HISTORIA DEL TORERO

Francisco Vega de los Reyes (Gitanillo de Triana)

Publicado el 19 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Pertenece este diestro a una época de la cual vamos quedando pocos actores, que solemos tres con el recóndito placer que producen los vestigios de pasadas satisfacciones.

Gitano, como Cagancho, nació en Sevilla, en el barrio de su apodo, el 23 de diciembre de 1904, y hasta los veinte años trabajó en herrería de su padre; el 30 de julio de 1926 se presentó en Madrid para estoquear reses de Coquilla y de Tovar con Lagartito y Julio Mendoza: Fue novillero de tronío; mataba muy bien algunos toros después de torearlos con arte insuperable, sobre todo con la capa… ¡oh los lances de capa de Gitanillo de Triana! El trajo el toreo de las manos bajas, las Verónicas de <<los cinco minutos de silencio>> que provocaban una emoción artística de primer grado. Además, aun siendo <<cañí>>, no tuvo los desmayos en brazos del miedo tan propios de los toreros de su raza, y como con la muleta tuvo también destacada personalidad, es lógico que sumara muchos admiradores.

El 28 de agosto de 1927 recibió la alternativa en el Puerto de Santa María de manos de Rafael el Gallo, quien hubo de cederle, en presencia de Juan Belmonte, el toro Vigilante, de la Viuda de Concha y Sierra; los mismo diestros actuaron en Madrid el 6 de octubre del mismo año, y también fue Gallo quien en tal ocasión le confirmó la alternativa; la faena extraordinaria que Gitanillo realizó con el sexto le dio considerable, y en 1928 toreó 69 corridas.
En el año 1929 sufrió un accidente de automóvil, el día 3 de junio, que le tuvo dos meses sin torear, y entre esto y la grave cogida que de un toro de Pablo Romero sufrió en Málaga el 2 de septiembre, solamente pudo torear en tal año 24 corridas; en 1930 tomó parte en 51, y en 1931, cuando llevaba 16 toreadas sufrió su cogida mortal.
Fue en Madrid, el 31 de mayo, alternaba con Chicuelo y Marcial Lalanda, y el toro tercero, llamado Fandanguero, de don Graciliano Pérez Tabernero, le cogió al pasarlo de muleta, y le causó tres heridas tan graves –sobre todo una en la región sacrococcígea– que tras dos meses y medio en lucha con la muerte, venció al fin ésta y el infortunado diestro dejó de existir el 14 de agosto de 1931.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × uno =