HISTORIA DEL TORERO

Luis Morales Pérez

Publicado el 26 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Puede hacer pareja con el anterior en todo: en haberse equivocado al tomar la alternativa y pretender sostenerse como matador de toros y en haber conseguido sólida reputación como banderillero.

Nació en Casas de Ves (Albacete) el 10 de febrero de 1907 y toreó por vez primera como novillero en Madrid el 22 d julio de 1928, al estoquear reses de Villamarta con José Iglesias y Ricardo González.

En el año 1932 tuvo actuaciones muy estimables como tal matador de novillos, y en 1933 (el 25 de junio) tomó la alternativa en el ruedo madrileño de manos de Chicuelo, con toros de García Natera y acompañado de Maravilla.

Pasó dos años sin llegar en ninguno a la docena de corridas toreadas; en 1935 no tomó parte más que en dos, reconoció que había venido al toreo para clavar banderillas y en banderillero acabó.

¿Puso su afán en llegar muy alto, en ser mucho, esgrimiendo la espada?

Pues se frustraron sus nobles ambiciones.

Destacó muchos años como banderillero, estuvo Incluido en las cuadrillas de las principales figuras del momento, como Juan Belmonte, Manolo González, Pepe Luís Vázquez, Luís Segura, “Pedres”, “Litri”, “Chama­co”, etc.

Se retiró, al comenzar la temporada de 1970, a la edad de sesenta y nueve años, su nombre figura entre los banderilleros más importantes de cualquier tiempo. Posteriormente, siguió vinculado al mundo del toro y du­rante tres años fue profesor de la Escuela Taurina de Ma­drid, contando entre sus alumnos a José Miguel Arroyo “Joselito” y a José Cubero “El Yiyo”.

Durante su trayectoria torera, fue castigado por los toros, con seis cornadas muy graves. Falleció en Madrid el 4 de febrero de 2003, a la edad de noventa y ocho años.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 + dos =