HISTORIA DEL TORERO

Antonio Boto y Recatero (Regaterín)

Publicado el 1 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Nació en Madrid el 7 de febrero de 1876 y fue sobrino de los Regarerillos (Victoriano, Luis y Tomás), famosos banderilleros que le transmitieron su afición a las lides taurinas.

Hizo su presentación como novillero en la plaza de dicha capital el 5 diciembre de 1897, para matar reses de don Teodoro Valle acompañado de Pulguita-chico; ocupó un honroso puesto en las filas de los de su categoría; obtuvo frecuentes éxitos en los años 1904 y 1905, y el 17 de septiembre de este último, actuando mano a mano con Machaquito en el coso madrileño, recibió la alternativa de manos de dicho diestro cordobés, al cederle éste el toro Torrecito, de Benjumea.

Fue un <<virtuoso>> de la espada, pero pocos toreros hubo que sufrieran tantas cornadas como él, muy graves la mitad de ellas.

No era manco como torero, pero su falta de agilidad para salvar el peligro le ponía en trances muy apurados. En una de sus cogidas –la de Alcalá de henares el 25 de agosto de 1911– sufrió nada menos que tres cornadas, y graves las tres.

A pesar de su cruenta lucha vino a torear un promedio de veinte corridas por temporada, y rendido a los embates de su mala suerte, se despidió de sus paisanos el 27 de junio de 1916, acompañado de Rafael el Gallo y Juan Belmonte, en una corrida de brillante resultado artístico. El último toro que estoqueó, llamado Famoso, era de don Esteban Hernández.

Retirado ya, se dedicó a algunos negocios comerciales, y murió en Barcelona el 18 de marzo de 1938 víctima de un bombardeo, durante la guerra.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro × dos =