HISTORIA DEL TORERO

RAFAEL CAMINO SANZ (Rafi Camino)

Publicado el 19 de junio de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Madrid el 13 de abril de 1969, hijo de Francisco, el que fuera famoso diestro camero. Comenzó sus actuaciones públicas tomando parte durante la temporada de 1984 en diversos festivales benéficos, en los que se lució notablemente. Ya en plan profesional es emparejado en 1985 con otra promesa del toreo, Miguel Báez, Litri, hijo, asimismo, de otra destacada figura del toreo, del mismo nombre y apodo. Y así comienza una constante hilera de éxitos en festejos sin picadores. El 1 de mayo en Zafra se lleva tres orejas y un rabo de astados del hierro de Antonio Muñoz en presencia de Fernando Heredia y Litri y el inmediato día 4 en Arenas de San Pedro, coso bien familiar al haber actuado en él en dos ocasiones en festivales benéficos el año anterior –le otorgaron las cuatro orejas y un rabo de reses de la divisa de Carmen Espinal. Idénticos galardones gana el 8 de junio en San Lorenzo de Escorial, de ganado de la misma vacada, al competir con Litri mano a mano. En Cabeza de Vaca le conceden las dos orejas y el rabo de un novillete de la ganadería de Muñoz, ante su eterno compañero Litri y el rejoneador Ricardo Murillo. Ello ocurría el 13 de julio, y el 15 de septiembre en Cartagena, delante de estos mismos acompañantes, el premio se eleva a cuatro orejas y un rabo. Comienza la temporada de 1986 actuando ya en funciones con plazas montadas, siendo la primera de este corte la que tuvo lugar el 23 de marzo en Gandía, donde alternó con Juan Carlos Vera y su inseparable Litri en la lidia de un encierro de la divisa de Jandilla, llevándose en el esportón las dos orejas de cada uno de los bureles de su lote, el mismo resultado que logra el 25 de mayo en Pozoblanco, con Fernando Lozano (otro hijo de espada de alternativa) y Litri. Tres apéndices auditivos le conceden el día 25 del mismo mes en El Puerto de Santa María de novillos de Juan Pedro Domecq, y Celso Ortega y Litri de compañeros de arena. Interviene en la feria de San Jaime, de Valencia, para junto a Lorenzo y Litri entendérselas con tres astados de Los Guateles y otros tres de Jandilla y cortar una oreja de cada uno de los ejemplares que le correspondieron en el sorteo previo. Con los dos compañeros últimamente mencionados torea el 17 de agosto en Pontevedra para obtener tres orejas de novillos de Pilar Población. El posterior día 22, en Constantina, el botín se eleva a tres orejas y un rabo de los astados de la vacada de Rocío de la Camara que le correspondieron en el sorteo, lo que pudieron atestiguar Litri y José Luis Torres. Continuando su tacada de triunfos, el 28 de agosto gana cuatro orejas y un rabo de bureles del hierro de María Luisa Paniagua en la ciudad zamorana de Toro. Se presenta en el coso de la Real Maestranza de Sevilla el 12 de octubre de 1986 en una corrida mixta, presidida por S. A. R. el conde de Barcelona, en la que, en presencia de Curro Romero, alternó con Litri en la lidia de cuatro novillos del hierro de Torrestrella, con el magnífico resultado de dar una vuelta al ruedo tras despenar a su primer oponente mientras cortaría las dos orejas del que cerró plaza. De esta resonante tarde diría el protagonista a José Luis Suárez-Guanes para el semanario Aplausos: <<Mi primera faena fue casi la que uno sueña>>. Durante la temporada de 1987 su nombre, junto al de Litri, parece obligado en todas las ferias importantes, así en la de la Magdalena de Castellón donde el 27 de marzo competiría con Fernando Lozano y Litri en la lidia y muerte de un encierro de la vacada de Benardino Piris, con el óptimo resultado de que le otorgaran una oreja de cada uno de los novillos que formaron su lote. Su presentación en el madrileño coso de Las Ventas lleva fecha del 8 de junio, en una corrida mixta en la que participó el matador de toros Curro Romero y su inseparable Litri. Le correspondieron dos astados de la divisa de Manuel González, con los que se mostró muy lucido, impresión que confirmó el día siguiente en la misma plaza con ganado del hierro de Torrestrella. Pasa desapercibida su actuación el 25 de septiembre al despedirse del público de Madrid con ganado de hierro de los Herederos