HISTORIA DEL TORERO

VÍCTOR SÁNCHEZ CERDÁ (Víctor Puerto)

Publicado el 3 de enero de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Madrid, el 29 de agosto de 1973. Es hijo del novillero y después banderillero Víctor Sánchez Puerto y sobrino del espada de alternativa Antonio Sánchez Puerto. Considerado sevillano, ya que a la capital del Guadalquivir se traslada cuando tiene solamente cuatro años, viste de luces por vez primera en Villanueva de Córdoba, en la parte seria del espectáculo cómico-taurino de El Bombero Torero, el 5 de agosto de 1988, aunque con anterioridad ya se había puesto delante de algún becerro. El primero, con el hierro de don Víctor Huertas Vega, lo había estoqueado en Cabeza rubias del Puerto (Ciudad Real), el 28 de julio de 1987. Se mantiene unos años actuando en festejos sin picadores, hasta que el 23 de marzo de 1991, en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), se presenta con ellos. Lo hace en compañía de David Parra y José Moreno para estoquear astados de Hijos de don Bernardino Giménez Indarte. Torea ese año, primero con los del castoreño, un total de dieciséis novilladas, incluida la del 19 de mayo en Nimes, en la que es su primera actuación en suelo galo. Alternó ese día con Erick Cortez y Chamaco en festejo matinal en el que se corrieron novillos de la divisa de Jandilla.

El resto de sus novilladas las torea en localidades próxima a Sevilla, su patria chica, de La Mancha o en los aledaños de Madrid, en donde ya se enfrenta con novilladas duras. En la temporada de 1992 cambia por completo el planteamiento de su campaña y después de torear en Hellín su primera novillada, el 23 de marzo, las siguientes cinco salidas a los ruedos lo son en cosos de segunda categoría, y cortan al menos una oreja en cada uno de ellos: Cáceres, Ciudad Real, Tarragona, Cuenca y Albacete. Torea en Orgaz (Toledo), el 7 de junio, y repite en Albacete siete días después, con oreja incluida, esta vez a cambio de ser herido de pronóstico leve. Repitió en Tarragona, con novillos de El Pizarral y salida en hombros, y antes de finalizar todavía entremezcla en sus paseíllos otro en Cuenca y uno más en Albacete, donde de nuevo es herido leve por un novillo de Torrealta.

La temporada de 1993 es la de sus presentaciones en cosos de primera. Su segunda novillada del año es en Barcelona, el 11 de abril, vestido de blanco y oro, donde hace el primer paseíllo con El Molinero y Daniel Granado para estoquear un novillo de don Antonio Doblas Alcalá y otro de doña Caridad Cobaleda Galache, por este orden. Se silenció su labor con Vistoso y se ovacionó su faena a Salinillo. Mejor fortuna tuvo en Madrid, donde se presenta el 1 de mayo, en la tercera novillada que estoquea ese año y en la que también era la tercera de la feria de la Comunidad. En Las Ventas viste de verde manzana y oro y desfiló junto a Jesús Pérez, El Madrileño, y Juan Carlos García. Su primer novillo, con el hierro de don José da Veiga Teixeira, se llama Coimbra, está herrado con el número 19, es negro de capa y pesa 445 kilos. Cuando terminó con él se le aplaudió. El segundo de su lote, Butano se llamó, perteneció al hierro titular de ese día, que era el de don Juan José González, y resultó ser un manso que creó muchos problemas y desarrolló sentido. Se la jugó Víctor, estuvo muy valiente, resolvió la papeleta con inteligencia y oficio y, como además dio algunas tandas muy buenas, el público consiguió que le otorgasen una merecida oreja de este Butano.

Repitió en Madrid en San Isidro, pero tuvo menos fortuna, aunque dejó ver que era un novillero con el que hay que contar para el relevo. Se le aplaude con un novillo de Alcurrucén de pedirse la oreja en el segundo de su lote, del hierro de Palomo Linares, da una vuelta al anillo. Sus dos siguientes paseíllos, en Albacete y Vallarta de San Juan, se salda con salidas en hombros, y el 4 de julio se presenta en Sevilla, con novillos de don Gabriel Rojas Fernández, y Juan Carlos García y Juan Antonio Cobo de compañeros, e idéntico resultado que en su última actuación de Madrid. El resto de sus actuaciones son en cosos de poca importancia, excepto el paseíllo de Manzanares, otro de Albacete, en cuyos cosos corta una oreja, y de su participación en la prestigiosa feria de novilladas de Arnedo. Ha sumado un total de veintitrés novilladas. Mucho más dilatada en cuanto a números de festejos en su campaña de 1994, en la que alterna en cincuenta y cinco novilladas, y encabeza, con nueve más que el siguiente, el escalafón de los de su clase. Difícil resumir temporada tan larga. La ha iniciado en San José de la Rinconada, el 6 de febrero, cortando cuatro orejas y un rabo a dos ejemplares de Guadalest. Ha triunfado, al menos por el resultado de salir en hombros, en Oviedo, Jaén y Albacete, por no nombrar nada más que cosos de segunda de los que ha salido de esa guisa.

