HISTORIA DEL TORERO

Antonio Gil (Don Gil)

Publicado el 20 de diciembre de 2021
Abel Murillo Adame logo

Nació en Madrid el 27 de enero de 1823, llamabáse Antonio Gil y Barbero y era pequeñito, de naturaleza poco lozana e hijo de bien acomodada familia, de la que recibió esmerada educación.

Pero le dio por emular a los Romeros y Montes, y los diestros de su época, al verle tan fino y atildado, comenzaron a llamarle Don Gil... y con Don Gil se quedó el señorito torero.

Con medios para alternar con toreros, ganaderos y aficionados de mucho viso, después de torear en becerradas se animó a vestir el traje de luces; alentado por el Chiclanero, con la promesa de darle la alternativa, cobró nuevos bríos; pero dicho diestro murió antes de cumplir lo que le prometiera.

Marchó Don Gil a Sevilla, donde le ayudaron Manuel Domínguez y Juan Lucas Blanco; tomó allí una alternativa, que le confirmó dicho Domínguez en Madrid el 24 de junio de 1856; estuvo eclipsado después mucho tiempo; de metales en 1877, pidió protección a Lagartijo, que escurrió el bulto… En fin, que Antonio Gil no tuvo significación alguna en el toreo y no pasó de ser un comparsa más.

A fuerza de revolver a Roma con Santiago, logró torear en Madrid el 25 de septiembre de 1881, alternando con José Machío, Cara-ancha y Ángel Pastor, y la última corrida en que tomó parte fue en Antequera, cuando contaba sesenta años.

Obtuvo luego un empleo en el ministerio de la Gobernación, fue apoderado de el Gallo y de Cara-ancha, y en el año 1884 publicó cuatro números de un periódico taurino titulado <<Don Parando>>.

Con setenta y nueve años a cuesta, enfermo y sin recursos, en su desesperación, se suicidó en Madrid el día 4 de febrero de 1902.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ocho + siete =