HISTORIA DEL TORERO

Félix Rodríguez Ruiz

Publicado el 19 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Diestro es este en quien se malogró una eminente figura del toreo, porque tuvo un conocimiento extenso del oficio, una intuición extraordinaria, una afición muy grande y un mayor deseo de triunfar. Y al asimilar lo mejor de aquellos toreros que más le placían, supo dar a cuanto ejecutaba el sello personal de un estilo propio en el que el valor, la alegría y la gracia se unían estrechamente.

Nació en Santander el 26 de junio de 1905, pero trasladada su familia a Valencia cuando era muy chico, como valenciano se le consideró. Empezó a actuar como becerrista, y al presentarse en Madrid como novillero el 5 de abril de 1925 mató reses de López Quijano acompañado del Andaluz y Torquito II. El éxito que obtuvo en tal ocasión le permitió ser figura descollante de la novillería en aquel año y el siguiente.

Tomó la alternativa en Barcelona el 3 de abril de 1927 de manos de Valencia II, al cederle éste el toro Giraldillo, de don José Bueno, en cuya corrida actuó Rayito de segundo matador, y la confirmó en Madrid el 24 del mismo mes por obra de Antonio Márquez, con Fausto Barajas de segundo espada y toros de Aleas (José).
Toreó en aquel año 43 corridas con abundantes éxitos y ganando reputación de torero largo, hábil y dominador; pero una dolencia que empezó a manifestarse entonces no le permitió torear en 1928 más que 23 veces, las cuales convirtiéronse en 65 durante el año 1929, y seguidamente marchó a Méjico.
Con una vida morigerada hubiera podido combatir aquella enfermedad, para la que estaba predispuesto; pero hizo todo lo contrario, y el quebranto de su salud fue causa de que en 1930 solamente toreara 26 corridas y otras tantas en 1931, durante cuyo año, además, el 16 de junio sufrió una grave cogida en Madrid.

Su última corrida fue en Perpignan el 19 de junio de 1932; su ruina física le dejó convertido en un guiñapo humano; pasó varios años inválido, totalmente paralítico; hubo que hacerle un beneficio en 1941, en el que actuaron las figuras más descollantes, y al fin, tras largos sufrimientos, murió en Madrid el 31 de enero de 1943.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 4 =