HISTORIA DEL TORERO

Manuel Mejías y Rapela (Bienvenida)

Publicado el 1 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

Fue hijo del banderillero Manuel Mejías y Luján y padre de los cinco diestros contemporáneos –Manuel, José, Antonio, Ángel Luis y Juan– espadas de más o menos cartel y todos apodados Bienvenida, alias que ostentó el abuelo por haber nacido en el pueblo de dicho nombre de la provincia de Badajoz, donde también vino al mundo –el 12 de febrero de 1884– el que ahora es objeto de nuestra atención.

Fue becerrista primeramente, y como tal se presentó en Madrid para matar dos erales el 18 de diciembre de 1898. Actuó como novillero después, y el 14 de octubre de 1905 le dio el Algabeño la alternativa en Zaragoza, con toros de Benjumea y Lagartijo-chico de segundo espada. el toro de la cesión se llamaba Huidor.
Pasó cuatro años toreando unas treinta corridas por temporada, y en la primera de 1910 dio un empujón muy fuerte, con miras a ascender a la primera fila. Entonces fue cuando el famoso revistero Don Modesto le aplicó el apelativo de Papa Negro, y aprovechando aquel ambiente, quiso actuar como único espada en Madrid, el día 10 de julio de tal año, con toros de Trespalacios, pero con tan mala suerte, que el corrido en tercer lugar, llamado Viajero, le infirió dos cornadas en el muslo izquierdo que le impidieron torear en el resto de la temporada e hicieron que se viniera abajo la popularidad ganada en dos meses.
¡Oh la popularidad! Vientos de capricho la impelen y otros semejantes se la llevan hacia regiones desde las cuales nunca vuelven.
Hasta que el toro Viajero le cortó el paso lució un toreo adornado, sin excluir el clasicismo, en el que la gracia y el arte se mezclaban primorosamente. Incluso se afianzó con la espada, que había sido su flaco.

El 26 de mayo de 1912, sufrió otra cornada grave en Madrid, y ya sin entusiasmo y sin ilusión, aunque siguió en la esfera activa, no levantó cabeza.

En 1917 marchó a América, donde permaneció varios años, principalmente en venezuela y Colombia, y cuando regresó, última corrida en que tomó parte fue en Bélmez (Córdoba) el 9 de septiembre de 1924, matando reses de Pérez de la Concha con Manolo Belmonte.

Retirado vivió durante sus últimos años en Madrid, donde falleció el 4 de octubre de 1964.

Comentarios recientes

No hay comentarios que mostrar.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + nueve =