HISTORIA DEL TORERO

HÉCTOR SAUCEDO GALINDO

Publicado el 27 de enero de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros mexicano, nacido en Ramos de Arizpe, estado de Coahuila (México),  en 1928. Tomó la alternativa el 27 de noviembre de 1949, en la ciudad de Monterrey, estado de Nuevo León (México), al cederle Fermín Rivera el toro primero del hierro de Golondrinas que se lidió aquella tarde, en presencia de Ricardo Torres. Falleció, víctima de un accidente de aviación, el 25 de marzo de 1954. Refiere el extinto cronista, don Ángel Villatoro, en su «Antología Taurina Mexicana«, que << Héctor Saucedo, tiene en 1952 su época de mayor apogeo. Tales son sus triunfos por los estados, que la empresa de la capital le ofrece contratos, que él rechaza. Toma la alternativa en el interior, sin confirmarla en el Distrito Federal. Era valeroso y artista y, en lo personal, muy extraño en su comportamiento. A veces se dejaba la barba como un ermitaño. Muchas tardes salía a torear sin el añadido y con medias de un color rosa muy subido. Mataba con decisión y era muy artista con el capote. Era simpático, aunque a veces caía en extrañas ausencias. Murió en Monterrey a consecuencia de un accidente de aviación, cuando se dirigía a dicha ciudad para tomar parte en una corrida. >> El miércoles 26 de enero de 2011, el prestigiado Diario de Coahuila publicó una editorial del cronista Miguel Ángel Tovar titulada «Un Torero con Historia«, anotando que Héctor Saucedo Galindo tomó la alternativa como matador en el Coliseo de Monterrey, la tarde del 27 de noviembre de 1949, acompañado por el padrino Fermín Rivera y de testigo Ricardo Torres, para lidiar al toro «Muñeco«, número 44 de la ganadería Golondrinas. Murió en un accidente de aviación el 25 de marzo de 1954 al regresar de Nogales, Sonora. Se le recuerda sobre todo con mayor insistencia en estas fechas, pues se aproxima el LVII aniversario luctuoso. Valdemar Saucedo Galindo, hermano de Héctor, menciona que fue un torero completo. «Ponía banderillas y sabía ser variado con el capote y la muleta. Realizaba el toreo con esencia, con base en temple, mando y mucha valentía», refirió. «Su época de novillero la hizo de 1946 a 1949 y actuó como matador de toros de 1949 a 1954. Así, pues la familia vivió intensamente la fiesta durante 9 años.” Valdemar con mente fotográfica dice que el cerro denominado «La Pandura del Oso«, ubicado muy cerca del antiguo aeropuerto de Monterrey, fue en donde ocurrió el accidente. «Yo fui el primer civil que llegó al sitio del accidente, ya estaba ahí la Cruz Roja y el Ejército. A la una de la mañana nos avisaron en la casa de Monterrey, unas personas preguntaron por Armando el apoderado de Héctor y dijeron que el avión no aparecía. Llegamos al aeropuerto y nos encontramos con Bobby Arreola y Francisco Villarreal, se comentó que en la torre central del aeropuerto se le avisó al piloto que diera una vuelta, mientras salía uno de Mexicana de Aviación y en el intento de retomar la pista vino la tragedia», añadió. «Desde abajo del cerro nos dimos cuenta de que no era fácil llegar al lugar en donde estaba el avión, sin embargo llegué junto con mi hermano Román y 2 periodistas. Aproximadamente a la distancia de 2 kilómetros vi que el avión estaba humeando, me acerqué corriendo y el primer cuerpo que vi boca arriba era el de Héctor, de la cintura para abajo estaba quemado. Al llegar horas después un helicóptero al bajar ocasionó fuertes vientos y las piernas de Héctor y un brazo se volaron, así pues por ese motivo fue sepultado medio cuerpo con un brazo. Hice una oración y me regresé para empezar a bajar, no dije nada a mi hermano Román, pues se trataba de un momento muy difícil. De pronto éste se fue a Monterrey y yo tuve que empezar a buscar cómo llegar a casa, al hacerlo me encontré con una multitud en las calles de Allende y Juárez. La afición, familiares y amigos querían enterarse.” Valdemar comentó que Héctor nació en el centro de la ciudad. Calle Ramos Arizpe y Mina. «Mi padre ahí tuvo una tienda de abarrotes. Finalmente, Valdemar explicó que para él ha sido muy grato haber formado una peña taurina y estructurar un museo en honor de su hermano. La fiesta brava forma parte importante de su vida, ha sido presidente del patronato de la Plaza Fermín Espinosa «Armillita«, ganadero y empresario.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 − uno =