HISTORIA DEL TORERO

ANTONIO SÁNCHEZ FRANCO (Sánchez Cáceres)

Publicado el 8 de enero de 2024
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros nacido en Cáceres el 1 de septiembre de 1948, que siempre utilizó en los carteles el nombre artístico de Sánchez Cáceres. Interviene en capeas y tentaderos de la zona oeste y el 24 de junio de 1964 es herido de gravedad en una celebrada en Coria, en la provincia natal. En la capital cacereña triunfa al vestir su primer terno torero el 25 de agosto del siguiente año, y tras intervenir en una decena de funciones modestas torea su primera novillada con caballos el 12 de agosto de 1967 en Laredo (Santander), con ganado de Carmen Ramírez, junto a Fernando Tortosa y Antonio Millán, Carnicerito de Úbeda. El éxito en tal coyuntura es total, pues se le conceden cuatro orejas, dos rabos y una pata. Durante la siguiente temporada cumplimenta diecinueve contratos, entre ellos el de su presentación en el madrileño ruedo de Las Ventas el 27 de octubre, para alternar con Joselito Torres y Ángel Llorente en la lidia de un encierro de la ganadería de Sotillo Gutiérrez remendado con una res de Manuel García-Aleas. Su labor en tarde de tanta responsabilidad puede ser calificada de aceptable. Descienden seguidamente sus anuales ajustes, los que, salvo en 1975, que fueron dieciséis, nunca llegaron a la media docena. Por cierto que el 15 de junio de tal campaña protagonizó un desagradable incidente en Mérida (Badajoz), al negarse a dar muerte a un novillo del hierro portugués de Andrade Salgueiro, por lo que hubo de pasar a disposición de la autoridades gubernativa. Pese a ello, este antiguo alumno de la Escuela Taurina de Cáceres desea tomar la alternativa, lo que lleva a cabo en su ciudad natal, el 29 de mayo de 1977, al cederle Paco Camino, en presencia de Santiago Martín, El Viti, la muerte de un toro de la vacada de José Luis y Pablo Martín Berrocal. El triunfo lo logra con el cornúpeta que cerró plaza, del que le otorgaron las dos orejas, con la subsiguiente salida a hombros del coliseo. Y con otras cuatro corridas de toros en tal año y tres en 1978 se finaliza hasta el momento la actividad de este modesto espada extremeño, que durante el invierno 1977-1978 actuó en ruedos mexicanos. Confirma su alternativa en la plaza madrileña de Las Ventas el 29 de julio de 1979, cuando el padrino Juan Antonio Alcoba, Macareno, le cedió la muerte de un ejemplar de la ganadería del marqués de Villagodio con el que fracasó rotundamente al fallar con los aceros, con lo que dio pie para que sonaran los tres fatídicos avisos regramentarios.

Se trataba de una corrida mixta en la que la parte novilleril estaba cubierta por Maribel Atiénzar. Marcha posteriormente a México, país en el que permaneció durante varias campañas, y allí consigue algún triunfo reseñable, como el del 19 de diciembre de 1982 en Calkiní, de donde se lleva las dos orejas de un toro de la vacada de Sinkehuel, en presencia de Bolívar Vasco, Víctor Vázquez, Gerardo Ortiz, Ángel Mercas, Angelillo, y Armando Tovar.  En la localidad azteca de El Grullo corta el 23 de enero de 1983 un apéndice de cada uno de los toros de su lote, del hierro de Matancillas, ante sus compañeros de terna Miguel Conde, El Brecó, y Raquel Martínez. Durante el siguiente mes de julio confirma su alternativa en la Monumental Plaza México, de la capital federal, con Mariano Ramos y Ricardo Sánchez de padrino y de testigo, respectivamente, de la ceremonia. Le otorgan las dos orejas de un pupilo de la ganadería de San Manuel el 8 de diciembre de 1984 en San Francisco del Rincón, lo que pudo atestiguar Javier Bernardo, y mejor resultado le esperaba el 5 de mayo de 1985 en Escarcena, igualmente en México, al pasar a su poder tres orejas y un rabo de bureles de la divisa de Yucateca. En 1986 torea en dos ocasiones en México. Es muy posible que el descalabro sufrido por este espada al confirmar su doctorado en Madrid cambiara el rumbo de su quehacer torero. Tampoco hizo en las siguientes campañas españolas, y en las mexicanas le anotaron un reducido número de paseíllos, tres únicamente en 1987, uno en 1988, dos en 1989, ninguno en 1990 y otro en 1991, último año que figuró su nombre en los escalafones de la nación hispanoamericana.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince + 6 =