HISTORIA DEL TORERO

Cayetano Ordóñez Aguilera (Niño de la Palma)

Publicado el 17 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Los desvíos acentuados que tuvo este diestro y el no estar sobrado de corazón impidieron que fuera cumbre del toreo, pues para él parecen hechos aquellos versos del poeta que dicen:

<<Porque yo, amigo mío, tengo el honor de despreciar la Gloria>>.

Nació en Ronda (Málaga) el 4 de enero de 1904, ejerció de mozo de cocina en La Línea y Gibraltar y empezó a torear como novillero en el año 1922, pero fue en 1924 cuando se reveló como presunto fenómeno, por sus éxitos en las plazas de Málaga, Valencia y Sevilla.

El 28 de mayo de 1925 se presentó en Madrid para matar (con escasa fortuna) novillos de Campos Varela con Fernández Prieto y Nacional III, y el 11 de junio siguiente le dio Juan Belmonte la alternativa en Sevilla, en cuya corrida –de la que fue segundo espada el hijo del Algabeño— se lidiaron toros de don Félix Suárez. Este ascenso se lo confirmó Luis Freg en Madrid al celebrarse la corrida de la Prensa el 16 de julio siguiente, en la que se lidiaron toros de los Herederos de V. Martínez y de don Esteban Hernández, completando el cartel Villalta y Litri. Con el último toro realizó Cayetano una faena admirable que le colocó en la primera fila.
En 1926 toreó 78 corridas y en 1927 sumó 65. Lucía un arte de firme y serena expresión, propio de un temperamento libre de toda influencia, suelto de todo prejuicio de escuela, limpio de amaneramientos y ficciones, un arte personalísimo que le dio gran relieve; pero fueron tales sus abandonos, tanta su negligencia, que no sólo perdió el alto puesto donde el instinto popular le colocó, sino que descendió hasta torear como banderillero.
En 1928, cuando llevaba toreadas 27 corridas, hizo mutis inopinadamente; rectificó en 1929 y toreó 43 veces; en los años sucesivos, hasta 1935 osciló entre las 20 y las 35, y después de la guerra de Liberación toreó muy poco, hasta que dejó de hacerlo en 1943. Fue el 17 de mayo de 1945 cuando toreó como banderillero en la corrida verificada en Madrid.
Estuvo en Méjico, Venezuela, Colombia y el Perú, y los percances que de él recordamos fueron éstos: en 1933, en Madrid y Aranda de Duero, y en Jaén en 1935.
Falleció en Madrid el 30 de septiembre de 1961.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − siete =