HISTORIA DEL TORERO

JOSÉ JIMÉNEZ ALCÁZAR (Pepín Jiménez)

Publicado el 18 de diciembre de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros, nacido en Lorca (Murcia) el 9 de septiembre de 1961 que debutó de luces el 8 de mayo de 1977 en Cartagena, donde se lidiaron 5 novillos de J. Sánchez Tabernero, compartió cartel con la rejoneadora “Begoñita” , las señoritas toreras “Carmela” y “Carmencito Murcia”, y el novel “Joselito”. Con los del castoreño debutó el 18 de mayo de 1979, también en Cartagena, en esta ocasión las reses fueron de Lorenzo y Alejandro García, le acompañaron en el paseíllo Juan Antonio RuizEspartaco” y Manuel RodríguezEl Mangui”. Pepín cortó tres orejas a sus novillos. Este año torea en 19 ocasiones y 21 al siguiente, incluido el 2 de agosto en Alicante, donde resultó herido en la mano derecha por un astado de “Viento Verde”. Se apunta un bonito éxito al presentarse en la plaza de Las Ventas, de Madrid, el 18 de mayo de 1981, y cortar una oreja de su segundo enemigo, tras haber dado una vuelta al anillo en su primero. Repite el inmediato día 28 para alternar con Fernando Rivera y José CuberoYiyo”, siendo ovacionado en su primer novillo, de la divisa de Flores Albarrán, pese a haber escuchado dos avisos al fallar con los aceros, es cogido por su segundo al entrar a matar por tercera vez, teniendo su cuadrilla que dar una vuelta al ruedo a pesar de sus deficiencias con el estoque. Su alternativa tiene lugar en Murcia con fecha del 5 de septiembre de 1981, al cederle muleta y estoque Paco Camino, en presencia de Dámaso González. Se corrió un encierro de Juan Pedro Domécq con un remiendo de “Río Grande”, y el neófito doctor en Tauromaquia consiguió cortar un apéndice a cada uno de sus oponentes. El toro de la ceremonia se llamó “Supuesto”,de Juan Pedro Domécq, nº 1, colorado, con 517 Kg. Le repiten en Murcia dos días más tarde y es corneado en el muslo derecho por un toro de Félix Cameno, ante sus compañeros José María Manzanares y Emilio Muñoz. Cerró el año con treinta y siete novilladas y catorce festejos mayores en su contabilidad, y marcha a tierras hispanoamericanas, para que le vieran actuar públicos venezolanos y colombianos. Confirma su alternativa en la madrileña feria de San Isidro , el 21 de mayo de 1982, actuando Rafael SotoRafael de Paula” y Vicente RuizEl Soro”-que también confirmaba ese día- de padrino y testigo respectivamente, de la ceremonia. Al Pepín le correspondió confirmar con el toro “Espartidor”, negro zaíno, número 62, 538 Kg. de la divisa de Marqués de Domécq y otro de la de Juan María Pérez-Tabernero, alcanzando sus momentos mas logrados con éste último, con el premio de una vuelta al anillo. Se ciñó esta temporada en 30 ocasiones la taleguilla bordada y tan solo en once ocasiones en 1983. El 30 de julio de1984 gana tres orejas y un rabo de ejemplares de Diego Garrido, en Calasparra. Participó ese año en otras once ocasiones, que ascendieron rápidamente a las treinta y una en 1985, meritoria y trabajada subida de un diestro que todo lo daba con el fin de complacer al respetable. Marcha en el invierno de 1985-86 a Perú para intervenir en corridas celebradas en aquellos pagos y el 2 de abril de 1986 se encuentra nuevamente en el coso de Murcia para enfrentarse a pupilos del hierro de “Jandilla”, en función televisada en directo, en la que asimismo tomaron parte sus paisanos Ortega Cano y Manuel Cascales. Los televidentes de España entera pudieron comprobar cómo le eran concedidas tres orejas en tal coyuntura. Intervino en este 1986 en veintisiete corridas y en catorce ocasiones lo hizo en 1987. En la siguiente de 1988, torea también muy poco, concretamente diez corridas de toros, todas ellas en España, apostando por Madrid, coso en el que hace tres paseíllos, dejando constancia de su buen toreo, aunque no cortase orejas. Todavía más corta que la anterior es la temporada de 1989. Solamente torea ocho tardes, una de ellas en Madrid y el resto, excepto sus participaciones en las ferias de Almería y Murcia, en cosos de poca relevancia. Igual número de festejos contrata en 1990, temporada en la que madruga, ya que el 11 de febrero hace el primer paseíllo en Valdemorillo. Dos tardes torea en Madrid, el 22 de julio y el 12 de octubre, y en ambas da la vuelta al ruedo en uno de sus toros. Tampoco torea mucho en 