985, en el coso de Nimes, alternando con Michel Lagravére y Carmelo en la lidia de novillos del hierro del señor conde de la Maza. También hay que apuntar que en 1985 gana el prestigioso trofeo Zapato de Oro de la feria de novilladas de Arnedo (La Rioja). También que el novillo de su Presentación en Madrid se llamó Presumido, estaba marcado con el número 57, era cárdeno de capa y perteneció al hierro de La Guadamilla. Continúo con su semblanza a partir de la temporada de 1988. No torea de novillero esta campaña y solo se viste de luces en una ocasión, el 7 de agosto, en Hellín (Albacete), para tomar la alternativa. Se la concede José María Manzanares, quien le cede la muerte del toro Dubidoso, negro zaino, número 33, del hierro de los señores Herederos de don Alberto Cunhal Patricio, en presencia de Rafael de la Viña. Viste Ricardo de rosa y oro, pero, como he dicho, no vuelve esa temporada a enfundarse en el terno de luces. La siguiente temporada, la de 1989, tampoco es mejor, ya que, de nuevo, únicamente interviene en una corrida de toros, en Albacete, el 11 de septiembre, dando la vuelta al ruedo tras la muerte de cada uno de los toros de don Fermín Bohórquez. Presencian su actuación sus compañeros Ruiz Miguel y El Boni. Y en 1990 poco cambia su panorama, ya que, aunque suma tres corridas de toros, las plazas en las que actúa son  de muy poca importancia. No se viste de luces en 1991 por falta de contratos y por un percance sufrido en un festival, y en 1992 tampoco lo hace. <en 1993, en la que hasta el momento es su postrera salida a los ruedos vestido de luces, hace el paseíllo en la localidad de Las Mesas (Cuenca), el 15 de agosto, cortando las dos orejas del segundo de la tarde, un ejemplar del hierro de los señores Hijos de don José Tomás Frías Piqueras, como el resto de los lidiados. Le acompañaron en esta ocasión José Antonio Carretero y el rejoneador Juan Ramírez. No actúa ya en 1994, al menos en corridas de toros.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =