HISTORIA DEL TORERO

JUAN CARLOS GARCÍA DEL CAÑO

Publicado el 2 de octubre de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros y posteriormente banderillero, nacido en Jaén el 19 de septiembre de 1970. Sin antecedentes taurinos familiares, vistió por vez primera de luces el 15 de agosto de 1987, en Cazorla (Jaén). Dos años después se presentó con picadores en su ciudad natal, el 19 de octubre de 1989, con Joaquín Carrillo, El Nete, y José Andrés Navarro, El Andujano, con novillos de don Tomás Prieto de la Cal, y corta las dos orejas y el rabo del primero de su lote. Lógicamente, dado el inminente final de la temporada, solamente toreó esa novillada antes de que finalizara el año. En la campaña siguiente hace un buen número de paseíllos, todos ellos en plazas o localidades poco importantes desde el punto de vista taurino, si se exceptúa el que hizo en la novillada celebrada en Jaén, el 11 de junio, con Chiquilín y Chamaco y novillos de don Enrique Martín Arranz, y el que, en su última comparecencia del año, realizó  en Madrid, el 14 de octubre, para hacer su presentación en Las Ventas. Alternó con El Puchi y Javier Vázquez. Se lidiaron novillos de don Román Sorando Herranz y el primero que le correspondió en suerte se llamó Derretío, era negro de pinta y estaba herrado con el número 77 en su piel.

Pero esa correspondencia de suerte se convirtió en desgracia, ya que Derretío le corneó durante la faena de muleta, y le infirió una herida de veinte centímetros de profundidad en  el muslo derecho, además de varetazos en la pierna izquierda. Sin poder entrar a matarlo, tuvo que pasar a la enfermería, de donde ya no volvería a salir. Había sumado en esta temporada un total de diecisiete novilladas. La siguiente temporada de 1991 es más corta en contratos, ya que solo le anoté diez novilladas, entre ellas la de su presentación en Francia, en Hagetmau, el 5 de agosto. Vistió de verde y oro y alternó con  Manuel Caballero y Marcos Sánchez Mejías, y obtuvo un resonante triunfo al cortar una oreja a Violinista, el primero de su lote, y dos a Ricachón, que cerró plaza, ambos con el hierro de doña Rocío de la Cámara Ysern. También hay que destacar que su nombre ha empezado a sonar y con él se cuenta para dos de las más importantes ferias de novilladas, la de Villa del Prado y la de Arganda de Rey, en las que hace sus dos últimas apariciones No es mejor, cuantitativamente, la temporada de 1992, pues torea parecido número de novilladas, once en total, de las que cuatro son en Francia, arrancando en ese país, el 22 de febrero, en el coso de Nimes. Toreó una tarde en Salamanca y volvió  a estar presente en la feria de Arganda del Rey. La temporada más importante desde que comenzó va a ser la de 1993, no solo por el número de contratos, treinta y tres en total, y de ellos cinco en Francia, sino por el escenario de sus actuaciones. Su segunda novillada es en Madrid, el 19 de marzo, con bureles de Jiménez Pasquau, y Roberto Antolín y Romerito de compañeros, y corta la primera oreja en Las Ventas al segundo de su lote. Su entonada Actuación, una series ligadas y bien rematadas con la muleta y dos estocadas, una a cada novillo fueron sus méritos para esa oreja y la petición que se haría de otra en el primero. La tercera novillada del año es en Andújar, y la cuarta y la quinta, de nuevo en Madrid. La primera en la feria de la comunidad y la segunda en San Isidro, el 10 de mayo, con otro importante triunfo, que le vale la oreja del segundo de su lote, con el hierro de don Manuel Martín-Peñato. Torea después en Valladolid y Vic-Fezensac, y otra vez, el 10 de junio, se presta para hacer un nuevo paseíllo en el coso de la calle de Alcalá, el cuarto desde que empezara el año vez a un ejemplar de Puerto de San Lorenzo. Luego Jaén y Sevilla, donde se presenta el 4 de julio, con Víctor Puerto y Jua Antonio Cobos, para lidiar novillos de don Gabriel Rojas Fernández. Este año torea en las cuatro ferias más destacadas de novilladas. En Villa del Prado, Arganda del Rey y Algemesí abandona la plaza en hombros, y solo en Arnedo, herido además por un novillo, no puede redondear la tarde.