1991. Solamente un festejo mas que en 1990. Las dos primeras actuaciones son en Madrid, pero ni en la primera, el 29 de marzo, que la desluce completamente el viento, ni en la segunda, con el mal lote de Fermín Bohórquez, puede redondear el éxito que necesita. El momento triste de su temporada ha estado en Sevilla, coso en el que actúa el 14 de agosto, con Pepe Luis Vázquez y Enrique Ponce, en corrida nocturna, en la que es herido en su segundo galache, no pudiendo estoquear nada más que un toro. A esta tristeza se une la alegría de haber cortado la oreja del primero y de su actuación en el que le cornea, de la que da idea el hecho de que la cuadrilla tiene que dar la vuelta al ruedo cuando el toro dobla. En 1992 vuelve a sumar sólo nueve corridas de toros. Quizás le falta el triunfo sonoro de Madrid, plaza en la que se le respeta y admira, pero en la que en tres tardes no consigue dar ni una vuelta al ruedo. Su primera corrida de las siete que mata en 1993, es el 4 de abril, en Madrid, con Dámaso González y Javier Vázquez, -que tomaba la alternativa- de compañeros. En su lote, un ejemplar de D. José Vázquez, el primero, al que cortó una oreja, y otro de D. Gabriel Hernández Pla. La temporada de 1994 es como las otras precaria en número de contratos y en éxitos. Arrancó la campaña de 1995 el 15 de abril, en Cieza (Murcia), con una corrida de El Torreón, enviando su segundo astado al desolladero sin las orejas. No vuelve a enfundarse el vestido de seda hasta su primer paseíllo en Madrid, de los cinco que en total hará en el año en Las Ventas, el 4 de junio, en la vigésima tercera corrida de la Feria de San Isidro, para matar un lote de los Sres. Hros. de D. Román Sorando Herranz. Viste de Berenjena y oro, teniendo que estoquear tres toros por la impresionante cogida de “El Tato”. Ha completado el cartel El Madrileño. A su segundo lo toreó francamente bien al natural, con un gusto exquisito y con una elegancia que ya no es frecuente. Cortó una oreja en este ejemplar y el conjunto de su actuación tuvo aromas de otros tiempos. Su tercer paseíllo del año es de nuevo en Madrid, el 2 de julio, sin duda como compensación a su actuación del mes anterior, y se enfrenta con un ejemplar del hierro de La Cardenilla y con otro del hierro de Cernuño, en el que se le ovaciona. Vuelve el día 15 a Las Ventas, esta vez con Luis Francisco Esplá y Juan Carlos García, matando un ejemplar del Sr. Conde de la Maza y otro de don Antonio Pérez de San Fernando, sin que el éxito de su primer día se repita, pero dejando constancia de su excelso arte y mando. Basada la temporada en Madrid, solamente pisa otro coso de primera categoría, el de la Monumental de Barcelona, el 10 de septiembre, siendo el resto de sus actuaciones en localidades de escasa relieve taurino. En Madrid está anunciado en la segunda corrida de la Feria de Otoño, el 27 de septiembre, para matar un lote de tres toros de Aldeanuela y otros tres de D. Victoriano del Río Cortés, en compañía de Curro Romero , que luego sería sustituido por José Ignacio Sánchez y Finito de Córdoba. Luego se lidiaría una corrida completa del segundo de los hierros citados. En su primero realiza una faena honda, gustándose y gustando, inspiradísima, en la que sobresalieron dos tandas, una por cada pitón, y un monumental pase de pecho mirando al tendido que hizo brotar el olé más sentido que se ha escuchado en las últimas temporadas venteñas. ¡Qué aroma tuvo la faena! ¡Que fragancia la que dejó en Madrid este maestro murciano! Cobró una merecida oreja y lo que para el torero fue aún mayor recompensa, la sustitución al día siguiente del lesionado Rafael Camino. Esta vez con toros de Los Bayones, de los que solamente mata al segundo, ya que el primero de su lote es sustituido por un sobrero de don Ernesto Louro Fernández de Castro, volviendo a dejar pinceladas de su arte, pero sólo eso, en una tarde en la que debió arrear más. Cierra la temporada en Huescar, el 22 de octubre, en la que es la decimoséptima corrida del año. Falto de regularidad, eso no puede negarse, ha dado en Madrid los mejores muletazos de toda la temporada y el mutuo idilio con el público madrileño ha quedado intacto de cara a la siguiente temporada. En 1996 hace 9 paseíllos, cuatro de ellos en Madrid, donde le cortó una oreja al toro con el que cerraba la temporada, el 