Ha toreado en Madrid, en la feria de la Comunidad y en San Isidro, y también el 25 de septiembre. Lo ha hecho en Sevilla en el mes de mayo y se presentado en Valencia el 22 de ese mes, y corta una oreja a un ejemplar de Jaralta. Septiembre, la etapa final de su campaña, comienza en Sevilla, coso en el que corta una oreja el día 4 a un ejemplar, el segundo de su lote, con el hierro de don Ángel y don Juan Antonio Sampedro. Mención merece también su triunfo en Villa del Prado, feria importante, de la que se lleva tres orejas de astados de Bernardino Giménez. Pone punto final a esta larga temporada participando en la no menos carismática feria riojana de Arnedo. En 1995 toreó cuatro novilladas antes de tomar la alternativa. Se doctora, vestido de blanco y oro, de manos de Miguel Báez, Litri, quien, en  presencia de Jesulín de Ubrique, le cede la muerte del toro Maleado, número 29, negro de pinta, de 496 kilos de peso y del hierro de don Luis Algarra Polera, al que envía al desolladero del coso de Ciudad Real sin las dos orejas. Parecida suerte corre el segundo de su lote, que al destazadero llega sin una de ellas. La corrida se ha celebrado el 9 de abril y es el comienzo de una de las más esperanzadoras carreras del momento.

En apretado resumen, veo que sus actuaciones se pueden contar casi por el número de salidas en hombros, ya que en veintiuna de las veintiséis corridas que le anoto ha cortado al menos dos orejas. Para este joven matador no parece que exista el tan traído bache del paso de escalafón e insisto en que es una de las más firmes promesas del momento actual de la fiesta, basándome en que es un espada con el oficio muy bien aprendido, que torea magníficamente de capote y tiene, además, como virtud en el último tercio la del temple. Aunque se habló de su posible confirmación del doctorado en Madrid, concretamente en San Isidro, luego no llegó a anunciarse. Si así hubiese sido, probablemente su temporada hubiera transcurrido por ferias más importantes, ya que solamente actuó en cinco plazas de segunda, Ciudad Real –cuatro tardes–, El Puerto de Santa María, Albacete y Jaén, y fueron el resto de sus ajustes en cosos de menor importancia. El 28 de mayo de 1996 confirma su alternativa, de manos de Miguel Báez, Litri, y en presencia de Jesulín de Ubrique. El primero le cede la muerte del toro Cartuchero, de Puerto de San Lorenzo. A su segundo toro le corta las dos orejas, y abre a sí la puerta grande de Las Ventas, algo que vuelve hacer pocos días más tarde, el 1 de junio, y se proclama de esta manera máximo triunfador de San Isidro.

Esa temporada suma un total de 56 corridas de toros y cosecha éxitos en plazas como Alicante, Albacete, Almería, Bilbao… El 10 de abril de 1987 torea por primera vez en La Maestranza u lo hace dos tardes más, la última de ellas, el día 16, resultó cogido al recibir a su segundo toro a portogayola. Esa campaña estuvo llena de percances para Puerto, ya que resultó prendido o con lesiones  en los cosos de Madrid, Arlés, Alicante, Bayona, Zaragoza… Para colmo de males, en invierno viaja a América y allí contrae unas fiebres tifoideas. En el año 1998 suma un total de 61 festejos, y torea algunos de ellos con su tío Sánchez Puerto. Resulta triunfador de la feria de Pamplona. En 1999 hace el paseíllo en 64 ocasiones, para aumentar considerablemente el número de corridas toreadas en 2000: un total de 98 tardes. Corta oreja en plazas como Bilbao, Málaga o Salamanca. Triunfa en la plaza de toros de la Maestranza en la feria de San Miguel, donde corta dos orejas a su último enemigo de Gavira la tarde del 24 de septiembre.

Se encierra con seis toros en la feria de Otoño de Las Ventas, sin que la fortuna lograra acompáñelos. Ese año hace campaña americana, en que destaca su confirmación en la Plaza México el 19 de noviembre. En la temporada de 2001 suma un total de 77 festejos. Triunfa en plazas como Murcia, Alicante, Burgos, La Coruña, Santander, Logroño (donde sufre una cornada de 30 centímetros) o Sevilla, donde corta una oreja en la feria de Abril, y vuelve a salir en hombros en la feria de San Miguel el 30 de septiembre. Lidia 73 corridas en 2002, año en el que vuelve a esta presente en la feria de San Miguel sevillana, pero esta vez encerrándose en solitario con seis toros. El balance fue desigual y poco afortunado para el torero. 49 festejos torea en 2003 y 39 en 2004, diez menos que en la temporada del año 2005, en el que corta dos orejas a un toro de Victoriano Martín en Santander la tarde del 30 de julio. Pocos días más tarde, corta una oreja y da una vuelta al ruedo en Barcelona, el 7 de agosto. Culmina la campaña de 2006 con un total de 43 festejos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − once =