HISTORIA DEL TORERO

SIDNEY FRANKLIN

Publicado el 7 de febrero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Este diestro norteamericano nació en Nueva York el 11 de julio de 1903 y sintió deseos de hacerse torero al presenciar por primera vez una corrida en Méjico.

Con miras a lograr su aspiración, vino a España en el año 1929 y se presentó en Madrid como novillero el 25 de julio, para estoquear reses de don Eduerdo Pagés acompañado de Maera II y Manuel Agüero; el 16 de marzo de 1930 sufrió en dicha plaza una cornada grave causada por un toro de doña Carmen de Federico; al final de aquella temporada regresó a su país, donde dio conferencias propagando la fiesta taurina, y olvidado se hallaba cuando vino a España de nuevo en 1944 con la intención de tomar la alternativa, deseo que vio complido tras no pocas gestiones el 18 de julio de 1945, en la misma plaza de Madrid, actuando como padrino el Estudiante, estoqueando reses de Sánchez Fábrés y oficiando de testigo Morenito de Talavera. Además, don Álvaro Domecq rejoneó un toro de Benitez Cubero.

realizada su ilusiín, no se oyó más su nombre.

¡Un yanqui matador de toros! No nos asombremos. Ha de recordarse que cada uno de nosotros tiene en su inconsciente facultades para realizar cosas superiores a cuanto pueda imaginarse.

Falleció en Nueva York en 1976 después de residir durante los últimos siete años de su vida en una residencia de ancianos.

Sobre la homosexualidad de Franklin, este nunca la hizo pública. La investigadora de la American Jewish Historical Society, Rachel Miller, destaca que «la tauromaquia le dio un escenario donde podía desempeñarse con mucha elegancia y estilo, sin salir del clóset». En este mismo sentido afirmó que dentro del mundo de los toros, éste «fue un lugar donde su estilo queer era permisible pero invisible», donde el torero americano “se escondía a plena luz, como un hombre gay en un deporte muy macho”.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres + ocho =