HISTORIA DEL TORERO

PEDRO GONZÁLEZ (El Venezuela)

Publicado el 10 de noviembre de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Santa Barbara (Zulia) el 20 de abril de 1951, que en sus primeros pasos por los ruedos utilizó el apodo de El Maracucho. Toreó por vez primera con picadores en su nación, el 8 de agosto de 1974, en Caracas, alternando con Óscar Silva y Adolfo Guzmán, y novillos de  Los Arangüez, el primero de los cuales se llamó Gitano. En España toreó por vez primera con picadores en Camas (Sevilla), el 25 de abril de 1976, con Pedro Mariscal, nano a mano, y en esta ocasión astados de don Felipe Bartolomé Sanz. Durante la temporada de 1976 actuó en cosos españoles en veinticinco novilladas, anotándose buenos triunfos como el alcanzado en La Roda de Andalucía (Sevilla), el 13 de junio, donde cortó un total de cuatro orejas y un rabo a las reses de Albarrán que le correspondieron. El siguiente 26 de septiembre alternó en Valencia con Terremoto y El Melenas en la lidia de ganado de García Romero y deja buen sabor de boca a aquella entendida afición. De regreso a su país toma la alternativa en su ciudad natal, el 21 de noviembre, de manos de Paco Camino, con el mexicano Cruz Flores de testigo de la cesión del toro Sangre Azul, número 40, con 450 kilos de peso en vivo, de la vacada de Reyes Huerta. Pese a derrochar valor y estar acertado en el segundo tercio, la crítica juzgó prematuro el doctorado. El 15 de enero de 1977 actuó en el Nuevo Circo, de Caracas, junto a Sebastián Palomo, Linares, y José María Dolls, Manzanares, con un encierro de Rocha y el siguiente domingo, día 22, lo hace en la feria de San Cristóbal (Venezuela) con astados de Abraham Domínguez en unión de Ángel Teruel y Paco Alcalde. El 27 del siguiente marzo fue su confirmación y fue herido de gravedad por el toro, llamado Gelo, que abrió plaza en la Monumental de México, del hierro de José Julián Llaguno, en presencia de Manuel Martínez y Eloy Cavazos. Continúa su actividad torera en cosos de su país, sin que falten los éxitos, como el logrado el 6 de mayo de 1984 en aquella Mérida al cortar, ante Eloy Cavazos y José Antonio Rodríguez, Campuzano, las dos orejas de su primer enemigo, del hierro de la vacada de Las Carboneras. El siguiente mes de diciembre no destacó en la Feria de La Chinita, de su natal Maracaibo, al enfrentarse a toros de la ganadería de Los Aranjuez, en presencia de sus compañeros de cartel Pedro Gutiérrez Moya, Niño de la Capea, y Tomás Rodríguez, Campuzano. Nuevamente en la Mérida venezolana logra un triunfo el 17 de febrero de 1985, cuando alternó con Gabriel de la Casa y José Ortega Cano en la lidia de un encierro de la vacada de Guayabita, ya que no solo desorejó a su primer oponente, sino que le entregaron el trofeo destinado a premiar la mejor estocada de aquella feria taurina. Muy poco toreó después de 1985. Solamente cinco corridas en 1986 y seis en 1987, ya que en 1988, el 18 de noviembre, en Maracaibo, en el único festejo en el que participó ese año, se despidió de los ruedos. Hizo el paseíllo con Christian Montcouquiol, Nimeño II, y Tomás Campuzano. El último toro que estoqueó como profesional se llamó Bravío, estaba herrado con el número 857, pesó 428 kilos y llevó el hierro de Tierra Branca.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 5 =