de Felipe Bartolomé junto a su sempiterno compañero Miguel Báez, Litri. Su doctorado tiene lugar el día siguiente en Nimes (Francia), al cederle su padre la muerte de un ejemplar de la vacada de Jandilla, de nombre Doliente. Su aceptable labor de aquella tarde fue contemplada también por los Miguel Báez, Litri, ya que Miguelito, asimismo, conseguía en aquella circunstancia la borla de doctor en Tauromaquia. La temporada de 1987, en la que toma la alternativa, además de la corrida del doctorado, interviene en otra, en Sevilla, el 4 de octubre, mano a mano con Litri. A finales del año viaja a México, y allí, en la capital, torea dos tardes en el Palacio de los Deportes. La primera el día 6, con ceremonia de confirmación, en la que, en presencia de Francisco Dóddoli, Manolo Martínez le cede la muerte de un toro de don Javier Garfias. El siguiente día 10, en el mismo recinto, alterna en su segunda y última corrida mexicana con Curro Rivera, Miguel Armillita y Litri, que ese día confirma, en la lidia y muerte de cuatro toros de Tequisquiapán y otros tantos con el hierro de De Santiago. La primera temporada completa de matador de toros, la de 1988, comienza para Rafael, al que todavía llaman Rafi, en Olivenza, el 6 de marzo. Algunos días después está presente en la feria de Valencia y a su segundo toro le corta la primera oreja de la campaña. Ha toreado con José María Manzanares y Niño de la Capea y los dos ejemplares que estoquea pertenecen al hierro de don José Martís Bernardos. Toda la primera parte de la temporada se muestra algo frío, muy seguro, pero sin que sus faenas, buenas técnicamente, tengan la necesaria comunicación en los tendidos. Prueba de ello es que hasta el 14 de agosto, en Villarrobledo, en su vigésima quinta corrida, no había llegado a la decena las orejas cortadas Será precisamente en la localidad albacetense cuando se invierta el sentido de su temporada. Allí alterna con Dámaso González y Rafael de la Viña y corta una oreja de cada uno de los toros que estoquea. Uno, el primero, lucía el hierro de los señores Hermanos Sampedro, el otro llevaba la divisa de la señora Viuda de don Antonio Flores Tassara. En Dax (Francia), nueva salida en hombros el 15 de agosto. Rotundo éxito, el 18 de agosto en Quintanar de la Orden. Alterna con Victor Mendes y Litri, que es herido en su primero, y deja la corrida en un mano a mano. Con toros del señor conde de la Maza y de los señores Herederos de don José Cebada Gago, corta cuatro orejas y dos rabos. En la feria de Málaga corta otra oreja, también en Tafalla, y dos en Antequera, el 22 de agosto. Al día siguiente hace el paseíllo en Bilbao, con Niño de la Capea y Niño de la Taurina, y esta Vez es su cogida la que deja en un mano a mano la corrida. Al lacear a su primero, del hierro de Jandilla, es volteado y se fractura la clavícula. Ahí terminó su temporada, en la que ha toreado treinta y dos corridas de toros, cuatro de ellas en Francia. Tarda en recuperarse y hasta febrero de 1989 no se encuentra totalmente restablecido. Acusa este tiempo de inactividad y además el propio torero reconoce que hasta agosto <<no acabé de encontrarme bien delante de los toros>>. No estuvo bien en las primeras ferias de la temporada, Castellón y Sevilla, y además decidió no confirma su alternativa en Madrid, ya que no se encontraba fisicamente con las fuerzas suficientes para enfrentarse a esa prueba indudablemente dura para la carrera de este torero. A pesar de esas circunstancias está presente en las principales ferias. Torea en Granada, en Córdoba, en Alicante, donde corta dos orejas; en Santander, en Valencia, en Huelva y Vitoria, con corte de otro apéndice en cada una: en Huesca, en Gijón, donde de nuevo toca pelo; en Dax y más adelante en Salamanca y Valladolid. Pero pasa inadvertido hasta la feria charra. En Salamanca, el 18 de septiembre, hace el paseíllo con Julio Robles y Espartaco, corta las dos orejas al primero de su lote y una al segundo, ambos con el hierro de los señores Herederos de don Atanasio Fernández Igresias, en corrida en la que los tres diestros salen en hombros. Ha finalizado la temporada con cuarenta y dos corridas de toros, tres de ellas en Francia, ocupando un discreto puesto entre los de su categoría