HISTORIA DEL TORERO

LUIS FERNANDO SÁNCHEZ MIER

Publicado el 12 de enero de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros que nació en Aguascalientes el 3 de octubre de 1961. Hermano menor del también espada de alternativa Ricardo. El 22 de abril de 1981 cortó dos orejas de ejemplares de la divisa de Ruiz Barrios en el coso de Aguascalientes, en presencia de Valente Arellano y Roberto Ramírez. En la plaza Monumental de la capital azteca agradan sus maneras el 28 de noviembre de 1982, cuando alternó con Rafael Carmona y Guillermo Ibarra en la lidia de novillos de la ganadería de los hermanos Iturbe, y vuelve al mismo coliseo el siguiente 12 de diciembre para deleitar a los aficionados con una gran faena de muleta, no completada con la tizona, a un astado de la vacada de Julio Moreno, de lo que pudieron dar fe sus compañeros de cartel José Luis Tapia y Ernesto Belmont. Precisamente con este último y junto al citado Arellano y Manuel Mejía, formó una promoción novilleril que llenó muchas tardes la colosal Plaza México en aquel Tiempo. Tales carteles se repetían con gran frecuencia en los recintos de los astados, como el 9 de enero de 1983 en el de León de los Aldama o el del inmediato 6 de febrero en Zacatecas o, también , el del posterior 20 de marzo en Jesús María. En todos ellos participó igualmente Arellano y en las dos primeras además Belmont. El 25 de abril de ese 1983 recibe la alternativa en Aguascalientes, de manos de Antonio Lomelín, con Miguel Espinosa, Armillita Chico, de testigo de la ceremonia. Se corrió un encierro de la vacada de Begoña, y con los toros llamados Veintiuno y Apóstol, el nuevo doctor se mostró acertado en su quehacer. Ese año toreó treinta y cinco corridas.

Un extraordinario triunfo se apunta el 1 de enero de 1984 en Uriangato al obtener, en presencia de Lomelín, las dos orejas de su primer enemigo y, simbólicamente, los mismo trofeos, con la añadidura del rabo, de su segundo oponente, que fue indultado, ambos del hierro de Valparaíso, en festejo abierto con la actuación del rejoneador Ramón Serrano. Su confirmación de alternativa en la capital de su país lleva fecha del 3 de febrero de 1985 con Curro Rivera y Pedro Gutiérrez Moya, Niño de la Capea, de padrino y testigo del protocolo. El deficiente ganado de Reyes Huertas lidiado aquella tarde impidió el lucimiento del novel espada. El 8 de diciembre del mismo año corta las dos orejas de un toro de la ganadería de Los Morales en Tenancingo, ante Manuel Ruiz, Arruza, y de Ricardo Sánchez. Hasta este momento, sus mejores éxitos los logro en su etapa de novillero, cuando competía en los ruedos mexicanos –no ha pisado los españoles—con un plantel muy interesante de jóvenes promesas. En 1986 hizo veintiocho. Con similar cifra de contratos permanece hasta 1990. Vaticino sumó en 1987 y veintiocho en 1988. En 1989 participó en veintiséis, y destaca sus actuaciones en el coso de su ciudad natal, en el que hace seis paseíllos, y en Tijuana, donde torea dos corridas de toros. También en 1990 actúa en un parecido número de festejos, veintiuno en total, y de nuevo es Aguascalientes el coso en el que más veces hace el paseíllo –cinco en total–, aunque este año incorpora a sus actuaciones un paseíllo en la México, y a pesar de regalar un sobrero, no consigue triunfar. Desde el siguiente año comienzan a disminuir los contratos y ya no consigue alcanzar las cifras de los anteriores. Once festejos suma en 1991, diecisiete en 1992, nueve en 1993 y diecinueve en 1994. En 1995, se le anotan un total de ocho corridas. En el año 2000 vuelve a vestirse de luces para sumar seis festejos, uno de ellos en la plaza México, el 2 de abril, en el que consigue dar una vuelta al ruedo. Participa en ocho corridas de toros la temporada de 2001, cinco en la de 2002 y cuatro en el año 2003, sin que su nombre vuelva a figurar en las siguientes campañas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 7 =