HISTORIA DEL TORERO

MARIANO ARTURO CRUZ ORDOÑEZ

Publicado el 10 de agosto de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros ecuatoriano que nace el 17 de marzo de 1974 en Riobamba. En 1999 se presenta como novillero en la plaza de toros de Las Ventas de Madrid, alternando junto a José Manuel Montolíu y Rafael de Julia ante utreros de Antonio San Román Obtiene el balance de silencio tras aviso al despachar a los dos astados de su lote. Esa temporada hace también el paseíllo en la localidad toledana de La Torre de Esteban Hambrán con escasa fortuna. La temporada siguiente vuelve a hacer campaña en los cosos españoles, un total de diez festejos entre los que destaca su salida en hombros en la localidad vallisoletana de Medina del Campo tras cortar una oreja a cada novillo de su lote. El día 30 de noviembre de 2000 toma la alternativa en la feria de Quito. Enrique Ponce le cede los trastos ante la presencia de Víctor Puerto. El toro de la ceremonia pertenecía a la ganadería de Mirafuente, colorado, herrado con el número 55, que atendía al nombre de Estanquero. En 2001 vuelve a España para participar en tres corridas de toros en las que no consigue cortar ningún trofeo. En la campaña 2002 torea cuatro festejos en Ecuador e indulta un toro de Charrón en la plaza de Riobamba el día 29 de diciembre, del que logra los máximos trofeos simbólicos. En 2003 vuelve a hacer el paseíllo en cuatro ocasiones y destaca de nuevo su actuación en Riobamba, de donde sale en hombros tras cortar tres orejas. La temporada siguiente se convierte en una de las más completas: actúa en siete ocasiones y corta un total de diez orejas y vuelve a indultar un toro, esta vez en el coso de Santa Ana. El astado pertenecía a la vacada de La Ensenada y Cruz obtuvo las dos orejas simbólicas del morlaco. Además, ese mismo año corta un trofeo en su paso por la plaza de Quito. En 2005 toma parte en una corrida de toros en España, concretamente en la celebrada en la localidad conquense de Horcajo de Santiago, y sale en hombros tras cortar un trofeo a cada uno de los toros de Carlos Núñez que le correspondieron en suerte. Días antes, en Chinácota (Ecuador), vive la cara y la cruz ya que en su primer toro recibe los tres avisos y se marchó el astado al corral, pero se sobrepone a las adversidades e indulta a su segundo, perteneciente a la vacada de Nuevo León, del que logra las dos orejas de manera simbólica. Meses después, en la feria más importante de su país, la de Quito, hace el paseíllo dos tardes y corta un trofeo cada una de ellas. En 2006 actúa en dos ocasiones en su país, la primera de ellas en Riobamba, donde sale en hombros tras cortar una oreja a cada uno de su lote, y en Quito, donde su labor es silenciada.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − once =