profesional. El 7 de enero de 1990 hace el paseíllo por vez primera en la Monumental plaza México para confirmar su alternativa, aunque ya lo hiciera en el Palacio de los Deportes, de manos de Mariano Ramos y en presencia de Enrique Garza. Completó el cartel el rejoneador Ramón Serrano. Los toros llevaron la divisa de Tequisquiapán y el de la ceremonia se llamaba Bandolero. Toreó solamente otra corrida. en León, el 14 siguiente. La temporada española de 1990 va a ser la mejor, hasta el momento, de su carrera. Mantiene una mayor regularidad y sin abandonar su concepción clásica del toreo ha buscado llegar más al entendido, intentando refrendar con trofeos lo realizado en el ruedo. Comienza su campaña en Calahorra, el 3 de marzo, y cuando finaliza en Torrijos, el 29 de septiembre, ha sumado cincuenta y siete corridas de toros, de las cuales dos han sido en suelo francés. De tan alto número de actuaciones hay que destacar que estuvo en las tres primeras ferias importantes, Valencia, Castellón y Sevilla, y se anuncia dos tardes en la Feria de San Isidro. La primera, el 24 de mayo, hará el paseíllo, vestido de corinto y oro, para confirmar su alternativa francesa. Es padrino de la ceremonia el infortunado Julio Robles y completa el cartel Roberto Domínguez. El primer toro que salta al ruedo, con el hierro de don Cayetano Muñoz González, se llama Saleroso, tiene el número 120 en la piel, es negro de capa y pesa 568 kilos. Su muerte le es cedida por el padrino, pero probón, pegajoso, violento y algo parado, no permitió el éxito del torero. Estuvo, eso si, decidido y seguro. El sexto, inválido, un ejemplar que derrotaba para defenderse de su escasez de fuerzas, todavía fue más deslucido. Cumplió Camino en su confirmación en Madrid. En la segunda tarde, el 4 de junio, con Víctor Mendes y Niño de la Taurina de compañeros, mata una corrida en la que le correponden un ejemplar de los señores Herederos de don Carlos Núñez y otro de Peñajara, y tampoco puede alzarse con el éxito apetecido. En uno por la peligrosidad del toro y en el otro por el viento, queda inédito en Madrid. Todavía visitará otra vez el coso de Las Ventas, el 27 de junio, en la corrida de la Asociación de la Prensa de Madrid. Sus éxitos más importantes vendrían a continuación. El primero de ellos en Pamplona, el 11 de julio, con Julio Robles y Espartaco de compañeros, con una gran faena a un toro de los señores Hermanos Aguirre Fernández Cobaleda, al que manda al desolladero sin las orejas. También en Tudela, el 25 del mismo mes, sale en hombros del coso. El 13 de agosto torea en la feria de Nuestra Señora de Begoña, en Gijón, y a un toro de don Gabriel Rojas Fernández le cuaja, según dice el propio torero, <<los mejores lances de mi vida>>. Su actuación junto a los hermanos Espartaco es completa y sale en hombros con ellos cuando finaliza el festejo. En Villarrobledo, cuatro días después, realiza la mejor faena de la temporada con un toro de El Toril, en una tarde en la que se lidian reses de varias ganaderías y en la que alterna con Julio Aparicio y con Antonio Posada, a quien concede la alternativa. Antes de que finalice agosto, el 29, en Colmenar Viejo Abandona también en hombros el coso, al cortar una oreja a cada toro de su lote. Y todavía, antes de que acabe la temporada, el 18 de septiembre, cuajaría una gran faena a un toro de don Juan Pedro Domecq en Valladolid. El torero, cuando acaba la campaña, reconoce que <<ha sido mi mejor año en una temporada de mucha competencia>>. No viaja a América y se prepara para la siguiente, que comienza el 16 de marzo, en San Sebastián de los Reyes, cortando una oreja aun toro de don Gabriel Rojas Fernández. La temporada este año puede calificarse de floja. Sus detractores dicen que sigue sin definirse y algunos asocian su falta de regularidad y entrega a su vida privada. En realidad, en los ruedos, donde debe calificarse a un torero, ha pasado sin suerte por los de Valencia, Sevilla, donde actúa dos tardes, y Madrid, coso en el que también hace dos paseíllos. Quizá su primera actuación destacable sea la de Mont-de-Marsan, el 23 de julios, en corrida concurso, ya que en Pamplona no ha podido renovar el éxito del año anterior. En Francia esa tarde, con Manili y Richard