HISTORIA DEL TORERO

ARTURO VILLA PÉREZ (El Villano)

Publicado el 29 de marzo de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Santiago de Cali (Colombia) el 29 de diciembre de 1949. Fue bautizado con ese apodo por el periodista José Pardo Llada, no en sentido peyorativo, sino como persona vecina de una villa, que durante la temporada de 1976 tomó parte en una docena de festejos económicos en ruedos españoles. El 2 de mayo corta dos orejas de su primer enemigo, de la divisa de Gabriel García, en Colmenar de Oreja (Madrid). Triunfo similar logra el siguiente 7 de junio en Navas de Oro (Segovia). Al término de tal campaña le fue entregado un trofeo por la Peña Taurina Coruñesa destinado al mejor novillero que actuara en cosos gallegos.

Parece en condiciones para intervenir en corridas de mayor categoría. Durante la temporada española de 1979 intervino en cuatro novilladas con picadores, apuntándose triunfos muy relevantes, como el del 5 de agosto en Nerja, donde cortó un total de cuatro orejas y un rabo de astados de la ganadería de Puerta Hermanos, o el del 9 de septiembre en Torrenueva, al llevarse las dos orejas y el rabo de su primer enemigo, de la vacada del marqués de Villamarta. Luciano Núñez y Mariano Ramos en el primer caso y Felipe González y Saturnino Morilla, Rubio de la Puebla en el segundo fueron sus compañeros de cartel. Vistió de luces por vez primera en la plaza de La Macarena de Medellín, alternando con Jairo Antonio Castro, Emerson Murillo, Óscar Gil, Oscarín y Enrique Calvo, el Cali. De nuevo en su patria, recibe la alternativa, el 27 de diciembre de ese año de 1979, en la plaza Cañaveralejo, de Cali, de manos de Francisco Rivera, Paquirri, quien, en presencia de José María Dols, Manzanares, le cedió la muerte de un astado de la divisa de El Rocío. Buena parte del año 1980 la pasó toreando en cosos de los estados mexicanos.

Un año más tarde, el 28 de febrero de 1980, confirmó su doctorado en Bogotá con un astado de Achury Viejo, esta vez de manos de Manuel Benítez, el Cordobés, con Sebastián Palomo, Linares, en el cartel. Otra vez en Colombia logra alguna notable actuación, como la del 1 de febrero de 1982 en Armenia, al serle entregadas una oreja de cada uno de los toros que formaron su lote, del hierro de Vistahermosa, cuando alternó con Dámaso González y Pepín Jiménez. El 9 de diciembre de 1985, en Cali, corta una oreja de una res de la vacada de Ambato, en presencia de sus compañeros Francisco Ruiz Miguel y Víctor Mendes y del rejoneador Andrés Vélez. En La Rinconada fue herido de alguna consideración, por un burel de la divisa de González Caycedo, el 20 de agosto de 1983. En un buen banderillero, con valor y afición, que destacó en la feria caleña de 1988-1989, temporada que sumó, como en la anterior, seis corridas, En las siguientes campañas, 1989-1990-1991, alternó en dos cada una de ellas, no contándome que volviese a vestir de luces.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + quince =