HISTORIA DEL TORERO

Braulio Lausín López (Gitanillo)

Publicado el 13 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Tan valiente era, que le designaron con el apelativo de El León de Ricla –pueblo de la provincia de Zaragoza, donde nació el 20 de enero de 1989–; su valor era seco y sereno; su nota predominante fue el desmedido arrojo y el derroche que de éste hacía, y no sin saberlo y sin quererlo –como decía Diderot que dan los pomares las manzanas–, sino conscientemente y con la mejor voluntad del mundo.

Se dio a conocer en Madrid como novillero el 26 de mayo de 1921, con Maera y Nacional II y reses de Anastasio Martín, y tomó la alternativa en Santander el 10 de agosto de 1922, de manos de Sánchez Mejía, mediante cesión del toro Tarifeño, de Surga, cartel que completaron el citado Maera y Marcial Lalanda.

La confirmación de este doctorado en Madrid, el 24 de septiembre siguiente, corrió a cargo de Dominguín el de Quismondo, con Joseíto de Málaga de de testigo y toros de Palha.
Tanto se arrimó Braulio, que los toros se vengaron cumplidamente, y de las cogidas que sufrió merecen señalarse las dos de Madrid, el 16 de mayo de 1924 y el 15 de igual mes de 1927. Esta segunda, en el tórax, le le hizo luchar con la muerte, y quedó tan malparado de ella, que resolvió retirarse en 1928. El 22 de julio de tal año toreó su última corrida; fue en Barcelona, con Agüero y Gitanillo de Triana y toros de don Mariano Bautista.

Los años en que más toreó fueron los de 1925 y 1926, con 36 y 32 corridas, respetivamente. Realizó dos campañas invernales en Lima y Venezuela; vivió retirado en Zaragoza, y allí murió el 4 de noviembre de 1967.

Comentarios recientes

No hay comentarios que mostrar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + diecisiete =