Milian, estuvo torero con un encastado ejemplar de los señores Herederos de don Salvador Guardiola Fantoni y con un cinqueño del hierro gaditano de don Manuel Álvarez Gómez. Pero es un hito aislado en la temporada, ya que hasta la feria de Albacete no llega el primer éxito importante. Fue el 11 de septiembre, con un ejemplar manso del hierro de don Juan Pedro Domecq, al que cortó una oreja que, unida a otra que se llevó del otro de su lote, le permitieron salir en hombros. Le acompañaron en el cartel Ortega Cano y Espartaco. Cumplió sobradamente en la feria de Salamanca, en la que cortó una oreja cada tarde con toros de los señores Hijos de don Dionisio Rodríguez García y Sepúlveda, respectivamente. También en Valladolid, el 20 de septiembre, con Roberto Domínguez y Finito de Córdoba de copañeros, con un toro de doña Mercedes Pérez-Tabernero Montalvo y otro de don Carlos Núñez, alcanza un importante triunfo al enviarlos al desolladero sin las orejas. terminó la temporada, en la que estoqueó cincuenta y seis corridas de toros, tres de ellas en Francia, en Zaragoza, el 10 de octubre, con una corrida seria de los señores Herederos de don Baltasar Ibán Valdés. La temporada de 1992, al menos en su fase primera y final, es muy oarecida a la anterior. No triunfa en las dos primeras ferias importantes. Este año se queda fuera de la Feria de San Isidro. Si esto es poco, además, el 1 de junio, en Cuenca, al dar un muletazo a un toro de los Hermanos Sampedro, este le pisó, fracturándole un pie. Permanece inactivo más de un mes reapareciendo el 4 de julio en la feria de Burgos. Se suceden los triunfos, al menos en plazas de escaso fuste taurino. omo en la anterior, será en Salamanca, el 20 de septiembre, cuando llega su mejor tarde. Comparte cartel con Jesulín de Ubrique, Manuel Caballero y la rejoneadora María Sara. Los toros pertenecen al hierro de los señores Herederos de don Baltasar Ibán Valdés. En el primero corta una oreja y en el segundo, Clavijero se llamó, al que dieron la vuelta al ruedo sin las orejas, cuajó una gran faena. Enrachado, como dicen los profesionales, al día siguiente en Valladolid, con Ortega Cano y Jorge Manrique en el cartel, otra vez repite triunfo y el segundo de su lote, con el hierro de don Marcos Núñez, también va al dezolladero sin las orejas. A la hora del balance final le tengo anotadas cuarenta y dos corridas de toros, dos de ellas en Francia, en una temporada en la que el torero, desligado definitivamente del apellido paterno, afirmada su personalidad taurina, no termina de colocarse en el sitio que le corresponde por sus indudables cualidades. ¿Será que, como se dijo de su padre, le falta algo de ambición? La temporada de 1993 es, sin duda, la peor de su carrera. Solamente once contratos por de una lesión. Dos tardes en Madrid, con Alternativas de silencio y pitos. Una tarde en Castellón, con corte de oreja a un ejemplar de doña María del Carmen Camacho García, y una actuación en Nimes, en la que escucha división de opiniones y pitos, son sus actuaciones en cosos de categoría. El resto de ellas, pocas, eso sí, son en plazas de escaso relieve. Quizá por ellos en la temporada de 1994 tiene que empezar de nuevo. Lógicamente, no está ni en Castellón, ni en Valencia, ni en Sevilla. En Madrid actúa en la vigésima primera de la feria, el 3 de junio, y no tiene suerte ni con un grandullón de los señores Herederos de don Carlos Núñez ni con el cuarto de los Hermanos Astolfi. Estuvo con oficio, pero como ya he apuntado, se le notó falto de ambición. Hasta el mes de septiembre no pisa nada más que cuatro cosos de segunda categoría, en los que además lo único destacable son las dos orejas que corta en Tarragona. Pero, como en otras temporadas, será en Salamanca, el 19 de septiembre, donde obtenga su éxito más rotundo. Alterna con Jesulín de Ubrique y Pedrito de Portugal y tanto a su primero, con la divisa del señor Marqués de Domecq, como al otro de su lote, con la de Jórdar y Ruchena, les corta una oreja. Después, poco más que destacar, excepto que el 25 de septiembre y el 1 de noviembre actúa en Sevilla. En ambas tardes se le ovaciona y en la primera tiene que dar la vuelta cuando dobla su segundo tor, de Gavira. Poco a poco, es nota reseñable, va