HISTORIA DEL TORERO

BARTOLOMÉ SÁNCHEZ COTO (Simón)

Publicado el 4 de enero de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Ronda (Málaga) el 5 de enero de 1950, que durante sus primeras temporadas de novillero utilizó el nombre artístico de Sánchez Coloma. Ciñe su primer traje con caireles el 26 de agosto de 1968 en Miraflores de la Sierra (Madrid), y después de intervenir en una treintena de festejos sin caballos torea con los de la calzona a partir del 7 de marzo de 1971 en Alcalá de Guadaira (Sevilla), donde dio cuenta de un encierro de la vacada de Villadiego en unión de Juan Muñoz y Antonio Limones. Ya para entonces había sido herido de gravedad en Valdemorillo por una res de Rodríguez Arce. En 1971 tomó parte en diecisiete corridas picadas, y se ha presentado en la madrileña plaza de Las Ventas el 1 de octubre para alternar con Pascual Mezquita y José Bartolomé, Pepe Colmenar, en la lidia de ganado del hierro de El Tomillar. Su labor acertada obtuvo menos comentarios que los que suscitaron su coleta auténtica y sus pobladoras patillas decimonónicas. Le repiten en la villa y corte el inmediato día 17 y, en presencia de Angelete y Eugenio Lázaro Soria, es corneado de importancia en la pierna derecha por un novillo de Flores Albarrán sus contratos a la cifra de veintitrés en 1972, y es nuevamente herido en Madrid, el 29 de junio, de gravedad, en el triángulo de Scarpa con desgarro de la vena safena interna, ahora por un astado de Eugenio Lázaro Soria, ante Vicente Martínez, El Levantino, y el citado Ángel Rodríguez, Angelete. El anterior 12 de marzo había logrado un triunfo total en Murcia al enfrentarse como único espada con seis reses de Navarro Villadiego a las que, por deseo de Simón, se agregó el sobrero del festejo. El éxito quedó reflejado en las diez orejas y los dos rabos que en total le fueron concedidos. El 22 de abril de 1973 toma la alternativa en Pamplona, con Curro Girón y Antonio Rojas de padrino, respectivamente, de la ceremonia. Se corrieron cinco toros de Juan Morales y uno, salido en último lugar, de Cembrano Hermanos, y el toricantano cortó una oreja de cada uno de los cornúpetas de su lote. El posterior 15 de julio confirma el doctorado en Madrid al cederle Antonio Chenel, Antoñete, en presencia de Vicente Punzón, la muerte de Alhaja, colorado, número 40, con 499 kilos de peso en vivo, de la vacada de El Pizarral. Su labor aquella tarde no alcanzó cotas relevantes. Cierra tal campaña, en la que participó en once corridas de toros, el 21 de octubre en el coso Carabanchelero de Vistalegre y sufre nueva cogida al lancear a su primer enemigo, del hierro del conde de Ruiseñada, que le infiere una cornada en el muslo derecho y un puntazo en el escroto que produce hernia testicular. Durante la siguiente temporada cumplimenta diecisiete contratos, entre ellos el del 7 de abril nuevamente en Vistalegre y, una vez más, es herido, ahora al muletear a su primer oponente, de la divisa de El Almendral, al que dio muerte pese a estar herido en ambos muslos.

Le acompañaron en el cartel y en el ruedo en tal ocasión Pedro Benjumea y José Ortega. Torea cuatro funciones en 1975 y dos durante el siguiente año y no tengo noticia que lo hiciera posteriormente. No fue, en verdad, de rosas el camino que hubo de recorrer en el toreo este valiente espada, de antañón aspecto físico. Llevaba siete años apartado del toreo cuando reapareció el 10 de julio de 1983, en la localidad sevillana de Alcalá de Guadaira, para alternar con Manuel Ruiz, Manili, y Manuel Rodríguez, Mangui, en la lidia de un encierro de la divisa de Soto de la Fuente, y fue aceptable su Labor, que mejoró el siguiente domingo día 17, en Ibiza, donde corta una oreja de su segundo enemigo, de la vacada de los hermanos Sampedro, en presencia de su compañero de cartel Valentín Luján. No destaca su trabajo el día 31 de ese mismo mes de julio en Torremolinos (Málaga), donde dio cuenta, en unión de Herminio Fernández, Cayetano, de dos astados de la ganadería de Francisco y José Ortega y otros dos de la de El Retamar, en espectáculo abierto con la actuación del rejoneador Rafael Gutiérrez. Y con otro festejo más en su haber en tal campaña dio por terminada su actividad e los ruedos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − ocho =