HISTORIA DEL TORERO

CARLOS GARCÍA GÓMEZ (Carlos Pacheco)

Publicado el 5 de octubre de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido el 20 de enero de 1974 en Línea de la Concepción (Cádiz). Es hijo de un novillero y actualmente está entregado a tareas de docencia taurina, y como es lógico, con ese ejemplo decide  embarcarse en la carrera taurina. Con solo catorce años actuó por vez primera en público en Mijas, y en agosto de 1991 se viste por vez primera de luces en Estepona, ambas localidades en la provincia malagueña. Se presentó con picadores el 9 de enero de 1994, en Estepona (Málaga), con Juan José Padilla y Luis Delgado, y novillos de la divisa de Peralta, con los que cuajó una buena tarde y se llevó las dos orejas del primero y una del que cerró la tarde. Desde este día hasta que el 21 de octubre despide su primera campaña de novillero interviene en un total de cuarenta novilladas, dos de ellas en Francia, y se coloca en el sexto lugar de la clasificación de los novilleros, con triunfos repetidos, que arrojan un balance de ochenta y cuatro orejas. No es que sea lo más importante en un torero, pero este número de trofeos en un novel indica la aceptación que tiene entre el público. En Francia se presentó el 7 de agosto, en Millas, vestido de blanco y oro, con José Antonio Ortega y Jocho II de Compañeros. Su primer novillo, con la divisa de Herederos de don Miguel Zaballos Casado, se llamó Gordero, estaba herrado con el número 24 y era negro de capa. También torea por vez primera en Barcelona, el 29 de mayo, con El Andujano y Fernando Casanova, que hacía su presentación con los del castoreño. En su lote entró un astado portugués del hierro de Herederos de don Alberto Cunhal Patricio y otro, también lusitano, de don José Luis Vasconcellos e Souza de Andrade, y da la vuelta en ambos. En campaña de aprendizaje alterna sus actuaciones en cosos poco exigentes con otros en los que, como en Cenicientos, el novillo integro es el denominador común, y en todas ellos, aunque es un novillero muy nuevo, hace gala de una absoluta entrega. En 1995 no se queda muy atrás en cuanto a número de novilladas, de las que suma treinta y nueve. Entre otros éxitos hay que destacar los conseguidos en Madrid, coso en el que se presentó en novillada nocturna el 8 de julio, vestido de malva y oro, con Pepe Luis Gallego y Cristina Sánchez de  compañeros. Su primer novillo, con el hierro de doña Carmen Lorenzo Carrasco, se llamó Señorito, estaba herrado con el número 17, era negro bragado de pinta y pesó 450 kilos. Probablemente la salida en hombros de Cristina empañara un poco la oreja que Carlos cortó a Señorito después de una faena muy interesante por el pitón izquierdo. Además, Carlos se mostró valentísimo, y con la espada, certero, honrado y entregado. Me fui convencido, en la noche madrileña, de haber visto a un novillero a la antigua. Tres tardes más volvió a Las Ventas como premio a su entrega. La primera, ya de día, la del 23 de julio, con novillos de Martín Lorca, y Rafael González y otra vez Cristina Sánchez de solicitarse la oreja para él en el primero y es muy aplaudido en el que cerró el festejo. La segunda, el sábado 29 del mismo mes, e festejo nocturno, en el que alterna con Juan Muriel y Enrique Martínez, Chapurra, que se presentaban en Las Ventas. Esta vez se lleva una oreja de cada astado de los señores Miranda Moreno que le corresponden, y abre la puerta grande de Madrid y la de sus ilusiones. La tercera, en la feria de Otoño, el 26 de septiembre Deja un excelente cartel en Madrid y se convierte en una de las más firmes promesas del año 1996. Toma la alternativa el 19 de julio de 1997 en La Línea de la Concepción (Cádiz), de manos de Rafael de Paula y en presencia de Jesulín de Ubrique, con el toro Olivo, de la ganadería de Manuel Álvarez, negro de capa y marcado con el número 43. El toricantano vistió de gris perla y oro y cortó las dos orejas. Carlos Pacheco confirma su alternativa en Madrid el 11 de julio de 1999, con Canales Rivera como padrino y Fernández Meca como testigo. El toro de la ceremonia se llamó Correvientos, estaba herrado con el número 3, pesaba 497 kilos, era negro y lucía la divisa de Occitania. Su labor fue silenciada. El 25 de junio de 2000 debuta en América, en el coso peruano de Chota, con toros de Monte Carmelo, San Simón y Salamanca, y acartelado con Antonio Urrutia, Gil Belmonte y Lima de Estepona. Corta una oreja. Desde entonces escasean para este diestro los contratos y apenas actúa más que en las plazas gaditanas y en cosos de tercera categoría.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diecinueve − catorce =