HISTORIA DEL TORERO

ROBERTO MIGUEL SASTRE AYALA

Publicado el 27 de enero de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Guadalajara, el 10 de enero de 1967, hijo del antiguo espada Roberto. En los carteles utiliza únicamente su nombre compuesto, sin añadidura de ningún apellido. El 27 de marzo de 1983 corta una oreja a un astado de la vacada de La Playa en presencia de Antonio do Carmo en Nuevo Laredo y el siguiente 15 de mayo agrada su labor en la misma localidad azteca cuando alterna con Valente Arellano y José Luis Méndez en la lidia de ganado de la divisa antes citada. También es ovacionado su quehacer el 12 de junio del mismo año en Huamantla, al torear novillos de los hierros de Piedras Negras y Coaxamalucán ante el mencionado Valente Arellano y Julio Sánchez, mientras corta las dos orejas de un cornúpeta de La Playa el posterior 24 de julio en San Buenaventura, con el repetido novillero puntero Valente Arellano de compañero de Cartel.

Ya en 1984 triunfa, con corte de una oreja, el 29 de enero en Reynosa y con un centenar de festejos en su haber se presenta el 15 de julio en la plaza Monumental de la capital azteca. En Nogales le vieron lucirse los días 3 y 28 de octubre en sendas corridas mixtas en las que participó el espada norteamericano Diego O`Bolger. La alternativa la tomó en la ciudad indicada, el 16 de septiembre de 1984. El padrino fue Eloy Cavazos en el Coliseo de Torreón y completó el cartel Jorge Gutiérrez. Los toros fueron de don Javier Garfias y el del doctorado se llamó Juan Palomo. En Diciembre de 1985 interviene, en unión de Antonio Lomelín, en una corrida que tendría lugar en una plaza portátil instalada en Tonalá, en la que se produjo el hundimiento parcial de los tendidos con la consecuencia de producirse numerosas víctimas, una de ellas el padre del torero que presenciaba el espectáculo y resultó con diversas fracturas. También puede ser calificada de aciaga su actuación del 26 de enero de 1986 en la Guadalajara de Jalisco, cuando alternó con Alfonso Hernández, El Algabeño, y Fermín Vioque en la lidia de un encierro de la vacada de Santacilia, pues tras ser abracado y multado por su labor con su primer enemigo, daría una vuelta al anillo tras dar cuenta de su segundo, pero al encararse con el público es detenido y, pasajeramente, encarcelado. Cuatro toreó en 1987, y a partir de este año el número de contratos aumenta considerablemente. Veintiséis paseíllos hace en 1988, veintinueve en 1989, alcanza cuarenta y nueve en 1990 y la cifra más alta, hasta el momento, en 1991, con sesenta corridas. En 1992, año que alterna en treinta y seis, confirma la alternativa, el 8 de marzo, de manos de Jesús Solórzano, en cartel que completa Alfredo Lomelí. Se lidian toros de Real de Saltillo y el que le cede su padrino se llama No me niegues, tiene el número 56, es negro listón y bragado y pesa 496 kilos. Tras una faena valiente, que emborronó con la espada, tuvo que salir a saludar al tercio. Veintitrés corridas toreó en 1993 y 1994, y cuando finaliza agosto de 1995 lleva realizados quince paseíllos. Torea en 1991 en Ecuador, donde goza de buen cartel, sobre todo después de sus éxitos en las ferias de Ambato, Valencia, Ibarra y San Miguel de Bolivia.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − cuatro =