HISTORIA DEL TORERO

Ángel Pastor y Gómez

Publicado el 23 de diciembre de 2021
Abel Murillo Adame logo

No hubo torero que disfrutara de más simpatías que él en la plaza de Madrid, alo que contribuyó mucho su exquisito trato y su cultura.

Fue un notable músico.

Nació en Ocaña (Toledo) el 15 de junio de 1850 y se crio en Aranjuez, donde sus padres tenían establecida una fonda.

Quisieron éstos darle una carrera, pero él salió con la tecla de que quería ser torero, y perteneció a la cuadrilla de Cayetano Sanz –de quien copió su elegancia– y luego a la de Frascuelo, que le prestó apoyo hasta ponerle en pie de tomar la alternativa.

Le concedió ésta Lagartijo el 22 de octubre de 1876, con el toro Madroño, del marqués del Saltillo, y completaron el cartel Frascuelo y Chicorro. Agreguemos que este acto se celebró en Madrid.

Fue muy fino en el manejo del capote y la muleta; pero se eternizaba pinchando. La última vez que toreó fue en Lisboa, el 3 de septiembre de 1893, y falleció el 7 de abril de 1900, a consecuencia de una lesión –descuidada o mal cuidada– que sufrió en 1897 al volcar un cochecito en que daba un paseo.

Por los humanitarios servicios que prestó en una catástrofe ferroviaria ocurrida en Quintanilla (Burgos) el año 1891, le fue concedida la Cruz de Beneficencia.

Y ya digo: fue un torero artista que igual manejaba la capa y la muleta que interpretaba en el piano una melodía de Schubert.

Comentarios recientes

No hay comentarios que mostrar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

once + diecisiete =