HISTORIA DEL TORERO

MANUEL CRUZ MARTÍNEZ (Morenito de Jaén)

Publicado el 9 de agosto de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en San Sebastián el 15 de mayo de 1959, que desde su infancia vivió en tierras jienenses, donde años más tarde se hiciera torero. El 16 de junio de 1979 corta una oreja de una res del hierro de los hermanos Sánchez en Sanlúcar de Barrameda, en presencia de los también espadas noveles Antonio Rodríguez y Chano Garrido, y el posterior 21 de septiembre, en Mula, obtiene el mismo trofeo de un ejemplar de la divisa de Agustín Sánchez, ante Carmen Murcia y Arturo Blau Espadas. Participa en una corrida de promoción de nuevos valores celebrada el 13 de julio de 1980, en Valencia, en la que compite con Antonio Mateo, Manuel Sevilla, José Sánchez, Hipólito, Vicente Yesteras, Ignacio Vázquez y le conceden las dos orejas del astado de la vacada de Martínez Pedrés que le correspondió. Se presenta en la plaza de Las Ventas de Madrid, en una función sin picadores que tuvo lugar el 11 de octubre del mismo año, para dejar buen sabor de boca con su forma de torear –aunque fallase a espada—a un ejemplar de la ganadería de Antonio Palacios, de lo que dieron fe Manuel González, José Lozano, Pedro José y Currillo de Écija. Madruga en la temporada de 1982 al comenzarla el 1 de enero en Orihuela y logra un botín de dos orejas y un rabo, que quedó concretado en tres orejas el posterior 9 de mayo en Jaén, cuando alternó con Miguel Ángel y Jorge Manrique en la lidia de un encierro de la vacada de Bernardino Jiménez, por lo que se le repite en el mismo coso el siguiente 10 de junio, y corta el mismo número de apéndices de pupilos de la divisa de Jiménez Pasquau, delante de Cayetano de Andújar y César Rincón. Continúan sus éxitos en esa su gran  Campaña de 1982, en la que participó en 45 corridas, y así el 22 de junio, en Zamora, se lleva otras tres orejas, ahora de astados del hierro de Floras Albarrán, con Ángel González y Jorge Manrique de compañeros de terna, y el 22 de agosto en el coliseo francés de Saint Sever, fecha dolorosa pues fue cogido y herido por una res de la vacada de Yonnet. Volvió a triunfar como el 20 de septiembre en la feria de Arnedo, donde le entregan una vez más tres orejas, en esta coyuntura de bureles de Cortijoliva , ante Manuel Martín y Miguel Ángel.

El cambio de año no significaría la quiebra de sus tardes felices en el nuevo 1983, ya que el largo rosario de sus triunfos se completa con nuevas cuentas, como la del 2 de abril, en Villanueva del arzobispo, al enfrentarse, junto a Ramón Álvarez, El Porteño, y Marcos Valverde, a ejemplares de la divisa de Germán Germás y ganar los máximos trofeos de su segundo oponente, la del siguiente día 17 en Zamora, con cosecha de tres orejas de reses de la vacada de Alipio Pérez-Tabernero, en presencia de Román Lucero y Salvador Marín, o la del 29 de septiembre, en Algemesí, donde le hacen entrega de un total de tres orejas y un rabo de cornúpetas de la ganadería de Torrestrella, ante su colega Sánchez Marcos y el rejoneador Álvaro Domecq. Como no existen rosas sin espinas, estas están representadas por la grave cornada que recibiera el 8 de mayo en la plaza de la Real Maestranza, de Sevilla, inferida en el muslo derecho por un astado del hierro de Bernardino Piriz, percance presenciado por Luis Miguel Campano y Romero Flores. Cerró la temporada con otras 45 funciones toreadas, lo que le situó en el segundo puesto de su escalafón. En el alboreo del año 1984 toma la alternativa el 21 de abril, en Jaén, al cederle Francisco Rivera, Paquirri, en presencia de Luis Francisco Esplá, la muerte de una res del hierro de Sepúlveda. La labor del novel doctor fue acertada, y sobresale en su primer oponente con premio de una vuelta al anillo. Curiosamente se repite el mismo cartel de toreros el 29 de junio en Zamora, en esta ocasión con tres toros de la divisa de María Lourdes Martín y otros tres de la de Alipio Pérez-Tabernero, con corte de tres apéndices auditivos por parte de  Morenito. El posterior 9 de septiembre se lleva una oreja de cada uno de los astados de su lote, de la vacada de Manuel García Fernández Palacios, en la localidad de Alcañiz, al competir con Manuel Ruiz, Arruza, y Justo Benítez, y al término de la campaña, en la feria de Jaén, firma dos festejos, los del 14 y 18 de octubre, el primero con reses de Román Sorando Y Dámaso González y el citado Justo Benítez de compañeros de terna, y el restante, con tres toros de Jiménez Pasquau y otros tres de Murteira Grave en el redondel y José Antonio Rodríguez, Campuzano, con quien competiría mano a mano. El resultado de la primera oportunidad se concretó en tres orejas, mientras en la segunda sería de una oreja de cada uno de sus dos primeros enemigos, con el contrapunto de escuchar un recado presidencial en el que cerró plaza. Sumó 16 ajustes en esa su primera campaña de matador de alternativa y, contra lo que cabía esperarse, tan solo ciñó el traje de alamares en una ocasión tanto en 1985 como en 1986. Mucho más cabía esperar de este espada a tenor de sus campañas novilleriles, en las que, como ha quedado reflejado, sus éxitos fueron muy persistentes. En la siguiente solamente alterna en dos corridas de toros, número que se repite en 1988. Un solo paseíllo en Madrid es el balance de 1989. Es la tarde del 16 de abril para confirmar su doctorado de manos de Juan Carlos Vera en presencia de Raúl Galindo, que también confirmó ese día. Se lidian toros de Isaías y Tulio Vázquez y el que mata en primer lugar se llama Manchadito II, negro de capa, herrado con el número 27, de 503 kilos de peso. Vistió de blanco y oro y por antigüedad en la alternativa estoqueó el primero y el cuarto. En 1990, aunque comienza muy temprano, en la feria de Valdemorillo, solo puede sumar a final de tres corridas de toros, una de ellas en Madrid. Su última participación en corrida de toros es el 23 de marzo de 2001, en San Sebastián de los Reyes.  Alterna con Pedro Benjumea y José Luis de los Reyes, matando dos bureles de doña María Lourdes Martín de Pérez-Tabernero. No vuelve a vestirse de oro y con posterioridad ingresa en las filas de los toreros de plata y azabache, en las que todavía permanece en 1995. Su primera actuación como tal fue en Valencia, el 14 de abril de ese mismo año 1991, en la cuadrilla del novillero César Pérez. Logró premios de distintas peñas al mejor par en Bilbao en 1992, en San Sebastián en 1993, y a la mejor brega en Pamplona en la Feria de San Fermín de 1994. En octubre de 1992 sufrió una grave cornada en la espalda toreando con Juan Antonio Esplá en Segura de la Sierra (Jaén). En 1995 toreó con José Luis Bote; al año siguiente se colocó con Pepín Jiménez, con quien continuó hasta el año 2002. Tras una temporada actuando suelto, perteneció a la cuadrilla de Julio Aparicio durante 2004 y 2005. Desde el año 2006 torea con Salvador García, con quien continúa en 2007.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce + trece =