HISTORIA DEL TORERO

Manuel Martínez Solaz

Publicado el 16 de enero de 2022
Abel Murillo Adame logo

El tigre de Ruzafa, nada menos, llamaron un día a este diestro, nacido en Valencia el 26 de julio de 1897. Aprendió el oficio de pintor decorador, que abandonó para hacerse torero, y cuando el 6 de septiembre de 1917 se presentó en Madrid para matar ganado de Andrés Sánchez con un tal Díaz Domínguez, no pudo estoquear novillo porque sufrió una gran paliza al ser volteado. Su nombradía de novillero no empezó hasta el año 1922.

Solía estar valiente en el momento supremo y mató muy bien algunos toros, pero careció de personalidad y era torpe como torero.

Obtuvo la alternativa en Madrid el 21 de septiembre de 1924 de manos de Valencia II (al confirmar éste a Facultades la suya), mediante cesión del toro Lisonjero, de Guadalest, y en posesión de tal grado no quitó el sueño a nadie.

El 31 de julio de 1925 sufrió en Valencia una gravísima cornada, y otra, grave también, en Madrid, el 10 de mayo de 1931.

Fue un espada de tercera fila, de los que despachan quince corridas anuales, y murió en Benimamet (Valencia) el 10 de marzo de 1966.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × dos =