HISTORIA DEL TORERO

Matías Lara Merino (Larita)

Publicado el 5 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Corresponde ahora el turno al jocundo, recoquín y valiente malagueño Larita, nacido el 18 de marzo de 1887 y de una jovialidad que ni él mismo daba importancia al hecho de poner su barriga en los pitones de los toros. Y, claro, en vez de emocionar, hacía reír.

El 16 de julio de 1911 se presentó en Madrid como novillero, acompañado de Celita y Eusebio Fuentes; realizó campañas muy notables en los añas 1912, 1913 y 1914; el 1.º de septiembre de este último año le dio su paisano Paco Madrid la alternativa en su ciudad natal, con Juan Belmonte de segundo espada y toros de González Nandín, y el 3 de julio de 1915 se la confirmó Relampaguito en Madrid en una corrida nocturna de la que fue segundo espada Pacomio Peribáñez y en la que se lidiaron toros de Olea.
Sabía torear, exponía mucho y tenía <<ángel>>, pero sus genialidades cómicas hacían que los espectadores echaran a broma sus derroches de valor.
Hasta el año 1923 se fue defendiendo con un promedio de 18 corridas por temporada; después, al descender, pasó varios años toreando corridas de <<despedida>>; todos exclamaban: <<¡Cosas de Larita!>>; Pero él iba a lo suyo y no le importaban las críticas adversas.
El 29 de septiembre de 1919, toreando en Yecla, Mató en el tendido a un toro que saltó a dicha localidad; a otro le hubieran concedido la Cruz de Beneficencia; pero él no recibió otro premio que los plácemes del vecindario.

Murió en un sanatorio de Guadalajara el 27 de octubre de 1957.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × tres =