HISTORIA DEL TORERO

Manuel García Barbero

Publicado el 22 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Retoño de la familia de Reverte, hijo de aquel Revertito que en 1905 tomó la alternativa, nació en Alcalá del Río (Sevilla el 5 de mayo de 1909 y se presentó en Madrid como novillero el 19 de marzo de 1919, para estoquear reses de don Eduardo Pagés con Ricardo González y el Aldeano. Alcanzó un codiciado puesto como novillero, pues toreaba bien y sabía dar relieve a la estocada, así que nadie extrañó que Antonio Márquez le diera la alternativa en Cáceres el 31 de mayo de 1930, al cederle el toro Guapito, de don Celso Cruz, figurando Marcial Lalanda como segundo matador. La confirmó en Madrid el 19 de junio siguiente de manos de Antonio Posada, con toros de doña Juliana Calvo y Martín Agüero de testigo. Pero pese a sus buenas disposiciones, no debió de sentir gran afición.

En el invierno de 1930-31 toreó en Venezuela; regresó de aquel viaje en mal estado de salud, toreó el 16 de mayo en Talavera de la Reina e inmediatamente dejó la profesión.

Entre los toros que hemos visto estoquear con absoluta perfección en nuestra larga vida de aficionados, figura uno de Alves do Río, al que dio muerte este diestro en la plaza Monumental de Barcelona el 3 de agosto de 1930; alternaron con él aquella tarde el Niño de la Palma y José Pastor. Inolvidable hazaña.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × 1 =