HISTORIA DEL TORERO

ADRIAN ROMERO GARCIÁ

Publicado el 14 de abril de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en la capital mexicana el 6 de mayo de 1950. En la Guadalajara azteca resulta herido de pronóstico muy grave el 23 de noviembre de 1969 al ser corneado por una res de Aurelio Franco en el triángulo de Scarpa izquierdo y región glútea del mismo lado, con lesión de riñón.

Le acompañaron en el cartel en tan triste circunstancia Alberto Martínez y Alberto Zabala. Destaca en las novilladas veraniegas celebradas en 1970 en la capitalina Plaza México, que no rectifica el 8 de noviembre cuando se encierra en tal coso seis astados, de diversos hierros, en la corrida organizada por la Cruz Roja. El inmediato día 20 toma la alternativa en San Luis Potosí, apadrinado por Manuel Capetillo, con Manolo Martínez de testigo de la ceremonia. El ganado corrida lucía la divisa de Javier Garfias. No tarda en Confirmar el doctorado en la Plaza México, lo que tiene lugar el 14 de febrero de 1971 al cederle el mencionado Manolo Martínez, en presencia de Dámaso González la muerte de un toro del hierro de José Julián Llaguna, y destaca su labor con el capote y los rehiletes. El posterior 21 de marzo alterna en Irapuato con Mario Sevilla y Raúl Ponce de León en la lidia de un encierro de Moreno reyes Hermanos y tras cortar una oreja a su primer oponente sufre la fractura del brazo izquierdo al saltar apuradamente la barrera. Viene a España en 1973 y en estros participa en dieciséis corridas, la primera de ellas celebrada en Palma de Mallorca, el 29 de abril, en la que corta las dos orejas de su segundo toro, de Leopoldo y Aurora Lamamié de Clairac, en presencia de sus compañeros de cartel Julián García y Antonio José Galán. La confirmación en la plaza de Las Ventas, de Madrid, debió fecharse el 29 de mayo, mas no pudo consumarse la cesión por resultar herido Romero de gravedad en la región sacrolumbar al colocar un par de banderillas a Farolero, negro zaino, número 92, con 571 kilos de peso en vivo, de la vacada de Alonso Moreno de la Cova. Gabriel de la Casa y Francisco Ruiz Miguel hubieran sido padrino y testigo, respectivamente, de la confirmación de alternativa de este espada mexicano, poco contrasto en cosos españoles, a los que no tengo noticia que retornara en campaña siguientes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 5 =