HISTORIA DEL TORERO

LORENZO MANUEL DÍAZ VILLALTA

Publicado el 21 de agosto de 2022
Abel Murillo Adame logo

Matador de toros, nacido en Socuéllamos (Ciudad Real) el 17 de agosto de 1952, que suprime en los carteles su primer apellido para anunciarse con el más torero de Villalta. Luce su primer traje de alamares en La Solana (Ciudad Real) el 26 de julio de 1973 y torea en corridas con picadores a partir del 28 de junio de 1975, en que lo hizo en la capital manchega. Por entonces sufre un  percance que pudo resultar trascendente, al recibir un puntazo en el ojo izquierdo, con rotura del párpado superior, en el coso de Colmenar de Oreja (Madrid). En 1976 da un paso decisivo en su quehacer taurino al triunfar en su presentación en la plaza de Las Ventas, de Madrid, el 29 de agosto y cortar dos  orejas de las reses de García Romero Hermanos que le correspondieron. Es repetido el siguiente domingo, día 5 de septiembre, y convalida la categoría lograda al concedérsele las dos orejas de su primer enemigo, del hierro de Diego Romero. Cerró la temporada con quince corridas en su haber y un amplio crédito concedido por la afición. El 10 de abril de 1977 toma la alternativa en Alcázar de San Juan (Ciudad Real), de manos de Paco Camino, quien le cede, en presencia de Francisco Ruiz Miguel, La muerte de un toro de la divisa de Martín Berrocal. No demora la confirmación de tal doctorado, la que tiene lugar el 17 de mayo, en el serial Isidril, apadrinada por Antonio José Galán con José María Dols, Manzanares, como testigo del protocolo. El ganado pertenecía a la vacada de Antonio Méndez y el nuevo doctor no pasó de la calificación, mínima en tales circunstancias, de voluntarioso. Ha intervenido en su primera campaña de matador de toros en catorce corridas, que se han visto reducida a siete en 1978. Ha sufrido dos cornadas de consideración: el 21 de agosto de 1977 en Ciudad Real, propinada por un astado de Isaías y Tulio Vázquez, y el 31 de agosto de 1978 en Tomelloso (Ciudad Real), de una res de La Jarilla. Incluso considerando ambos percances, está participando en muchas menos funciones de las que cabía suponer tras sus éxitos novilleriles. De no reaccionar inmediatamente, su porvenir torero no presentará horizontes esperanzadores. La postrer temporada de su actividad en los ruedos fue la de 1979, en la que participó en tres corridas, la última la que tuvo lugar el 9 de septiembre en Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), donde alternó con Antonio Sánchez, Sánchez Puerto, en la lidia de cuatro toros de la ganadería de Bernardino Jiménez, tras la actuación del rejoneador Agustín Navarro. En tal ocasión alcanzó un triunfo relevante al cortar las dos orejas y el rabo de su segundo enemigo, que sería el de su no pensada despedida. Más tarde, residente en Madrid, se dedica, con su hermano Francisco, a actividades alejadas del toreo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve − dos =