HISTORIA DEL TORERO

PEDRO CARRA PEÑALVA

Publicado el 26 de junio de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Calahorra (La Rioja), el 29 de marzo de 1972. No tiene antecedentes taurinos en la familia. Mató su primer becerro en el año 1986, en la localidad riojana de Autol, vistiendo en 1987 su primer traje de luces. En 1989 asistió al concurso barcelonés de Isla Fantasía, los días 11 de junio y 9 de julio. Su debut con picadores fue el 18 de marzo de 1990, en Fitero (Navarra), para lidiar reses de Palomo Linares en compañía de Martín Pareja-Obregón y Jesulín de Ubrique. Cortó una oreja de cada uno de sus novillos y la crítica presente en el festejo no dudó en alabar su actuación. Ese año torea trece novilladas, dos de ellas en Francia, la primera de ellas, la de su presentación, el 18 de mayo, en Tarascón, con Luis de Pauloba y Felipe Martins y novillos de Lucien Tardieu. Pero más importante aún es el hecho de alternar tres tardes en el coso de Logroño, hecho que no duda de catalogar como histórico el escritor Pedro María Azofra al asegurar que nunca antes hubo novillero que lo hiciera. En 1991 se presenta en Madrid. Es el 1 de mayo, vestido de nazareno y oro, acartelado con Paquillo y el Tato y con reses de La Guadamilla. Le corresponde ese día, en primer lugar, el novillo Campuestito, marcado con el número 39 y cardeno de pinta. El festejo está encuadrado en la denominada feria de la Comunidad de Madrid y el calagurritano está valiente en sus dos novillos, destacando su interés en bajar la mano en sus dos novillos y en ligar unos pases con otros. También hizo esa temporada su presentación en la plaza de Vista Alegre, de Bilbao, el 12 de mayo, terminando la campaña con diecinueve ajustes cumplidos, seis de ellos en suelo francés. En 1992 se despide de novillero en la localidad de La Lastrilla (Segovia), el 23 de agosto, alternando con Fernando José Plaza y Fernando Gómez, que se presentaba con picadores, en la lidia de seis ejemplares de don Pablo Mayoral Benito. Había sumado quince novilladas con picadores cuando Roberto Domínguez le concede la alternativa en Calahorra (La Rioja), el 29 de agosto, al cederle el toro Coquinero, número 28, colorado de capa y perteneciente a la ganadería de Peñajara, al que desorejó. Completaba el cartel el diestro Juan Mora. Repite en el mismo coso al día siguiente y de nuevo triunfa, llevándose una oreja de un toro de Pablo Romero. Seis corridas torea esta temporada, incluidas dos en Logroño, plaza en la que corta otra oreja, el 20 de septiembre, a un burel de don Vicente Charro de Murga. La temporada de 1993 la comienza el 3 de marzo en su localidad natal, plaza en la que hará dos paseíllos más, el 28 de agosto, con seis toros del señor conde de la Maza, y el siguiente 31, con ejemplares de don Javier Molina Domínguez, saliendo a hombros ambas tardes. Su última actuación es en Logroño, cortando la oreja al último toro de la temporada, que, como el otro de su lote, perteneció al hierro de don Santiago Domecq Bohórquez. Toreó este año 1993 un total de siete corridas número muy superior al de 1994, en el que solamente interviene en dos festejos en Calahorra u uno en Logroño, donde el 29 de septiembre, tras cortar una oreja al primero y dos al segundo toro de su lote, ambos con la divisa de los señores Herederos de don José Cebada Gago, sale en hombros en la feria matea. No es muy superior el número de contratos que cumple en 1995, cinco corridas de toros en total, entre ellas, dos en su localidad natal, una en la feria de Logroño y la de su confirmación del doctorado en Las Ventas, el 3 de septiembre. Es padrino de la ceremonia José Luis Galloso y completa el cartel Alejandro Silveti. Viste de grosella y oro y su padrino le cede la muerte del toro Viergado, número 11, negro de pinta, de 565 kilos de peso, con el hierro de don de don José Joaquín Moreno Silva. El balance de su actuación fue de silencio y palmas en el sexto, que lucía el hierro de don Ernesto Louro Fernández de Castro. Su primer paseíllo en ruedos americanos lo hace el 28 de junio de 1997 en Cayambe (Ecuador), con toros de San Luis y Acartelado con Mariano Jiménez y Antonio Campana. Su labor fue silenciada. En España suma pocos paseíllos: dos en 1999 (con dos orejas a un toro de Carmen Segovia en Calahorra) y cinco en 2001, con una buena tarde en Haro (La Rioja), el 30 de junio, cuando corta dos orejas a un toro de Carriquiri. Su último paseíllo lo firma en Logroño, el 23 de septiembre de ese mismo año, con toros de Cebada Gago y acompañado de Zotoluco y El Tato. Silencio y pitos fue su balance. Tras abandonar los ruedos siguió ligado al mundo del toro como apoderado.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + 10 =