HISTORIA DEL TORERO

Luis Mazzantini y Eguía

Publicado el 24 de diciembre de 2021
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros de primera orden, extraordinario estoqueador, hijo de padre italiano y nacido en Elgoibar (Guipúzcoa) el 10 de octubre del año 1856. Un breve período como lidiador en mojigangas, tres años de novillero y dos excursiones a Montevideo le pusieron en disposición de tomar la alternativa, que le concedió Frascuelo en Sevilla el 13 de abril de 1884, al cederle el toro Costurero, negro, de Adalid. Y este ascenso se lo confirmó Lagartijo en Madrid el 29 de mayo siguiente, mediante, cesión de un toro de Murube llamado Morito.

Alcanzó buena parte de la época de Lagartijo y Frascuelo y toda la de Guerrita, sin que nadie le quitara de la primera fila.

Criado y educado en un ambiente alejado de los toros, no fue torero por afición, sino por obtener fama y dinero y salir de la modesta esfera en que su existencia se deslizaba como empleado ferroviario. Nunca pudo esperarse de él nada como torero; pero progresó rápidamente al vestir el traje de luces porque dio con el secreto de la cruz maravillosa, limpia, matemática, que hacía al entrar a matar y rendía a los toros de grandes estocadas, suerte que entonces gozaba de gran preferencia. Disfrutó, pues, como especialista de la estocada del máximo prestigio, ejerció la profesión hasta el año 1905, y después de retirado, fue concejal en Madrid y gobernador civil de Guadalajara y Ávila.

Falleció en Madrid, de un ataque cardiaco, con fecha 24 de abril de 1926.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 3 =