HISTORIA DEL TORERO

Antonio Pazos Borrero

Publicado el 3 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Hijo de una familia burguesa sevillana, nació el 13 de mayo de 1884. Fue un torero, muy enterado del oficio, que manejó con finura capote y muleta, pero sus indecisiones al meter la espada no le dejaron pasar la trocha. En suma: que lo que le dictaba la cabeza no se lo permitía el corazón.

Apareció en Madrid matando novillos de Anastasio Martín, con Regaterín y Platerito, el 25 de junio de 1905; cinco años estuvo en las filas novilleriles, y a raíz de un gran éxito obtenido en dicho ruedo madrileño consiguió tomar la alternativa en el mismo el 24 de octubre de 1909, de manos de Bienvenida, mediante cesión del toro Cazuquito, de Laffitte, actuando de testigo Moreno de Alcalá. Lo lucido que resultó su trabajo aquella tarde, permitió fundar esperanzas halagüeñas para su porvenir.

No se cumplieron éstas, porque el 5 de junio de 1910 sufrió tan ruidoso desliz en aquella misma plaza de Madrid, con una corrida de Miura, que no logró recobrar el equilibrio.

A media docena de corridas por temporada solía salir, hasta la de 1914. El 28 de marzo de 1915 toreó por última vez, en Carabanchel; en el mes de septiembre de aquel año se cortó la coleta y el 28 de diciembre de 1927 falleció en Sevilla.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

20 − cinco =