HISTORIA DEL TORERO

Juan Luis de la Rosa y de la Garquen

Publicado el 9 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Torero notabilísimo con capa y muleta, deficiente estoqueador y carente de afición. Esto último y su vida desordenada le impidieron llegar a la primera fila.

Nació en Jerez de la Frontera el 1.º de febrero de 1901; empezó la profesión como becerrista, y al hacerse novillero se presentó en Madrid el 20 de julio de 1919, con Ernesto Pastor y Pedrucho y ganado de Villamarta, en cuya ocasión dio la medida de un torero grande.
En aquel mismo año, el 28 de septiembre, tomó la alternativa en la plaza Monumental de Sevilla –de efímera existencia–, concedida por Joselito, con Camará y Varelito de testigo y toros de Guadalest. El de la cesión, negro bragado, se llamaba Celeste.
Y el 24 de mayo de 1920, le confirmó Juan Belmonte dicho doctorado en Madrid, con Varelito de segundo espada y toros de Gamero Cívico. Cayó rápidamente por las razones dichas; realizó excursiones a varias repúblicas americanas; al regresar de una de ellas en el año 1936, toreó tres corridas en Barcelona, la última el 6 de septiembre, y pocos días después, por motivos ignorados, fue fusilado por los rojos en la mencionada capital catalana.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 − 1 =