Despide la temporada en Madrid, el 29 de octubre, en su quinta comparecencia ante esa afición. La temporada de 1994 es más corta en festejos. Comienza en Nimes, el 10 de abril, después se presenta, el 24 de mismo mes, en Barcelona, y el 29 en Bilbao, para a continuación torear en Madrid, el 1 de mayo donde corta la primera oreja de la campaña a un novillo de Barcial. Torea en Granada al 30 de mayo y ya no vuelve a vestirse de luces hasta el 6 de agosto, en Bayona, a causa de un accidente de circulación que tiene el 15 de mayo, cuando se dirigía a Yecla. Sufre un fuerte esquince de tobillo, que le hace perder varios contratos, entre ellos el ajustado para la feria de San Isidro. Como cada año, interviene en la feria de Arganda del Rey y obtiene un rotundo triunfo con la novillada de don Joaquín Buendía Peña, ya que corta las dos orejas al primera de un lote y le permite salir en Hombros. En Madrid hace un paseíllo más el 11 de septiembre, sin demasiada fortuna, y cierra el año en Zaragoza, como en el que se presenta el 10 de octubre. A comienzos de la temporada de 1995, después de participar en  dos festejos, se despide de novillero en Pegalajar, el 19 de marzo, alternando con El Palestino y el rejoneador Javier Buendía, para matar dos novillos de la ganadería Rancho El Toreo. Unos días después, el 9 de abril, vestido de blanco y oro, recibe la alternativa en Jaén, de manos de Ortega Cano, quien, en presencia de Enrique Ponce, le cede la muerte del toro Malandao, marcado con el número 13, colorado y bragado de pinta, de 473 kilos de peso y del hierro de don Jerónimo Martínez Moreno, al que corta una oreja. Las dos se lleva del que cierra plaza, y sale a hombros de ella en la tarde más trascendental de su carrera. Este doctorado no tarda en confirmarlo en Las Ventas, coso al que acude para ello el 2 de julio. Vestido de blanco y oro, con golpes rojos, es confirmado por Pepín Jiménez, quien, en presencia de Miguel Rodríguez le cede la muerte de Castellano, número 54, negro, listón, chorreado, bragado y meano, de 526 kilos, con el hierro de La Cardenilla, que ha sustituido al titular de Cernuño, devuelto a los corrales. Ha intervenido en diecisiete corridas de toros en 1995. Queda el regusto de sus actuaciones en Madrid, donde a pesar de las pocas corridas que ha toreado se ha mostrado como torero muy hecho, sobrio y clásico y con un interés, ahora poco usual, de hacer todas las suertes con pureza. Dos vueltas dio la última tarde en la feria de Otoño, con un toro portugués de don Ernesto Louro de Castro y otro de La Cardenilla. Puso fin a su temporada con un sonado triunfo en Jaén, con un astado de don José Luis Osborne y otro de don Francisco Javier Araúz de Robles, a los que cortó cuatro orejas y un rabo. En torno a una quincena de actuaciones suma en cada una de la posteriores campañas. La tarde del 20 de junio de 1999 torea en Las Ventas y da una vuelta al ruedo a la muerte de su segundo toro, de la ganadería de Monteviejo. Vuelve a anunciarse en la plaza madrileña el 25 de julio sin tener mayor fortuna. En el mes de octubre actúa en tres ocasiones en la plaza de su ciudad, y registra destacados triunfos. Siete corridas firma en el año 2000, casi todas ellas en cosos franceses. A partir de la siguiente temporada, solamente hace el paseíllo en la plaza de Jaén para desaparecer de las estadísticas  en el año 2003, en que decide hacerse banderillero. Debutó el 24 de julio toreando con Murillo Márquez. Actúa suelto, pero siempre tiene su hueco en las cuadrillas de José Ignacio Ramos, Paco Ureña y Oliva Soto, El 6 de agosto de 2006 sufrió una fuerte cornada en el muslo en la plaza de Madrid.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + ocho =