HISTORIA DEL TORERO

JOSÉ LARA

Publicado el 8 de febrero de 2023
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros que durante la temporada de 1979 tomó parte en un par de novilladas con picadores. Todavía muy poco conocido recibió la alternativa, el 26 de julio de 1980, en la localidad gaditana de San Roque, de manos d Diego Ramos, El Merlo, con Rafael Nereo, El Tovareño, de testigo de la ceremonia. Se corrieron cuatro toros de la ganadería de Núñez Guerra, uno de la de Sánchez Cobaleda y el restante de la de Pío Tabernero, y el muy novel diestro cortó las dos orejas del astado que abrió plaza. No se vistió de luces posteriormente hasta la campaña de 1983, en que lo hizo en cuatro ocasiones, incluidas las del 15 de agosto y 30 de octubre, la primera nuevamente en San Roque y la segunda en Torremolinos, con botines de tres orejas y un rabo y dos orejas, respectivamente. En el primer festejo dio cuenta de reses de la vacada de Manuel Álvarez, en presencia de José Luis Feria, Galloso, y Pedro Castillo, y en la segunda lidió ejemplares del hierro de Tomás Prieto de la Cal, ante su compañero Juan Arias y el rejoneador Sebastián Fernández. En otros  cuatro festejos participa en 1984, en cuyo 15 de julio le conceden un total de tres orejas en Figueras cuando competía con Enrique Calvo, El Cali, en la lidia de ganado de la divisa de Joaquín Barral. Tardíamente se presenta en el coso de Las Ventas, de Madrid, para confirmar su alternativa el siguiente 19 de agosto, en la que actuaron Marcelino Librero, El Marcelino, y José Antonio Montoto, Pepe Pastrana, de padrino y testigo, respectivamente, del protocolo. Se corrieron cinco pupilos de la vacada de Cortijoliva y uno de la de Arturo Gallego, el de la cesión se llamaba Carastrecha y lucía la divisa primeramente citada y el confirmado pasó sin pena ni gloria en tarde de tanta responsabilidad. En mala hora volvió al ruedo madrileño el 15 de agosto de 1985, pues resultó herido de cierta consideración en el muslo derecho al ser alcanzado por un burel de la vacada del Marqués de Albaserrada, percance contemplado por Antonio Sánchez, Sánchez Puerto, y Luciano Núñez. Una vez más toreó cuatro corridas en tal año, para hacerlo únicamente una vez en 1986.                                                                                                                                                                                                                                                                           

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − 3 =