afianzándose como un gran estoqueador. Maestro tiene y el alumno, Tanto con el de Jódar y Ruchena que he mencionado como con el Gavira de Sevilla, está demostrando que ha aprendido la lección y tiene agallas para esponerla. Ha quedado en 1994 fuera de las ferias importantes y ha sumado un total de treinta y cinco corridas, todas ellas en España. Deberá intentarlo de nuevo en 1995, porque su carrera atraviesa un momento muy delicado y su incipiente recuperación del año anterior no se ha consolidado. Pero 1995 no es un año afortunado para este diestro, que hasta entonces le habían respetado los toros. Sin embargo, esta temporada es corneado dos veces. La primera, en la plaza de Ciempozuelo (Madrid), el 2 de abril. Fue durante la faena de muleta al cuarto de la tarde, un ejemplar de don Luis Albarrán González, que le produjo una herida en el tercio medio de la cara interna del muslo derecho. Continúa la campaña, en la que hace tres paseíllos en la capital de España. Dos en la Feria de San Isidro, los días 15 de mayo y 5 de junio. El primero, vestido de lila y oro, con David Luguilano y Chamaco de compañeros para despachar un lote, soso, gordo y parado, de la divisa de don Fermín Bohórquez. Del conjunto de la corrida solamente se puede destacar el volapié de Rafael al cuarto del festejo, que le valió la obtención de varios trofeos después de la feria. Entre ellos, el prestigioso Mayte. ¡Cómo recordó al gran estoqueador que es su padre! En el segundo paseíllo, con Tomás Campuzano y Pepín liria en el cartel, espera el comienzo de la vigésima cuarta corrida, en la que se llevó un buen lote de los hierros de don Diego Garrido y don Jerónimo Martínez, uno de los dos que remendaron las reses titulares. Hay que destacar solamente, otra vez, la gran estocada recetada al quinto del festejo. De nuevo hizo el paseíllo en Las ventas el 16 de julio, en una típica corrida veraniega de Madrid, con El Tato y Rodolfo Núñez, al que dio la alternativa, de compañeros de cartel. Con una corrida del hierro portugués que se anuncia como Sociedad Agrícola Couto de Fornilhos, buena en general, en la que destacó el primero de su lote, cortó una merecida oreja. La faena, a la altura de la calidad del astado, fue de nuevo coronada con otro gran volapié. Algunos días más tarde, el 14 de agosto, en Calatayud, al estoquear al quinto de la tarde, con el hierro de Hubert Yonnet, fue de nuevo corneado en la región femoral. No puede reaparecer hasta el 4 de septiembre en Aranjuez, con Luis Francisco Esplá y Pepín Liria de compañeros. Se resintió de la cornada y solo mató un toro, como el resto, del señor conde de la Maza. No se recupera y ese es la última actuación del año, teniendo que ser sustituido en la feria de Otoño madrileña, en la que estaba anunciado el 27 de septiembre. Su apoderado, José Félix González, este mismo mes, decide dejarle. Finaliza el año con veintiocho corridas toreadas. En 1997 torea treinta y dos festejos, en los que corta treinta y ocho orejas. Semejante niver mantiene en 1998, año en el que suma veintinueve paseíllos y cuarenta y seis orejas. En 1999 torea veinte, en las que corta veintiuna orejas y un rabo y en el año 2000 se viste luces en dieccinueve ocasiones, para cortar veintitres orejas. Apenas pisa tardes de importancia hasta llegar a Madrid, el 29 de Julio de 2001, tarde en la que escucha silencio y ovación tras aviso ante toros de José Escolar. Esta temporada torea once tardes y corta diecinueve orejas y un rabo. Al año siguiente aumentan sus contratos hasta ascender a veintisiete; corta cuarenta orejas y dos rabos, aunque sin pisar cosos de categoría salvo el de Oviedo, donde cosecha aplausos ante toros de Carmen Borrero la tarde del 21 de septiembre. La campaña de 2003 es la de su despedida de los ruedos, que tiene lugar en Oviedo, el 21 de septiembre, acartelado con Uceda Leal y Juan Diego. Corta una oreja a su segundo de Hermanos Martínez Pedrés. Previamente, el 18 de Mayo, había cortado tres orejas en la misma plaza ante toros de Román Sorando. Desde entonces ha toreado en festivales benéficos, como el celebrado en Nimes el 29 de febrero de 2004 o el de Higuera de la Sierra (Huelva), el 23 de Julio de 2005.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 + 18 =