HISTORIA DEL TORERO

ALFONSO ROMERO ROCAMORA

Publicado el 30 de noviembre de 2023
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Murcia el 16 de febrero de 1954, que tras intervenir en buen número de festejos modestos celebrados en la zona levantina toreó su primera novillada con picadores en su ciudad natal el 29 de marzo de 1972. Tomó parte durante tal temporada en diecisiete funciones, y logró éxitos estimables, como el conseguido en Baza (Granada), donde alternó con Julio González y José Julio López, Granada, en la lidia de un encierro de la divisa de Rocío de la Cámara, con el balance de cortar as dos orejas de su segundo oponente. En 1973 participa en veintitrés corridas de novillos, y resulta con la fractura del brazo derecho en la plaza de Valencia. El 7 de septiembre de tal año recibe la alternativa en Murcia de manos de José María Dols, Manzanares, que le cede la muerte del toro Zarco, cárdeno oscuro, número 39, con 436 kilos de peso en bruto, de la ganadería de Joaquín Buendía. Actuó de testigo del protocolo Pedro Gutiérrez Moya, Niño de la Capea, y el nivel doctor en Tauromaquia consigue triunfar con la res que cierra plaza, a la que desoreja por partida doble. Aún participa en otras cinco corridas en lo que resta de temporada, sin conseguir sobrepasar la media docena en 1974 ni la modesta cifra de cuatro en la posterior campaña. El 22 de agosto de 1976 se presenta en el ruedo madrileño de Las Ventas para confirmar su alternativa. Fue apadrinado por Vicente Fernández, El Caracol, y actuó como testigo José Ibáñez. Se corrieron cuatro astados de Tomás Prieto de la Cal y dos de Celestino Cuadri y el que abrió el festejo, del hierro primeramente citado, atendía por Hociquero, de pelo jabonero y con el número 6 marcado en el costillar. El confirmado obtuvo en tan señalada oportunidad la poco brillante calificación de discreto.

Y salda con tres actuaciones 1976 y 1977 y con seis 1978. Había ceñido su primer terno de luces el 21 de febrero de 1971 en la localidad murciana de Los Felices. En la campaña de 1979 participa en un par de corridas, una de ellas celebrada el 1 de septiembre en Murcia, donde resultó herido en un pie al clavarse una banderilla durante la lidia de un astado de la ganadería de Salvador Guardiola. En el transcurso de la siguiente temporada interviene en otros dos festejos, el último celebrado en el ruedo de La Condomina, de su ciudad natal, el 5 de septiembre, donde alternó con Julio Robles y Tomás Rodríguez, Campuzano, en la lidia de un encierro del hierro del conde de la Corte. Hasta 1984 no vuelve a vestir de luces, para torear un par de tardes, una de ellas la del 5 de agosto en Figueras (Gerona), donde un toro de la vacada de Pilar Población le infiere una cornada, calificada de pronóstico grave, en la región sacra izquierda. Le acompañó en en aquella ocasión el espada Pablo Santamaría. No Tengo noticias de que volviera a torear en posteriores años el diestro murciano, hasta el 12 de abril de 1987, fecha en que se apunta un éxito extraordinario en la plaza de Berja al cortar un total de cuatro orejas y un rabo de astados de diversas ganaderías. Toreó en cinco corridas de toros en 1987 y en una sola ocasión en 1988, en Cieza, el 27 de agosto, en la que sería su última salida a los ruedos vestido de luces. Desde 1994 milita en las filas de los toreros de plata.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 4 =