HISTORIA DEL TORERO

Luis Gómez Calleja (El Estudiante)

Publicado el 25 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Es de Alcalá de Henares (Madrid), donde nació el 19 de febrero de 1911 y estudió el Bachillerato. Trasladada su familia a Madrid, empezó los estudios de la carrera de perito mercantil, pero cobró afición al toreo práctico y cambió los libros de texto por el capote, la muleta y la espada.

Su nombradía como torero empezó al darse a conocer en Madrid matando novillos de don Juan Cobaleda el 2 de agosto de 1931, acompañado de Cecilio Barral y Rafael Mira (Minuto).

Y la buena circulación que en aquel año tuvo como novillero, le valió la consideración de los buenos aficionados, por lo que se resolvió a subir de categoría. a cuyo efecto tomó la alternativa en Valencia el 20 de marzo de 1932 de manos de Marcial Lalanda, por cesión que éste le hizo del toro Socorrido, de doña Carmen de Federico, actuando Vicente Barrera de segundo matador.

Dicha alternativa se la confirmó Cagancho en Madrid el 21 de abril del mismo año, actuando el mismo Barrera de testigo y lidiándose toros del duque de Tovar, durante cuya temporada despachó Luis Gómez 48 corridas.

Una grave cornada que sufrió en Barcelona el 28 de mayo de 1933, cortó el vuelo que llevaba; tenía buena clase torera y era mucha su voluntad, cualidades que le permitieron remontar aquél después de la guerra: el 12 de octubre de 1941 tuvo otra cogida grave, esta vez en Madrid: recobrado de ella en 1943, llegó a sumar cerca de 50 corridas en dicha temporada, que ascendieron a 61 en 1944; el toro ya no era el mismo que antes de la mencionada guerra, y entre esto y el esfuerzo que hizo él por señalarse, consiguió situarse al borde de la primera fila.

Descendió en 1945 a 33 actuaciones, decidió descansar en 1946 (al menos en España) y ya no recuperó el puesto que había ocupado. De sus excursiones a varias Repúblicas americanas le quedó el recuerdo de una cogida de alguna consideración en Medellín (Colombia) el año 1946.

La última vez que vistió el traje de luces fue en Madrid, el 19 de junio de 1947, y en tal corrida estoqueó toros de don Graciliano Pérez Tabernero alternando con Pepe Luis Vázquez y el Andaluz.

repetimos que fue un buen torero, un diestro inteligente que desde 1940 hasta que se retiró y contendiendo con el toro moderno, pisó el terreno que pudieran pisar los más arriesgados y reformadores diestros que brotaron por entonces.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 − 3 =