6 de octubre y que llevaba el hierro de Don Joaquín Buendía. Este año cortó un total de 11 orejas. Este año resultó cogido de gravedad, en Murcia al entrar a matar a su segundo toro después de haberle cortado las dos orejas a su primero. En 1997 eleva a 24 las tardes en las que se enfunda la taleguilla. Obteniendo notables éxitos en Calasparra, Murcia Lorca y Abarán. En Madrid torea cuatro tardes siendo ovacionado las tres primeras y de nuevo cortando una oreja al sobrero de Astolfi que hizo cuarto, ante el cual el murciano plasmó una importante faena pletórica de detalles de su mejor toreo, con las zapatillas juntas, de frente, solemne, con el que mantiene vivo el romance con el público de Las Ventas. Este año cortó un total de 30 orejas y dos rabos. El 8 de marzo de 1998 abre su temporada en la localidad almeriense de Huercal Overa siendo ovacionado. En su siguiente actuación, el 12 de abril cosecha su primer éxito de la temporada. Fue en Murcia con toros de Buenavista, acompañado por Ortega Cano y Pepín Liria. El de Lorca le cortó tres orejas a su lote con el que dejó emanar su inspiración, especialmente en su primero, ante el que llegó a acostarse en la cara, en espectacular desplante que parte del público no supo apreciar. Esta temporada se vistió de luces en 9 ocasiones, cortó 12 orejas y 1 rabo. La de 1999 es probablemente la temporada mas completa de Pepín. La estrena el 25 de abril en Abanilla, cortándole dos orejas al segundo toro de su lote perteneciente al hierro de Buenavista, en presencia de Finito de Córdoba y Alfonso Romero, al que le daba la alternativa. Siete días después protagoniza en solitario una de las mas bellas tardes de su historia, al encerrarse en Lorca, con cinco astados de Juan Pedro Domécq y otros dos de Parladé, a los que cortó ocho orejas y un rabo, tras derrochar su artístico toreo durante toda la tarde. Aún cortaría tres orejas y un rabo -simbólicos ya que indultó a su segundo oponente- más en su vuelta al coso de Sutullena por su feria septembrina. Temporada que salda con 27 festejos en los que consigue cortar 41 orejas, 4 rabos y un indulto. Hizo dos veces el paseíllo en Madrid siendo ovacionado la primera tarde y cortando una oreja -después de un pinchazo- el 10 de octubre, a un toro de D. José Luis Pereda con el que de nuevo encandiló a los madrileños. Baja hasta 16 paseíllos de luces en 2000, a pesar de empezar muy temprano ya que viste la seda por primera vez este año el día 6 de febrero en Valdemorillo. El 19 de marzo, en Lorca, resulto corneado por un toro de Juan Pedro Domécq. Este año corta en total 10 orejas. En 2001 hace el paseíllo en 12 ocasiones, 8 de luces y 4 en festivales, en los que corta 10 orejas. Dos veces lo hace en Las ventas y es ovacionado en tres de los cuatro toros que estoquea. A 32 asciende el número de festejos en los que interviene a lo largo de la temporada 2002, en ellos corta 34 orejas y lidia 63 toros, pero excepto la tarde del 19 de mayo en Madrid, y la del 2 de junio en Barcelona todas las demás son en plazas de tercera. En 2003 comienza muy pronto y con éxito para el de Lorca ya que el 19 de enero hace el primer paseíllo en Ricote (Murcia) y corta tres orejas a los toros de Lidia y Verónica Teruel que sortea en tarde muy ventosa y fría. La temporada parece ir por buen camino pues el 22 de marzo, cuando en otros años estaba empezando este ya suma 8 festejos, incluso ha cruzado el charco para torear en Ambato (Ecuador) y cortar dos orejas a un toro de Mirafuente, pero en Aranjuez el citado día 22 de marzo un toro de Fernando Peña le prende y le da una fuerte voltereta de la que sale con una lesión de rodilla derecha, que aunque en una primera valoración de los doctores que le atendieron en la plaza el pronostico era leve lo cierto es que la recuperación fue muy lenta y aún no ha vuelto a reaparecer. Pepín Jiménez en la actualidad continúa vinculado al mundo taurino a través del apoderamiento de toreros. Su paso por Las Ventas ha dejado una profunda huella, tanto es así que a pesar de llevar cuatro años apartado de los ruedos aún recoge premios por el recuerdo de sus faena realizadas en la plaza más importante del mundo. Además de maestro en tauromaquia Pepín Jiménez también tiene las carreras de magisterio y de periodismo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 6 =