HISTORIA DEL TORERO

Pepe Luis Vázquez Garcés

Publicado el 30 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

De este torero sevillano ha escrito el poeta y académico Geraldo Diego una composición de bellísimo versos alejandrinos libres que empieza de esta manera:

<<Ese colegial tímido, de resplandor trigueño en la cabeza fina como hueso de fruta, es un torero de Sevilla la vieja, que los rancios perpetúa y destila>>.

En esa breve semblanza se condensa todo lo que fue este artista sevillano mientras vistió el traje de luces.
Interpretó el toreo con una pureza insuperable y con una gracia personalísima que le permitió alcanzar la admiración de los públicos, desde los más doctos a los formados por la masa. Era, además, muy inteligente, y con dos dedos más de estatura que le hubieran permitido matar más pronto y mejor, pocos hubieran podido rivalizar con él.

Aun así y todo, dio en repetidas ocasiones cumplida réplica a Manolete, y fue una pena que la gravísima cornada que sufrió en la cara, toreando en Santander el 25 de julio de 1943, de un toro de don José Escobar, le quitara ánimos durante algún tiempo.

Nació en el barrio de San Bernardo, de Sevilla, el 21 de diciembre de 1921, en cuya capital obtuvo un triunfo extraordinario al presentarse en el ruedo de la maestranza el año 1938. En Madrid se dio a conocer el 13 de julio de 1939, para matar reses de Domingo Ortega con Félix Almagro y Mariano García, en cuya ocasión sufrió dicho Almagro la cogida que le ocasionó la muerte.

Tomó Pepe Luis la alternativa en Sevilla el 15 de agosto de 1940 de manos de Pepe Bienvenida, en presencia de Gitanillo de Triana (R). y con toros de don Francisco Chica, y le fue confirmada en Madrid el 20 de octubre del mismo año, actuando Marcial Lalanda de otorgante y Gallito de testigo, Los toros de tal corrida fueron de escudero.

Escaló las alturas en seguida, pues en el año 1941 se puso en las 64 corridas; en 1942 toreó 83; en 1943, a pesar de su grave percance en la capital montañesa, tomó parte en 55; de 45 a 60 oscilan las veces que viste el traje de luces en lo sucesivo cada temporada, sin contar sus excursiones a América, y en 1948 sufrió una grave cogida en Valladolid.
Se retiró en 1953, pero reapareció en 1959, aunque para torear muy poco, porque nada tenía ya que hacer.
En este finísimo torero, hombre de baja estatura, repito, se dieron unidas, dos perfecciones: la de la técnica y la de la gracia; y hoy, que tanto se habla de Ronda, podemos afirmar que a este torero sevillano es al único que le hemos visto dar la verónica clásica, la que exige el cite de frente. Para que luego nos vengan con la jerigonza de las <<escuelas>>.
Aunque de talla corta, tiene largos los brazos, y esto le permitió torear sin las artimañas de los toreros pequeños.
Nada alegra tanto la vida como el espíritu de gratitud, y nosotros le debemos a Pepe Luis la de haber recreado el nuestro con el arte personalísimo que tanto le distinguió.
Tras su retirada definitiva en 1959 llevó una vida tranquila con sus aficiones del campo, los toros, la caza y la familia. Huyó de homenajes y salidas en público, fue siempre un modelo de discreción. Falleció el 19 de mayo de 2013 en Sevilla a los 91 años de edad.
«Mi padre toreó por última vez en la finca de Miura. Hizo un quite, miró a Don Eduardo y dijo…»

Hace exactamente 100 años nació José Luis Vázquez Garcés. Un siglo después nace el calendario de actos para conmemorar esta efeméride, que dio sus primeros pasos en la Fundación Caja Rural del Sur. De San Bernardo a la Plaza de la Magdalena y vuelta, puesto que el barrio en el que se crió el torero tendrá especial importancia el próximo año, cuando se desarrollarán la mayoría de actos. No obstante, hace unos días ya se le homenajeó en el Salón de Carteles de la Real Maestranza por parte del Aula Taurina de Sevilla. Un preludio de lo que vendrá en 2022, en que el Sócrates de San Bernardo será uno de los protagonistas de la ciudad. Y que ya tiene cartel, obra del pintor Javier Jiménez Sánchez-Dalp.

Un vídeo introductorio sobre la figura del diestro producido por Carlos Valera, proyectado durante la presentación, se podría considerar ya el primer acto del centenario vazquista. A él se sumarán, en febrero y marzo, charlas sobre la figura de Pepe Luis Vázquez en colaboración con la Cátedra Ignacio Sánchez-Mejías. El 23 de febrero en Cajasol, el 17 de marzo en la Hermandad de San Bernardo y otras tres con fechas por confirmar en la Real Maestranza de Caballería. Pablo Aguado, Juan Ortega, Eduardo Dávila Miura, Manolo Vázquez, Eduardo y Antonio Miura o los hijos y nietos del propio Pepe Luis serán protagonistas de estos coloquios, que estarán moderados por periodistas especializados en el ámbito taurino. También destaca la organización de una exposición pictórica y escultórica en el Ayuntamiento de Sevilla, comenzando el 20 de abril y terminando el 15 de mayo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecisiete − 13 =