HISTORIA DEL TORERO

JOSÉ LUIS VEGA FERNÁNDEZ (Joselito de Vega)

Publicado el 16 de marzo de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros. Nació en Mora (Toledo) el 30 de agosto de 1969. Su afición se despierta cuando solo tenía ocho años, edad a la que da sus primeros capotazos en una capea en Villaminaya (Toledo). El 26 de mayo de 1983, en Orgaz (Toledo), debuta como becerrista, contabilizando ese año nueve actuaciones, número que se incrementa hasta catorce en 1984, la mayoría por los pueblos de Toledo y Ciudad Real. En 1985 ingresó en la Escuela de Tauromaquia de Madrid, recibiendo enseñanzas de Joaquín Bernadó y Joselito de la Cal, actuando ese año en catorce becerradas y dos novilladas sin caballos. Su Primer vestido de luces lo estrena en Ventas de Peña Aguilera (Toledo), el 25 de septiembre de este año. Durante la temporada de 1986 ha logrado muy buenos resultados en modestas funciones celebradas en cosos de su provincia, incluido el de su patria chica, en cuyas ferias y fiestas patronales cortó los máximos trofeos. Continúa su preparación y en 1987, como se señalaba en una de las reseñas apuntadas, se le ve en Las Ventas, el 1 de mayo, todavía sin caballos. Uno de sus compañeros fue Carlos Neila, y no Leira, como allí se decía. Pisó el albero de la plaza de Las Ventas, de Madrid, en corrida sin picadores, el 1 de mayo de 1987. Alternó en tal oportunidad con Vicente Pérez y Carlos Leira en la lidia de un encierro de la ganadería de Nicolás Mateo. Sus momentos más logrados lo llevó a efecto en la lidia del eral que abrió plaza, del que le concedieron una oreja. Hace su debut con picadores el 2 de mayo de 1987, en San Vicente de Raspeig (Alicante), con reses de don Ramón Sánchez y Hermanos y acartelado con el novillero Ramón Escudero y el rejoneador Ginés Cartagena. No mató ningún novillo al resultar cogido por su primero. Con otra actuación más, el 18 de septiembre, en su localidad natal, termina su primera campaña de novillero con picadores. En 1988 interviene en seis festejos con picadores, todos ellos en plazas próximas a su localidad de nacimiento, y en 1989 no logra superar los dos paseíllos, ambos en Mora. En 1990 interviene en siete festejos con los del castoreño, entre ellos el de su presentación en Madrid, el 1 de mayo, alternando con Antonio Posada y Víctor Manuel Blázquez en la lidia de novillos de la ganadería de don Alonso Moreno de la Cova. El ejemplar que lidia en primer lugar se llama Escamillo, está marcado con el número 44 y es negro bragado y meano de pinta. El peor lote, los novillos estuvieron por debajo del prestigio que tiene este hierro, le correspondió a José. Estuvo, no obstante, decoroso con un rajado sexto que tampoco estaba sobrado de bravura. Repitió en Madrid el 244 de junio, con Antonio Manuel Punta y Julián Zamora, pero de nuevo el ganado, esta vez de don José Luis Pereda García, se encargo de que no pudiera lucir sus condiciones. El resto de la temporada, como la anterior, hasta sumar siete novilladas con picadores, transcurre por la región central, en plazas de escasa importancia. Doce novilladas torea en 1991, dos de ellas en Madrid, los días 20 de junio y 22 de septiembre, consiguiendo dar una vuelta al ruedo en la primera de sus comparecencias. El resto de su campaña es de características parecidas a la anterior. Diez novilladas torea en 1992, despidiéndose del escalafón el 12 de septiembre, en Casar rubias del Monte (Toledo), con Rodolfo Núñez de compañero en la lidia de cuatro novillos de don Mariano García de Lora. Seis días después, el 18 de septiembre, vestido de verde manzana y oro con cabos negros, toma la alternativa en su pueblo natal, de manos de José Antonio Campuzano, quien le cede la muerte del toro Caldereto, marcado con el número 42, negro de capa y perteneciente a la ganadería de don Juan Luis Fraile. Completaba la terna el diestro Vicente Ruiz, El Soro. Obtiene un importante triunfo, cortando las orejas del toro de la ceremonia y las dos y el rabo del sexto, del hierro titular de don Manuel Martín-Peñata. Con este único festejo mayor remata su temporada de 1992. con una actuación en Fonseca, el 6 de mayo, y otra en Mora, el 18 de septiembre, en la que corta tres orejas, se salda su temporada de 1993. La siguiente campaña, la de 1994, es idéntica a la anterior. Una actuación en Villacañas y otra en su pueblo natal es el balance final. Merece más oportunidades este todavía no ha podido demostrar en plazas de las que luego puede sacarse rentabilidad a los triunfos. Su poca suerte en Madrid seguramente influyó en su carrera.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =