HISTORIA DEL TORERO

PABLO GÓMEZ TERRÓN

Publicado el 4 de abril de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros, nacido en Trigueros (Huelva) el 25 de mayo de 1943, que desde temprana edad comenzó a trabajar en ganadería de Gerardo Ortega, lo que fue factor determinante en el comienzo de su afición por nuestra fiesta brava. Viste su primer traje de alamares en Huelva en una función de noveles celebrada durante la temporada de 1962 y en la siguiente, el 31 de marzo, ya interviene en una corrida picada, en el mismo ruedo, junto a Fernando dos Santos y José María Susoni, con ganado de Flores Tassara. Torea, con muy buen resultado, catorce festejos tal año, siendo herido en Córdoba, el 12 de junio, en el glúteo derecho por una res de la vacada de Díaz Tresgallo. A comienzos de la siguiente campaña, el 19 de marzo, hace nuevamente el paseíllo en el coso de Huelva y tiene la desventura de ser herido de extrema gravedad en la región perirrectal por un novillo de la divisa de Diego Puerta, en presencia de José Luis Caetano y el citado Susoni. Trasladado al madrileño Sanatorio de Toreros hubo de ser nuevamente operado, esta vez por el eminente doctor García de la Torre, al descubrirse una trayectoria de la herida inexplorada que produjo una triple perforación intestinal. No fue el único percance sufrido durante tal año, ya que el 18 de julio, en el mismo ruedo onubense, es corneado de gravedad en la ingle derecha al entrar a matar a su segundo enemigo, del hierro de Pérez Angoso. Por tales heridas, y algunas otras de menos entidad sufridas en Algeciras (Cádiz) y Carabanchel (Madrid), únicamente pudo intervenir en once novilladas cuando pudo sumar una cifra mucho más elevada. La cuesta debajo de este esperanzado diestro se inicia seguidamente. En 1965 actúa en nueve festejos, que descienden a cinco en 1966, incluido el de su tardía presentación en la plaza de Las Ventas, de Madrid, el 19 de marzo, exactamente dos años después de su gravísima cogida de Huelva, para alternar con José Luis de la Casa y Pablo Sánchez, Barejitas, en la lidia de cuatro reses de la vacada de Campocerrado y dos de la de Manuel San Román de Valdés. No cuaja el soñado triunfo, pero deja buena impresión su manera de entender el toreo. Nuevos descensos en contratos: cinco en 1966 y uno tan solo en 1967, en Barcelona, donde resultó lesionado. Decide tomar la alternativa y lo lleva a término el 1 de agosto de 1968, en la plaza Monumental barcelonesa, al cederle Dámaso Gómez la muerte del toro Ganchillero, negro, número 156, con 483 kilos en bruto, de la ganadería del marqués de Domecq. Actuó de testigo de la ceremonia Gabriel de la Casa y el festejo fue abierto con la actuación de la rejoneadora Amina Assís.

Triunfa en tan importante jornada al cortar una oreja de cada uno de los astados de su lote, a pesar de que su segundo le fracturó una clavícula, dándose la nota negativa de un desagradable incidente que mantuvo al término del festejo con su padrino Dámaso Gómez. Solo torea otra tarde durante tal temporada, una en la siguiente y tres en 1970, anunciado en la última de ellas, el 11 de octubre en Palma de Mallorca, su retirada del toreo. Sin embargo, tiempo después, exactamente el 19 de julio de 1973, tomaría parte en una corrida mixta celebrada en Barcelona para alternar con Gabriel Lalanda en la lidia de cuatro reses de Cerroalto antes de que el novillero Francisco Alcaide diera cuenta de dos reses de Juan María Pérez Tabernero. Y entonces fue cuando definitivamente dijo adiós a los ruedos este prometedor espada de 1964 que, por las circunstancias reseñadas, no pudo alcanzar las cotas elevadas que parecían por entonces fáciles de lograr.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 11 =