HISTORIA DEL TORERO

ALBERTO MARTÍNEZ BELTRÁN

Publicado el 24 de abril de 2023
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros y posteriormente banderillero nacido el 13 de octubre de 1968 en las dependencias de la plaza de toros de Valencia, al ser hijo del mayoral de su ciudad natal, intervino aceptablemente en el concurso organizado por Monte Picayos el año 1984. Debutó como espada en el festejo de promoción celebrado en Úbeda el 1 de mayo de 1984. En el patio de su casa intervino en la corrida sin picadores celebrada el 8 de marzo de 1985, con ocasión del desencajonamiento de los toros que se lidiarían en aquellas fallas, y se luce con un novillete de la ganadería de Manuel Álvarez. Corta una oreja el siguiente 5 de mayo, al repetir en el ruedo valenciano, ante sus compañeros de Cartel Rafael Valencia y Enrique Martínez, El Quieto. Una vez más en la plaza de la calle de Játiva, el 15 de septiembre siguiente, se llevaría un apéndice de un ejemplar de la divisa de Ruiz Miguel. El 13 de octubre de ese mismo año de 1985, en Alicante, gana el premio en disputa de un esportón, después de cortar una oreja a una res de la vacada de Eugenio Santiago, en Competencia con Fernando José Plaza y el ya citado El Quieto. Un novillo de Agustín Sánchez Ortega le produjo el 4 de mayo de 1986, en Valencia, una luxación en la zona escapulohumeral izquierda cuando le entró a matar, en Presencia de Luis Fernández, Jocho II, y José García, El José. De la res agresora le enviaron una oreja a la enfermería. La gran popularidad le llegó de repente con ocasión de su gran triunfo en la feria de San Jaime, de Valencia, de 1986, concretamente el 21 de Julio, fecha de su presentación con picadores cuando salió a hombros de la plaza de la calle de Játiva tras dar una vuelta al ruedo en su primer oponente, de Núñez Benjumea, y cortar las dos orejas del que cerró plaza, de Alcurrucén. Juan Carlos Vera y Gregorio de Jesús contemplaron la hazaña. En la última temporada a la que se hace referencia, la de 1987, acaba toreando 16 novilladas. Entre ellas su presentación en Barcelona, el 26 de abril, con Luis Parra, Jerezano, y Francisco Rodríguez, El Chavea. Los novillos que le correspondieron fueron de los señores Herederos de don Alfonso Sánchez Fabrés y de don Luis Jorge Ortigão Costa. Torea por vez primera en Sevilla el 24 de mayo, con Manolo Corona y Juan Pedro Galán y novillos de doña Caridad Cobaleda Galache y don Luis Jorge Ortigão Costa. También lo hace en Córdoba, el 28 siguiente, y en su sucesión de comparecencias en plazas de primera, el 31 de mayo lo hace en Vistalegre, con el portugués Rui Bento Vasques y Juan Carlos de los Ríos, El Formidable. Esta vez los novillos llevan el hierro de don Leopoldo Lamamié de Clairac. No podía faltar la plaza de Madrid, y en ella debuta el siguiente 14 de junio, con novillos de la ganadería de Toros de El Torero, en tarde en la que actúa mano a mano con Rafael de la Viña. El primer astado que le corresponde en suerte se llama Dardero, tiene el número 40 y es negro de pinta. Viste el novillero de blanco y oro con cabos negros. El 29 de mayo de 1987 se anota un magnífico triunfo en Valencia al competir con Miguel Báez, Litri, y Rafael Camino en la lidia y muerte de un encierro de la vacada de Ramón Sánchez, ya que el alguacilillo le entregó tres orejas. Su presentación en el coso madrileño de Las Ventas tuvo lugar el 14 de junio siguiente y deja muy buena impresión ante la inteligente afición capitalina cuando se enfrentó a ejemplares del hierro de El Torero, de delante de Rafael de la Viña, en interesante mano a mano. Forma este nuevo valor del toreo en un esperanzador grupo de promesas, algunas de las cuales se convertirán en un próximo futuro en cuajadas realidades. Para terminar la larga lista de presentaciones, el 2 de agosto lo hace en Francia, en Hagetmau, con Rafael de la Viña y Carlos Collado, Niño de la Taurina, y novillos de Puerto de San Lorenzo. Termina la campaña con diecisiete novilladas, una de ellas, la aludida, en suelo francés. Por esta época ya se ve él a un novillero de valor sereno y con maneras ortodoxas, que tiene suma facilidad para bajar la mano y poder a los novillos. Ocho novilladas torea en 1988, cinco de ellas en Valencia. En 1989 solo se viste de luces, en novillada con picadores, tres tardes, dos en Valencia y una en Madrid, y en 1990 lo hace en ocho, tres de ellas en su ciudad natal, en donde se despide de novillero el 6 de octubre. Alterna con Miguel Martín y Jesús Adelantado, que se presentaba con picadores. Lidia un novillo de El Jaral de la Mira y otro del señor conde de Mayalde. El 9 de marzo de 1991 recibe la alternativa en Valencia, vestido de blanco y oro con remates negros, de manos de José Antonio Campuzano, quien, en presencia de Morenito de Maracay, le cede el primer toro de la tarde, llamado Libertario, herrado con el número 15, castaño de capa y con un peso de 488 kilos, perteneciente a la ganadería de El Pizarral. Para la temporada en blanco, ya que no logra vestirse de luces nada más que esa tarde. Dos tardes torea en 1992, ambas en Valencia, y una en 1993, la de su confirmación de alternativa. Es la tarde del 8 de agosto. Pedro Lara, padrino de la misma, en presencia de Ramón Lucero, le cede la muerte del astado que ha saltado al ruedo en primer lugar. Se llama Jaranero, tiene el número 3 en su piel, es negro de capa y pesa 530 kilos. Pertenece a la divisa de don Julio A. de la Puerta y Castro. Vistió igual que el día de su alternativa. Decide la temporada siguiente engrosar las filas de los banderilleros y como tal debuta el 2 de abril de 1994 en Villacarrillo (Jaén), en la cuadrilla del novillero, todavía sin caballos, Rafaelillo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − diez =