HISTORIA DEL TORERO

FRANCISCO JAVIER MARTÍNEZ MUYOL (Paquiro)

Publicado el 7 de mayo de 2023
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Pamplona el 10 de julio de 1972, hermano de Juan, El Auténtico, y asimismo alumno de la Escuela Taurina de Navarra, siendo el Benjamín de su promoción. Ya ha toreado en alguna ocasión en público, al que ha complacido manejando con gracia los engaños. Tal ocurrió, por ejemplo, el 10 de agosto de 1985 en Funes, donde le concedieron una oreja de un astado de la ganadería de Domínguez Hermanos, pese a fallar con la tizona. Vistió por primera vez de luces en Alagón, el 5 de junio de 1987. Hasta 1990 torea con el apodo que allí figuraba, pero la coincidencia con el nombre artístico de otros dos diestros. Francisco Javier Ortiz Tibarra y Francisco Javier García del Peso, ambos apodados El Javi, le aconseja cambiar el suyo por el que figura en el encabezamiento de esta entrada. Hasta la temporada de 1990 toreó sin picadores, haciendo su debut con los del castoreño el 18 de marzo de 1990, con César Pérez y Sergio Sánchez de compañeros en novillada que se celebró en Arnedo (La Rioja). Los novillos pertenecieron a la divisa de doña Amparo Mora Mora y al segundo de su lote le cortó una oreja. Intervino ese año en diecinueve novilladas picadas, dos de ellas en Francia. El segundo de sus paseíllos con picadores es el de su presentación en Francia, el 1 de mayo, en Mejanes, con los mismos compañeros de cartel que el día de su presentación con picadores y novillos de los señores Marcos López Hermanos. La campaña de 1991, apoderado por José Luis Pascual, y ya con el nombre artístico de Paquiro, interviene en cuarenta y seis novilladas, dos en Francia, hasta el punto de alcanzar el tercer puesto, detrás de Manuel Caballero y Chamaco, en la clasificación final de los de su categoría. Entre sus actuaciones, hay que destacar su presentación en Bilbao, el 12 de mayo, vestido de rojo y oro, con Pedro Carra y José Ignacio Sánchez, que debuta ese día con picadores, en la lidia de novillos que lucía el hierro de El Pilar. El primera de los que le correspondieron atendió por Buscarrón, tenía el número 15 herrado y era negro mulato y meano de capa. En el segundo cortó una oreja. Una semana más tarde, el día 19, torea por vez primera en Barcelona, con Manuel Montoya y El Tato y reses del hierro portugués de don Luis Passanha. Consiguió dar la vuelta a la muerte de sus dos novillos, el primero de los cuales se llamó Moratón, era negro bragado de capa y lucía el número 9 en su piel. Vistió ese día de grosella y oro. Interviene en la feria de novilladas de Arnedo, coso en el que torea el 30 de septiembre, alternando con Luis García Ramírez y Manolo Sánchez, con reses del señor conde de Mayalde. La oreja que cortó a su primero y la vuelta que dio su cuadrilla en el segundo, al resentirse de una lesión, le valieron conseguir el preciado trofeo Zapato de Oro. El propio novillero reconocía: <<Ha sido el broche de oro a una temporada muy dura. He perdido algunos festejos por una lesión y el día de Arnedo estaba resentido de una cornada fuerte. Pero lo superé todo. Pude estar mejor pero hice el esfuerzo y estoy encantado con el Zapato que me hace sonar al final de la temporada y me da fuerza para empezar la siguiente, en la que me haré matador de toros en San Fermín…>>.

Cierra la temporada el 24 de octubre, presentándose en Madrid, acartelado con José Rubén y Ángel de la Rosa, en la lidia de novillos de los señores Hermanos Sánchez-Arjona y don Luis Jorge Ortigão Costa, por este orden. El primero se llama Danzarín. Está marcado con el número 1 y es negro de capa. Vistió de azul pavo y oro. Se aplaudieron sus deseos de agradar, y es que él mismo dice que <<si a un toro no puedo pegarle pases, le pego bocados, pero me arrimo>>, y le pidieron la oreja del quinto, aunque inexplicablemente luego no le dejaron ni dar la vuelta al ruedo. Torea diez novilladas en 1992, despidiéndose de la categoría el 16 de mayo, en Alfaro, con novillos de los señores Víctor y Marín y Pedro Carra y Macareno de compañeros. Como anunciaba en la temporada anterior, el 7 de julio se doctora en tauromaquia en Pamplona, siendo su padrino Niño de la Capea, quien le cede el toro Codorniz, número 25, negro bragado y que dio en la báscula un peso de 550 kilos. Perteneció a la ganadería de don José Ortega Sánchez. Completaba la terna el diestro Miguel Báez, Litri. El balance de su actuación es silencio en el toro de su doctorado y aplausos en el que cerró plaza. Vuelve a la plaza de Pamplona el día 10, alternando con Roberto Domínguez y el mexicano Jorge Gutiérrez para estoquear la corrida del Heredero del señor conde de la Corte. Se silencia su labor en el primero, pero en el sexto del festejo corta las dos orejas, lo que le hace acreedor a algunos trofeos de los establecidos para la importante feria de San Fermín. Cuando finaliza la temporada le tengo anotadas ocho corridas de toros, todas en su región, si exceptúo su intervención en Floirac (Francia), el 4 de octubre, primera corrida de toros en la que actúa en aquel país y que pone broche a su temporada. Igual número de corridas suma en 1993, pero con diferente signo. Comienza muy temprano, interviniendo en la feria de Valdemorillo, el 13 de febrero; luego torea en Motril y Cadalso de los Vidrios, dentro del mes de marzo, y ya no vuelve a vestirse de luces hasta la feria de julio en Pamplona. Dos tardes hace en ella el paseíllo, sin que pueda repetir el éxito del año anterior. Torea el 31 de julio en Estella y de nuevo se queda en casa hasta el 25 de septiembre, que hace el paseíllo en Pamplona. No tiene suerte y ve cómo su segundo toro, con el hierro del señor conde de la Maza, vuelve vivo a los corrales. Ha intervenido, como ya he apuntado, en ocho corridas de toros, todas ellas en España. En 1994 solamente se vistió de luces en tres ocasiones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 3 =