HISTORIA DEL TORERO

Juan León y López (Leoncillo)

Publicado el 16 de diciembre de 2021
Abel Murillo Adame logo

Fue torero tan notable como exaltable liberal, pues su personalidad adquirió marcado perfil lo mismo en la plaza que en el troquel de las ideas políticas.

Nació en Sevilla el 2 de septiembre de 1788, aprendió el oficio de sombrerero, y al dedicarse a las lides taurinas, hizo grandes progresos al lado de Curro Guillén, a quien intentó salvar, cuando fue cogido, en la forma que vimos al ocuparnos de dicho diestro.

Muerto éste, se dedicó resueltamente a matador, y como tal hizo su presentación en Madrid, sin aval alguno, el 29 de abril del año 1821.

Las turbulencias políticas de la época influyeron mucho en su vida; al ocuparnos de el Sombrerero, su rival, dijimos algo de esto; los dos son las figuras más notables en los años de crisis que transcurrieron desde 1820 hasta el advenimiento de Francisco Montes, y a la popularidad de Juan León no dejó de contribuir al partido que tuvo con la gente de bulla, como cantadores, bebedores, juerguistas y amigos de ruidos y jaranas. No fue una lumbrera, pero a falta de otros mejores, adquirió relieve considerable.

En el año 1845 estaban ya muy mermadas sus facultades, tanto porque contaba cincuenta y siete años como por la vida borrascosa que llevó; alejado algún tiempo de la profesión, volvió a ella en 1850 por carecer de recursos, y la última vez que vistió el traje de luces fue en Aranjuez, el 24 de mayo de 1851, alternando con el Salamanquino y Camará . Fue un desastre, y faltó poco para que también fuese una tragedia, pues el anciano diestro sufrió una cogida aparatosisima que pudo tener fatales consecuencias.

huyendo de una epidemia que se declaró en Sevilla, se refugió en Utrera, en la casa del picador Juan Pinto, donde falleció el 5 de octubre de 1854.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres + 17 =