HISTORIA DEL TORERO

ÓSCAR ROBERTO YÁNGÜEZ GONZÁLEZ (El Millonario)

Publicado el 8 de abril de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Madrid el 11 de mayo de 1972. Es hijo del banderillero Clemente Yángüez, El Millonario, de quien ha heredado el apodo con el que actuó hasta poco antes de hacerse matador de toros y la vocación taurina. Ha sido alumno de la Escuela de Tauromaquia de Madrid. Vistió de luces por vez primera en Nombela (Toledo), el 7 de julio de 1988. Durante dos años se fue curtiendo en festejos de promoción, hasta que hace su debut con picadores el 15 de julio de 1990, en Torrevieja (Alicante), alternando con Óscar Díaz, El Trueno, y Pepín Liria en la lidia de novillos de Aldea Quemada. Solamente tres festejos vestido de luces toreó ese año. La Temporada siguiente, que comienza en Catral, el 2 de febrero, es la de su presentación en Las Ventas, de Madrid. Es en la tercera novillada en la que alterna esa campaña, el 10 de marzo, con novillos de El Jaral de la Mira y con Ángel Martínez y Joaquín Díaz como compañeros de cartel. Le corresponde lidiar en primer lugar el novillo Escopetero, herrado con el número 14 y negro bragado y meano de capa. Vistió El Millonario de plomo y oro. Con este novillo, con el que se estiró con lucimiento en los lances de recibo, poco picado por lo que se vino arriba, no pudo lucirse, ya que la encastada repetición de las embestidas no pudieron encontrar el sosiego suficiente. Estuvo mejor con el que cerró plaza, aunque la falta de continuidad, por lo tardo de este novillo, en la faena enfrió un poco al tendido. Se le ovacionó a pesar de matar con una estocada algo caída. Torea bastante el resto de la temporada, hasta alcanzar un total de treinta novilladas, una de ellas en Francia, la primera en la que en aquel pís interviene.

Es la que pone fin a su campaña de 1991 y se celebra en Arlés, el 27 de octubre. Alterna en corrida mixta con El Yaracuy y el novillero Gilles Raoux, que hacía su presentación con los del castoreño, matando cada uno de los novilleros un ejemplar de Hubert Yonnet, ya que el festejo se suspendió tras la muerte del cuarto astado que saltó a la arena. En 1992 desciende el número de contratos a dieciséis y a excepción de una tarde en Cáceres y de su paso por la feria de Villa del Prado (Madrid), el resto de los contratos los ajusta en plazas de escasa importancia. Su última campaña de novillero es la de 1993. Torea con el nombre de Roberto Antolín, mezcla de su segundo nombre y del segundo apellido de su padre, y se despide de novillero en El Álamo (Madrid), el 14 de septiembre. Hace el paseíllo con José Luis Gallego y Alejandro Moreno, que se presentaba con los del castoreño. Los novillos pertenecen al hierro de don Domingo Hernández, al primero de los cuales cortó una oreja. Ha sumado once novilladas, entre ellas la de su presentación en Barcelona, el 23 de mayo. Se doctora en Tauromaquia el 5 de septiembre, en Palencia, de manos de David Luguillano, quien, en presencia de Manolo Sánchez, le cede el toro Banquero, número 68, negro bragado, de 506 kilos y perteneciente a la ganadería de don Joäo Branco Nuncio, al que corta las dos orejas.

Vistió de blanco y oro. Dos corridas más, en Algete y Las Rozas, torea antes de que finalice su primera campaña, aunque parcial, de matador de toros. Este matador, que se entrega cada tarde e intenta que el público se divierta con su toreo, no ha encontrado, todavía, una plaza de importancia que dé resonancia a los éxitos que en otras obtiene. Su primera temporada completa de matador de toros, la de 1994, en la que hace solamente ocho paseíllo, está jalonada de importantes triunfos, ya que cada tarde, menos la primera, obtuvo algún trofeo, y en cinco de ellas salió en hombros del coso. Pero no le sirven para aumentar el número de contratos en la siguiente, que permanece inalterable. El 26 de agosto de 1998 confirma en Las Ventas con Argustón, de Louro Fernández de Castro, toro negro de 567 kilos, en un cartel completado por Rui Bento Vásquez y Juan Cuéllar. Debido a la dificultad por conseguir contratos, emprende viaje a América donde consigue actuar en algunas plazas de toros, especialmente en los primeros años del siglo XXI. Así, el 9 de febrero de 2003 confirma en La México. Mariano Ramos, con El Conde como testigo, le cede la lidia de Trapecista, un entrepelado de 472 kilos, de la ganadería de San Marcos, con el que el español logra dejar buenas sensaciones, lo que le sirve para actuar en plazas de la zona y de otros países americanos, a la espera de conseguir que Las empresas españolas confíen en él. En estos años alterna su presencia en plazas españolas con un buen número de actuaciones en plazas americanas. En 2006 actuó en dos corridas en España, siendo una la del 27 de agosto en Las ventas, sin suerte con el ganado.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + nueve =